Pep Guardiola ha sido la última voz del mundo del fútbol en sumarse a la corriente crítica contra la Superliga europea de fútbol. El técnico del Manchester City se ha mostrado en desacuerdo con la nueva competición promovida por Florentino Pérez a pesar de que su club, el Manchester City, es uno de los seis clubes ingleses que forman parte de él como fundadores.

"El deporte no es deporte cuando la relación entre esfuerzo y éxito, entre esfuerzo y recompensa, no existe. No es deporte algo donde el éxito está garantizado, y donde no importa si pierdes", ha asegurado en una esperada rueda de prensa sobre el proyecto que han presentado 12 clubes europeos al margen de la UEFA y que amenaza con romper el statu quo del fútbol europeo,

"Se trata de que estos clubes han sido elegidos, no sé por qué razón, para competir en esa hipotética competición en el futuro. Yo quiero la mejor competición, lo más fuerte posible, especialmente para la Premier League", ha insistido Guardiola, que cree que el proyecto va en contra de la esencia del fútbol. "No sé si esto cambiará, y si otros cuatro o cinco equipos podrán ir a esa competición. Pero, ¿qué pasará para los que no hagan una buena temporada y estén siempre ahí? Eso no es deporte, es otra cosa", ha añadido antes de ejemplificar su postura con un ejemplo acerca de uno de los clubes que se han quedado fuera, por ahora.

"No es justo si un equipo lucha y lucha y luego no se puede clasificar porque el éxito sólo está garantizado para unos pocos clubes. Con este comunicado, esto es lo que siento. Ya sé que han dicho que habrá cinco invitados, pero todavía no sé más. La gente tiene que aclararlo. ¿Por qué el Ajax no está en ese grupo de equipos? Todos los clubes sufren con su economía pero hay que aclarar por qué se ha llegado a esta decisión", ha reiterado el entrenador del City, que el miércoles de la semana que viene jugará la ida de las semifinales de la Champions ante el PSG, uno de los clubes que, por ahora, se mantiene al margen de la Superliga.

Aún así, Guardiola ha asegurado que necesita indagar más acerca de los pros y los contras de la nueva competición, y ha remarcado su intención de apoyar a su club en las decisiones que tome: "Conozco a sus directivos y me siento parte, pero también tengo mi propia opinión. Puedo darles mi opinión sobre lo que sé, pero es una postura incómoda para los entrenadores de los seis equipos ingleses involucrados porque no tenemos toda la información".

También tuvo palabras críticas para el otro bando, liderado por la UEFA: “Cada uno mira por sus propios intereses. Que no digan que esto es por el bien de todos. La UEFA también piensa por sí misma y tiene que entender que ha fracasado. ¡Lewandowski se lesionó en un parón de selecciones y no pudo estar con el Bayern! Y no jugó los cuartos de final tras haber estado diez meses luchando con su equipo. ¿Por qué no clarificamos también esto? Todo el mundo mira hacia sí mismo", concluyó.

Rechazo frontal de Klopp y apoyo de Pirlo

En la misma línea que Guardiola se mostró Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool, otro de los seis clubes ingleses que han dado el sí a la Superliga. El alemán, que ya criticó en 2019 la idea de una liga cerrada, mantuvo su opinión tras el empate de su equipo ante el Leeds, asegurando que "el Liverpool es mucho más que algunas decisiones".

"Mi opinión no ha cambiado. No sé exactamente por qué hicieron esto los 12 clubes. La gente no está contenta y puedo entenderlo, pero no puedo decir mucho más al respecto porque no estábamos involucrados en ningún proceso, ni los jugadores ni yo, no lo sabíamos", aclaró sobre la presencia del club red entre los fundadores de la competición sin dar tampoco la razón a la UEFA.

"Todo el mundo planea nuevas competiciones, la UEFA me mostró la nueva competición que planeaba y ya dije que no me gustaba hace meses porque hay más partidos. Siempre son más partidos. Si les dices a los clubes que se trata de más dinero, ¿de qué crees que se trata con la UEFA?", zanjó.

Por su parte, Andrea Pirlo, entrenador de la Juventus de Turín, apoyó la idea, al considerarla "un proyecto de futuro" y "un desarrollo para el mundo del fútbol. Ha habido muchos cambios en los últimos años: ha cambiado la Champions, las reglas, la forma de jugar... Este es uno de esos cambios".