Los derechos televisivos de los partidos de la selección española han provocado la penúltima guerra televisiva. Dos empresas privadas, Mediaset y Atresmedia, han montado en cólera por el hecho de que Televisión Española (TVE), un medio público, haya puesto más dinero y se haya llevado la puja.

Que los dueños o ejecutivos de esas empresas privadas protesten es lógico, pero que entren a la batalla periodistas de unos y otro bando ya sorprende más.

El más insistente es, desde hace tiempo, Enrique Marqués. El presentador de Tiki-Taka (Mediaset) dio este miércoles su opinión en Twitter:

A los pocos minutos respondió, también en Twitter, Juan Carlos Rivero, presentador de Estudio Estadio:

Esas alusiones personales enfurecieron, aún más, a Marqués: