El autobús del Real Madrid ha recibido un botellazo a su llegada al estadio de Anfield para la disputa del partido de vuelta de los cuartos de final de la Champions League. Cientos de aficionados del equipo inglés han recibido a la expedición de los blancos en los aledaños del terreno de juego en el que se disputará la vuelta de los cuartos de final de la Champions. En ese momento, un seguidor ha arrojado un objeto que ha impactado con la luna del autocar, rompiéndola.

Ningún jugador ni miembro de la plantilla ha sufrido daños físicos, por lo que el equipo blanco ha podido acceder a Anfield sin más contratiempos para empezar a preparar el encuentro, en el que se juega el pase a las semifinales, en las que ya espera el Chelsea.

Tras los hechos acontecidos, el Liverpool ha reaccionado mostrando su rechazo. "Condenamos cualquier conducta violenta, es inaceptable y vergonzoso lo ocurrido. Pedimos disculpas públicas a nuestros invitados. Trabajaremos junto a la Policía para identificar culpables", reza el comunicado que ha publicado el club inglés.