Mezclar deporte y política siempre ha sido un mal negocio, pero Pau Gasol es tan grande que su portentosa actuación en la semifinal del Eurobasket en la que España tumbó a Francia ha ridiculizado también a quienes pretendían sacar rédito, a favor o en contra, del desafío secesionista catalán. 

Tras el triunfo español, que clasificó a la selección para la final que jugará este domingo ante Lituania, los más acérrimos nacionalistas españoles pretendieron restregarle a los catalanes el papel fundamental de Gasol:

https://twitter.com/Jgarante/status/644621251823144960

Curioso este fervor hacia Pau, sobre todo comparado con la reciente polémica referida a otro deportista catalán de la selección española, en este caso de fútbol, Gerard Piqué.

Quienes apoyan el linchamiento público de Piqué y, a la vez, ensalzan a Pau Gasol quizás deberian saber que el jugador de los Chicago Bulls ha hecho lo mismo que el del Barça: manifestar su apoyo a que los catalanes puedan ejercer su derecho a decidir si quieren ser independientes o no. Que, ni en un caso ni en otro, es lo mismo que estar a favor del secesionismo.

Precisamente a estas manifestaciones de los hermanos Gasol se aferraron, en otra pose ridícula, los catalanes más extremistas. Encabezados por algún medio de comunicación que incluso ocultó en su portada la victoria de España ante Francia:

https://twitter.com/delmoralo/status/644634668885766144

La absurda batalla política a través de las redes sociales duró hasta que, una vez más, Pau Gasol dijo basta. Hasta que se conocieron sus declaraciones en inglés cuando les preguntaron por las diferencias entre jugar un partido NBA y uno de la selección.

"Es un escenario diferente. Jugar para tu país es especial, algo único, un orgullo", afirmó. Fue el último mate de la noche realizado por Pau Gasol.