El culebrón de la sucesión de Vicente del Bosque en el cargo de seleccionador sigue abierto. Ángel María Villar tenía claro que el hombre apropiado  para sucederle era Joaquín Caparrós, pero voces disonantes en su círculo de confianza en la Federación le han hecho plantearse si el utrerano debe ser finalmente quien herede el banquillo de la Roja. 

Por ello en las últimas horas desde la Federación se han realizado movimientos para conocer si existe la posibilidad de recuperar a Julen Lopetegui, quien ha llegado a un acuerdo con el club inglés Wolverhampton. Villar se plantea, por tanto, contar con un técnico de la casa. Y en el caso de que no fuese Julen Lopetegui, no descarta la posibilidad de que el hombre sea Albert Celades. Fuentes federativas se lo han confirmado a Vozpópuli y también lo dejó caer Del Bosque en la entrevista concedida a deportes Cuatro, donde el aún seleccionador insistió en que "en la casa hay técnicos preparados para sucederme y lo valoran". Hasta en tres ocasiones puntualizó el salmantino que la Federación no descarta un relevo interino. 

A estas horas la lista sigue abierta, pero los nombres de Joaquín Caparrós y José Antonio Camacho han tomado ventaja en la nómina de candidatos. El utrerano ha bloqueado todas las negocaciones esperando la llamada de Villar, mientras que Camacho, que lleva tiempo sin sentarse en un banquillo, regresaría al banquillo de la Selección en una segunda etapa, después de dirigir a España en el Mundial de Corea y Japón en 2002. 

El esforzado fútbol de Caparrós no despierta entusiasmo, a Camacho se le tiene por un entrenador anticuado que desborda testosterona y Celades personaliza la mediocridad que exhibe la cantera de la Selección en los últimos tiempos

Las dudas de Villar, que dilatará su decisión hasta la próxima semana, choca con el escepticismo y el desencanto de la afición y la prensa. Ninguno de los nombre que se barajan producen ningún tipo de entusiasmo en el público. El fútbol esforzado, táctico y conservador de Caparrós no ha desatado especial alborozo entre el personal, por no hablar de una hipotética designación de Camacho. El exentrenador del Real Madrid ha sido severamente criticado por su papel en las retransmisiones de la Eurocopa, en Telecinco. Existe la idea más o menos generalizada de que Camacho es un técnico anticuado que desborda testosterona y que no ha sabido adaptarse a actual fútbol, más especializado y científico. La opción de Celades tampoco llama la atención, pues coincide con una de las épocas más grises de la cantera de la Selección. España ha faltado a los tres últimos Mundiales Sub-17, a dos Mundiales Sub-20, y ni la Sub-19 ni la Sub-21 han registrado resultados llamativos em los últimos tiempos. 

Villar elegirá un seleccionador que dejará en el puesto hasta el Mundial 2018 en Rusia, pese a que en febrero hay elecciones a la Federación y el bilbaino contará con una competencia feroz en la persona de Jorge Pérez, quien además contará con el respaldo de todos los oponentes de Villar, que son muchas. A Pérez el entrenador que más le gusta es Marcelino García Toral, un técnico que por estilo de juego y trabajo con la cantera ofrece un proyecto más que interesante. En los próximos días Villar irá deshojando la margarita, ante la desgana de una afición desencantada tras los últimos fiascos de la Roja.