Los ultras del Olympique de Marsella, con pasado delictivo en España, han provocado disturbios en la previa del duelo de Europa League entre el conjunto galo y el Athletic de Bilbao. La Ertzaintza ha detenido ya a siete personas relacionadas con las reyertas que se han producido en las inmediaciones de la calle Doctor Areilza. Además, un joven de 28 años ha tenido que ser trasladado a un centro médico a causa de una grave herida en el cuello provocada por un botellazo.

Los protagonistas de la trifulca habrían organizado una pelea que, al parecer, sería la continuación de la que ya protagonizaron radicales de ambos conjuntos en el choque de ida de la eliminatoria, en tierras francesas. Como en aquel caso, ultras del Girondins de Burdeos habrían viajado en apoyo de los radicales bilbaínos, vinculados al antiguo grupo Herri Norte.

El tremendo despliegue de seguridad de la Ertzaintza no ha impedido los incidentes provocados por algunos de los 1.200 aficionados que acompañan al Marsella. Los hinchas galos accedieron al estadio de San Mamés escoltados por unas fuerzas del orden que previamente tuvieron que realizar varias cargas. Los ultras les habrían lanzado varios petardos y habrían protagonizado diversos enfrentamientos.

Recordemos que ya en 2008, aprovechando su visita en Champions League al Vicente Calderón, varios hooligans marselleses, encabezados por el tristemente célebre Santos Mirasierra, protagonizaron graves disturbios.