La selección española ha optado por no arrodillarse antes de su debut en la Eurocopa y, por tanto, no sumarse al movimiento ‘Black Lives Matter’ para protestar contra el racismo, como sí han hecho otros combinados nacionales como Inglaterra, Suiza o Bélgica en su estreno en el torneo.

El gesto, convertido en universal como señal de protesta contra el racismo desde que el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick lo hiciera en 2016, se ha vuelto habitual en eventos deportivos como la Fórmula 1, de la mano del actual campeón del mundo, Lewis Hamilton, o la NBA, llegando ahora hasta la Eurocopa.

La decisión final de España ha sido alabada por Vox. Antes del choque, su líder, Santiago Abascal, solicitaba que el equipo no se arrodillara. "Disfrazado de gesto contra el racismo , algunos se empeñan en arrodillar a las naciones, lo estamos viendo en el deporte. España no se debe arrodillar ante quienes insultan nuestra historia y el legado de una nación que nunca miró por el color de la piel", escribía en su cuenta de Twitter.

Tras el arranque del choque, y una vez conocida la negativa de España a arrodillarse, la cuenta de Twitter del partido político ha celebrado lo ocurrido. “Mientras unos se arrodillan, los patriotas permanecen en pie  ¡Grandes los jugadores de la selección!”, ha posteado Vox, junto a un vídeo que se repasaba las selecciones que se han arrodillado y las que no. También se ha manifestado Rocío Monasterio, presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, que en otro tuit más escueto ha escrito: "La resistencia", acompañado de dos banderas de España.

La Federación no se pronuncia

Al contrario de lo realizado por la Federación Española de Fútbol, que no ha dejado clara su postura hasta que los propios futbolistas han saltado al campo, otras como la croata fueron tajantes antes de su debut, tratando de evitar de antemano la polémica.

La entidad croata aclaró que sus jugadores no se iban a arrodillar, como si hicieron los de su rival, Inglaterra, “porque eso no simboliza nada en la lucha antirracista en el país balcánico”. “Respetamos el derecho de cada individuo y organización a elegir su posición contra el racismo. La HNS cree que todos los jugadores tienen derecho a tener una opinión sobre estos temas y elegir cómo posicionarse", zanjaron.

La Selección de Escocia, por su parte, también tomó la decisión de no arrodillarse en su debut de la Eurocopa ya que, de acuerdo con las palabras en la previa del choque ante la República Checa de su entrenador, Steve Clarke, "la relevancia del primer gesto ya se ha perdido".

Hasta ahora, cinco equipos han optado por arrodillarse antes de sus partidos: Irlanda, Gales, Suiza, Bélgica e Inglaterra. Son más, por tanto, los que han decido no hacerlo: Hungría, Turquía, Italia, Dinamarca, Finlandia, Rusia, Croacia, Austria, Macedonia del Norte, Holanda, Ucrania, Polonia, Eslovaquia, República Checa y Escocia.

Protestas en redes sociales

Antes del partido, cuando aún no se sabía que haría la selección al respecto, en las redes sociales ya se especulaba sobre la posibilidad de que los jugadores se arrodillaran antes del inicio del choque.

Una posibilidad que ha sido criticado en la previa del encuentro por un sector de aficionados que, bajo los hastags #SiSeArrodillanApagalaTele y #EspañaNoSeArrodilla, llamaban a boicotear el seguimiento de la retransmisión en caso de que se diera esta posibilidad.