Rául González Blanco, sí, el que a ojos de madridismo, de todo el madridismo, parecía intocable, ha caído en desgracia. Al menos para algunos de los que le idolatraban. Todo por escribir el siguiente tuit:

Se trata de un mensaje diplomático en el que el exfutbolista madrileño felicita al astro argentino por haber marcado el pasado sábado en la contundente victoria del Barcelona a Las Palmas (5-0). Con ello, Leo igualó la marca del excapitán del Real Madrid: ambos han batido a los porteros de 35 equipos diferentes que han militado en la máxima categoría del fútbol español. 

Lejos de tomarse con deportividad esta alabanza, parte de la afición blanca le ha puesto la cruz a Raúl. Sí, a Raúl. Inmerso en una soterrada guerra civil sentimental, ese sector del madridismo ha colocado al otrora máximo mito blanco en una creciente lista negra de aquellos a quienes consideran "judas".

Son los cosas de Jorge Valdano, Vicente del Bosque o Iker Casillas. Raúl ha cruzado una barrera que esos madridistas consideran infranqueable, y así se lo han hecho saber en respuesta a su tuit: 

https://twitter.com/Smadrid90/status/820350743894982657

https://twitter.com/murormcf/status/820346247164870656

Guti y Arbeloa

Para estos seguidores del Real Madrid, el antibarcelonismo no admite dudas, concesiones ni flaquezas. Por eso coinciden en señalar como últimos guardianes de la pureza merengue a Guti y Arbeloa. ¿Hasta cuándo?

https://twitter.com/93dimi/status/820551175003049984

https://twitter.com/RealHeartMadrid/status/820706257271189504

https://twitter.com/DonNahuel/status/820633053253029888

¿Y cuando abrazó a Stoichkov?

Este "patinazo" de Raúl llueve sobre una escena que ya calentó al madridismo más militante. Como embajador de la Liga de Fútbol Profesional, el exjugador recibió con todos los honores en Nueva York al FC Barcelona.

Lo que más dolió no fue esa diplomática amabilidad, sino el abrazo con Stoichkov, un exfutbolista del Barça que atacó y sigue atacando verbalmente al Madrid cada vez que puede.  Esta foto ya le hizo mucho daño a Raúl: