Miguel González, Michel, que se ha convirtido en el nuevo entrenador del Olympique de Marsella, prometió un fútbol ofensivo y aseguró que su objetivo será trasmitir a los jugadores el orgullo de vestir la camiseta de un club "que no es uno cualquiera". "Vine aquí por el club, tenemos detrás una gran historia y queremos seguir escribiéndola. Es un momento difícil, pero para mí es un orgullo entrenar a este equipo", aseguró el técnico en una entrevista difundida por la web del Olympique.

Michel aseguró que la fama del Marsella llega a todos los rincones del mundo y que "vestir su camiseta no es cualquier cosa". "Desde el primer contacto con los dirigentes me pareció excitante entrenar a este club", afirmó el exmadridista, que señaló que fue contactado hace unos diez días y que "todo ha ido muy rápido". El entrenador, que sustituye al argentino Marcelo Bielsa, afirmó que le gusta que sus equipos "jueguen al ataque, que sean agresivos, que sean fuertes".

"Es lo que he aprendido. No trabajo en el fútbol, estoy enamorado del fútbol", aseguró. Michel aseguró que conoce bien la plantilla, tras haber visto los dos primeros partidos de liga -ambos con derrota- y los cuatro de pretemporada y se mostró esperanzado. "Hay muchos jugadores jóvenes, mucho talento, muchas posibilidades de mejorar. Quiero que los jugadores se sientan contentos, que disfruten de cada entrenamiento y de vestir la camiseta del Olympique de Marsella, un club conocido en todo el mundo. Hay buenos jugadores, buenas alternativas, vamos a darles confianza", señaló.

El entrenador destacó el trabajo con la cantera, de donde él salió para jugar al Real Madrid."Llegué al Real Madrid con doce años, entiendo que trabajar con la cantera es fundamental. Además, dirigí la academia del Real Madrid", recordó.