El base español José Manuel Calderón no llegará a debutar en Chicago. Tras ser moneda de cambio hace dos semanas en el traspaso de Derrick Rose a los Knicks, el extremeño volverá a hacer las maletas para marcharse a los Lakers. Los Bulls se desprendieron del internacional español con el objetivo de hacer hueco salarial para la llegada de Dwyane Wade al United Center. La franquicia de Illinois alcanzó un acuerdo con el veterano escolta ya ex de los Heat (47 millones de dólares por dos temporadas) y envía a 'Calde' junto a dos segundas rondas a cambio en la operación.

El internacional español se había enterado de su traspaso a los Bulls mientras estaba de vacaciones en familia y, tras viajar a una toma de contacto con su nuevo equipo, regresó convencido de que contaban con él, una realidad que cambió abruptamente cuando, días después, Rajon Rondo aterrizó en el puesto de base procedente de Sacramento.

Calderón llega a unos Lakers en plena transición, tras tres campañas seguidas batiendo récords de derrotas desde que la franquicia se mudara a Los Angeles desde Minneapolis, en los años sesenta. Jóvenes promesas como Brandon Ingram o D'Angelo Russell encontrarán ahora una interesante tutela en el extremeño, que volverá a quedar libre el verano que viene para buscar, si así lo desea, un contrato en la que sería la sexta estación de su carrera deportiva.