La selección de Irán, obligada en su vestimenta a llevar "hiyab" (pañuelo islámico), ha derrotado por 11-0 a Malasia en la inauguración del IV Mundial femenino de fútbol sala, disputado en el pabellón 'Quijote Arena' de Ciudad Real, que es sede junto a Alcázar de un torneo que se disputa hasta el próximo día 20.

Tras la inauguración oficial, que contó con la exposición de las banderas correspondientes a los nueve países que toman parte en el Mundial, el maestro de ceremonias dio la bienvenida a los países participantes y se paso a escuchar los himnos de Irán y Malasia.

En la República Islámica de Irán la práctica del deporte por parte de las mujeres tiene sus restricciones, más en la vestimenta, ya que tienen la obligatoriedad de vestir el hiyab, lo que les ha ocasionado problemas serios en competiciones internacionales.

En lo deportivo, Irán goleó a Malasia en un partido carente de historia, ya que goza de un equipo de mayor calidad y mucho mejor trabajado. Destacar en el 11-0 su juego combinativo y a las jugadoras Feresteh, Karimi y Fatemej.