El ala-pívot de Los Angeles Lakers Julius Randle, una de las esperanzas de la franquicia californiana para resurgir esta temporada, ha vivido un debut aciago en su carrera profesional, al romperse la tibia en el primer partido de la temporada contra Houston Rockets.

El 'rookie' tuvo que abandonar el duelo en el último cuarto de la derrota angelina ante los Houston Rockets (90-108) en el Staples Center, después de sufrir una mala caída entrando a canasta, y los servicios médicos de la franquicia angelina confirmaron la gravedad de la lesión.

Randle, que fue elegido por los de púrpura y oro en el número 7 del pasado 'draft', era una de las grandes esperanzas del equipo que lidera Kobe Bryant de cara a la temporada que acaba de empezar y será sometido a lo largo del día a distintas pruebas para estimar un período de baja. Hasta el momento de su lesión, el 'rookie' de los Lakers sumaba 2 puntos en algo más de 13 minutos en pista.