El acto de inauguración de la nueva oficina del Fútbol Club Barcelona en Nueva York tuvo un invitado estrella inesperado. Una personalidad que llamó poderosamente la razón por encima del resto de invitados.   

 

Raúl González, uno de los grandes símbolos del madridismo que se ha negado en varias ocasiones a formar parte de la directiva que preside Florentino Pérez, se personó en la puesta de largo de los azulgrana en la Gran Manzana. Raúl fue uno de los más de 30 invitados que abarrotaron la sala principal de la oficina del Barcelona. Raúl acudió en representación de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), de la que es el embajador en Estados Unidos, y junto a él aparecieron exjugadores Hristo Stoichkov y David Villa. 

 

Sin embargo, la presencia de Raúl en la presentación de los azulgrana no ha sentado nada bien entre los aficionados madridistas, que no han dudado en criticar la decisión del mito blanco de personarse en el acto culé

https://twitter.com/SaraRMadrid/status/773548205640417280

https://twitter.com/Juan7CarlosRMA/status/773547217823133696