Son muchos los que conocen lo que está pasando, pero son muy pocos los que se atreven a contarlo con la crudeza y claridad que lo ha hecho José Joaquín Brotons en su blog de Eurosport.

El veterano informador describe el proceso de elección del nuevo seleccionador español de fútbol desde la óptica del periodismo deportivo patrio. Y pone en negro sobre blanco -aunque sea en Internet- cosas que en otra profesión no sólo escandalizarían, sino que serían inviables. Por ética y vergüenza.

"El nombramiento de Julen Lopetegui como seleccionador ha dejado descolocados a varios periodistas que hicieron tremenda campaña a favor de Caparrós", arranca el texto.

Y a partir de ahí frases y párrafos que no precisan muchos comentarios ni aclaraciones. Se entiende casi todo:

"La decisión de Villar al nombrar a Julen Lopetegui como seleccionador ha dejado descolocados a varios periodistas que hicieron tremenda campaña para conseguir que el entrenador andaluz fuera el elegido. Llegaron a proponer el señuelo de Camacho como candidato alternativo, aunque jamás el murciano tuvo opciones reales de volver a ocupar el cargo".

"...una insistente campaña a favor del protagonista vendiendo sus magníficas cualidades para ocupar el puesto o fichar por un equipo desde todos los medios donde colabora el vocero: radio, prensa escrita, internet o televisión. Con ello se aseguran la cercanía al personaje protegido".

"Periodistas que trabajan en medios y a la vez tienen su propia agencia de comunicación, como es el caso de Imago Sport. Dos socios fundadores de la misma son periodistas deportivos en activo en dos medios nacionales y entre sus clientes está el nombrado Julen Lopetegui, además de varios jugadores como De Gea, Mata, Giménez, Joaquín y alguno más".

"Hay una tercera versión del periodismo actual, quizás la más cutre y deleznable. Se trata de aquellos que con tal de ganarse el favor de un presidente, directivo, entrenador o jugador se convierten en feladores a sueldo de los personajes".

En resumen, "un periodista no necesita ser objetivo, ni imparcial, lo que tiene que ser es honesto".