La selecciones de España y Francia volverán a enfrentarse este jueves (21:00 horas) en el penúltimo escalón del EuroBasket 2015, con el premio añadido de obtener una plaza para los Juegos Olímpicos de Río.

Vecinos, rivales y aspirantes a todo, los equipos de España y Francia han mantenido en los últimos años grandes duelos y, aunque en el balance general el equipo español decanta la balanza con 5-3 en victorias y 3-1 en medallas, la herida más fresca y quizá más profunda es la que se produjo en la última Copa del Mundo.

La derrota en Madrid por 65-52 sigue estando en el recuerdo. Hace un año los dos equipos se enfrentaron en cuartos de final con los papeles cambiados: Francia llegó con dos derrotas (una de ellas ante los de Orenga en la primera ronda) y España invicta. Los galos, entonces, terminarían por dar la sorpresa.

España y Francia han mantenido en los últimos años grandes duelos baloncestísticos

Ahora, los de Collet son los intratables que juegan en casa y es la Selección la que llega con dos derrotas en la primera fase (Serbia e Italia). Todo parece guionizado para la vendetta. Francia tiene la mejor selección de los últimos años, con seis jugadores NBA en sus filas, y los pronósticos les dan como claros vencedores. Pero España alberga orgullo de campeona.

Los de Scariolo ya superaron a Grecia con todo en contra y vienen de menos a más en su trayectoria. Muchos ojos apuntan al puesto de 'tres', que se antojará fundamental para frenar a Nicolas Batum, factor X de los 'bleus' con su multifunción. Víctor Claver, que dio un paso adelante interesantísimo contra los helenos combinando defensa y rebote, tendrá una oportunidad extraordinaria de reivindicación.

Veinticinco mil espectadores llenarán la mitad del estadio de fútbol Pierre Mauroy, habilitado en estas fechas para jugar al baloncesto, en el que se espera que sea un nuevo récord europeo de asistencia a un partido. Los dos equipos tienen el mismo objetivo: ganar la medalla de oro en Lille y sacar billete olímpico. Y los dos vuelven a encontrarse en la antesala de la gloria. El equipo español ya ha dado muestras de su gallardía en el campeonato. A Francia se le presupone.