MUNDIAL DE BALONMANO

España se estrena en el Mundial ante una Islandia huérfana de estrella

Costoya marca en un amistoso de preparación ante Qatar.
Costoya marca en un amistoso de preparación ante Qatar. EFE

La selección española de balonmano tratará de refrendar en Metz las buenas sensaciones dejadas durante la fase de preparación con un triunfo en el debut sobre Islandia, estreno mundialista que España afrontará con la duda del central Raúl Entrerríos.

El central, que tan sólo pudo disputar uno de los tres encuentros de preparación aquejado de una distensión en el aductor largo de la pierna izquierda, está entre algodones para Jordi Ribera. El preparador catalán contemplaba la baja desde la conclusión del pasado torneo amistoso de Irún, por lo que decidió viajar hasta Francia con diecisiete jugadores, uno más de los que puede inscribir, sabedor de la posibilidad de efectuar hasta dos cambios en cualquier momento de la competición.

Ribera quiere arrancar el exigente Mundial de Francia, en el que dirige la mirilla a las semifinales (a partir de ahí, tocará soñar), con una victoria sobre Islandia. Para ello, el conjunto español tiene que "defender y salir al contraataque". En este sentido, el técnico insistió que el planteamiento del conjunto español no variará pese a que los isleños no podrán contar finalmente con su gran estrella, el lateral del Veszprem húngaro Aron Palmarsson, que abandonó la concentración al no recuperarse de los problemas que arrastra en la cadera.

Con todo, será clave minimizar las pérdidas de balón dado el veloz juego de contragolpe del que dispone el conjunto islandés, gracias a la presencia de jugadores como el exbarcelonista Gudjon Valur Sigurdsson o el también extremo Arnor Gunnarsson. Este hecho dotará de todavía mayor relevancia el papel del central Daniel Sarmiento, la gran sensación rojigualda en la fase de preparación y la pieza clave para romper el rocoso 6-0 defensivo de los 'vikingos'.

Entrenados por Geir Sveinsson, exjugador del Granollers y del Alzira en ASOBAL, los islandeses están sumidos en un profundo relevo generacional y, en ausencia del talentoso Palmarsson, echarán mano del lateral derecho Runar Karason, jugador del Hannover alemán, como mascarón de proa. No debería ser suficiente para tumbar a una España que maneja inmejorables sensaciones para olvidar el sinsabor de no estar en Río y desquitarse mordiendo metal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba