El exfutbolista y exjugador del Real Madrid Christoph Metzelder ha sido condenado este jueves a diez meses de libertad vigilada, tras haberse confesado culpable de posesión de pornografía infantil y de haber compartido estos contenidos por Whatssapp.

El Tribunal Administrativo de Düsseldorf (oeste de Alemania) impuso esta condena al exfutbolista alemán, horas después de haberse abierto el proceso y de que el procesado admitiera haber compartido 18 archivos con pornografía infantil y juvenil, además de pedir perdón a las víctimas de la violencia sexual.

"Acepto el castigo y pido perdón a las víctimas de violencia sexual. Tendré que vivir el resto de mi vida con esta culpa", declaró Metzelder entre lágrimas. "Obtuve imágenes e hice capturas de pantalla de sitios web de libre acceso. Intercambié fantasías extremas en el chat", confesó tras cuatro horas de juicio.

Durante la investigación se encontraron en su teléfono móvil 297 ficheros de contenido pornográfico con niños y adolescentes. "Sabe lo que hizo y que puede ser considerado un delito, se enfrentará a sus responsabilidades", declaró hace una semana su abogado, Ulrich Sommer. "Él mismo está sorprendido de tener esta especie de doble vida", añadió el letrado, que defendió que su cliente "evidentemente no es un pedófilo".

Subcampeón del mundo en 2002, tras saltar a la fama en el Borussia Dortmund (2000-2007), Metzelder fichó por el Real Madrid en verano de 2007 y permaneció en el conjunto blanco hasta 2010, cuando regresó a Alemania para jugar en el Schalke, donde se retiró en 2013. Después dirigió una agencia de publicidad y su propia fundación, Fondation Christoph Metzelder, para apoyar los proyectos de niños y jóvenes.

"La Fundación ha estado funcionando sin mi nombre desde mediados de 2020. Estoy orgulloso de los años de trabajo voluntario. Me gustaría devolver los premios públicos. Devolver la Orden del Mérito del Estado de Renania del Norte-Westfalia. El 2 de septiembre de 2019 fue un punto de inflexión en mi vida. Profesional, social y privado. Todos los compromisos voluntarios han terminado", admitió Metzelder.