Ni Lewis Hamilton ni ningún piloto con dos dedos de frente quiere tener a Fernando Alonso como compañero. Y menos siendo consciente de que el poderío de un coche como el suyo le permitiría al español luchar por victorias y por el Mundial.

Tras la retirada de Nico Rosberg, campeón del mundo, Hamilton está precisamente en la tesitura antes descrita. Sabe que el aterrizaje de Alonso en el equipo alemán le obligaría a luchar con él prácticamente en cada metro de asfalto durante un Mundial que se haría muy largo.

"Muchos otros pilotos, por ejemplo Vettel y Alonso, se aseguran en sus contratos el poder de decisión sobre quién será su compañero"

Por eso, el inglés lleva días poniendo piedras en el hipotético camino que conduciría al asturiano desde McLaren hasta Mercedes. Y, como no puede negar el incuestionable talento de Alonso, centra sus ataques más o menos velados en presentar al ovetense como un elemento pernicioso para la sana competencia y el buen ambiente dentro de cualquier escudería.

Lo primero que hizo Lewis fue poner carita y pose de bueno: "Yo nunca he exigido tener poder de decisión a la hora de elegir a un compañero, pero sé que muchos otros pilotos, como Sebastian o Fernando, se aseguran eso en sus contratos. Yo solo he pedido siempre tener las mismas oportunidades".

En esa misma dirección argumental añadió: "Honestamente, es una decisión que no me importa demasiado, pero en última instancia tendría que ser un piloto que trabaje bien en equipo".

Y lo remató: "Hay carácteres más fuertes y otros menos fuertes. Algunos pilotos buscarán alternativas para lidiar con la competencia y otros no. Seguro que hay buenos y malos".

El británico asegura que "los jefes" de Mercedes están "manteniendo muy en secreto" sus deliberaciones sobre el próximo piloto del equipo y ha explicado que solo espera que su nuevo compañero "esté preparado para trabajar en equipo".

"Planeo seguir en Mercedes durante otros diez años por lo menos"

"Estoy esperando a los jefes. Lo están manteniendo muy en secreto. Solo espero que el próximo piloto que se una a nosotros sienta a Mercedes por los cuatro costados y esté preparado para trabajar en equipo", valoró Hamilton durante un evento del equipo en Sindelfingen (Alemania), en declaraciones recogidas por Sky Sports.

El inglés, que acaba de ceder su trono mundial en favor del retirado Nico Rosberg, explicó que mantiene intacta su ambición y quiere seguir "dándolo todo para mantener a Mercedes en lo más alto". "Planeo seguir aquí durante otros diez años por lo menos", avisó.