El Real Madrid se ha convertido en el hazmereir del fútbol internacional, con este esperpento del cierre del no fichaje de De Gea. En el ojo del huracán está Jorge Mendes, el agente del jugador y el hombre que a media mañana de ayer cerraba el traspaso del francés de 19 años Anthony Martial al Manchester United por 80 millones de euros. Una jugosa operación que le deja 8 millones netos de beneficio. Mendes, hombre de confianza de Florentino Pérez es mucho más que un intermediario o un agente de futbolistas...  

The Wall Street Journal calificó en cierta ocasión a Mendes como "el dueño del Real Marid". Aquello sentó a Florentino Pérez como una puñalada, y cuentan que por eso frenó el desembarco de Falcao en el club blanco. Mendes 'se hizo' con el Real Madrid cuando colocó a Jose Mourinho en su banquillo. Primero se hizo con el mercado portugués, arrinconando a Jose Viega, el agente que dominaba el mercado luso tras cerrar el traspaso de Luis Figo del Barcelona al Real Madrid. Mendes se hizo una cartera con jugadores del Benfica y del Oporto que fue repartiendo por España y por Inglaterra.

Lejos quedaba el videoclub y la discoteca que regentó tras jugar en el modesto Lanheses portugués, en el que propuso al presidente no cobrar para hacerse con la explotación de la publicidad estática del estadio. Hijo de un funcionario de la empresa pública Petrogal y una artesana del mimbre, su primera operación fue colocar al portero Nuno en el Deportivo de la Coruña en el año 1997. Desde entonces mantiene una gran amistad con Augusto César Lendoiro, quien le ha hecho ganar mucho dinero y a quien ha acudido a rescatar en no pocas ocasiones.

Nuno, aquel portero de su primera operación, regresó a Portugal para enrolarse en el Oporto, a las órdenes de Mourinho y bajo la tutela de Mendes. Luego se hizo entrenador, asumiendo en el Rio Ave portugués, desde el que Mendes lo mandó, dos años después, al Valencia. Mendes tiene un gran poder de influencia en equipos como Real Madrid, Oporto, Atlético de Madrid, Valencia, Chelsea o Manchester United. Su dominio era tal, que durante el último Mundial de Brasil, la preselección de Paulo Bento, entenador representado por él, contaba con 30 jugadores, de los cuales 18 eran de Mendes.

Mendes tiene un gran poder de influencia en equipos como Real Madrid, Oporto, Atlético de Madrid, Valencia, Chelsea o Manchester United

Embutido en trajes a medida y rodeado siempre de varias teléfonos, se ha casado a principios de mes en una fastuosa boda en Lisboa, que ha costado medio millón de euros. Entre los 350 invitados se encontraban Cristiano Ronaldo, con quien matiene una relación paternal, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez; el del Chelsea, Roman Abramovich, el del Benfica, Luís Filipe Vieira... Casado en segundas nupcias con Sandra Barbosa, es padre de Beatriz, Bárbara y Jorge, además de tener una hija, Marisa, fruto de su primer matrimonio con Fernanda Farinha. Condecorado con la Orden al Mérito Deportivo en Portugal, reconocido como el mejor agente FIFA del mundo durante el último lustro, uno de los 50 portugueses más ricos...

Su agencia, Gestifute, está valorada en 535 millones de euros. Sus honorarios suponen el 10% de las operaciones que cierra en el mercado, que son cada vez más numerosas. Sólo en el 2014, facturó casi 10 millones de euros en este concepto. Tiene casi un centenar de representados, pero la joya de la corona es Cristiano Ronaldo, cuyo traspaso del Manchester United al Real Madrid por 96,4 millones, le supuso un ingresó 10 millones de euros, a los que añadió 20 más por la comisión sobre el sueldo del jugador y sus contratos de publicidad. Porque Gestifute no sólo busca equipo a los futbolistas, también les proporciona acuerdos publicitarios y negocia mejora de contratos. Hace unos meses Mendes le quitó a Florentino el 40% de los derechos de imagen de Cristiano para entregárselos a su amigo Peter Lim, quien se dedicará a explotarlos en Asia. Un mercado muy apetecible con mucho margen de mejora para la estrella blanca.

Con Lim mantiene una interesada amistad que le permite colocar jugadores y entrenadores de su cartera sin ningún disimulo. Unas gestiones que han terminado con la marcha del presidente, Amadeo Salvo, y el director deportivo, Rufete. Mendes ha hecho y deshecho en el Valencia este verano con la connivencia de Lim y de Nuno, el entrenador que él llevó a Mestalla desde el Río Ave. Este verano Jorge, que hace llamarse 'George', cerrará el mercado con más de 200 millones gastados en fichajes de su 'cuadra'.