Alberto Lardiésvozpopuli autores
Alberto Lardiés

FÚTBOL NO ES FÚTBOL

Griezmann y Suárez, vidas cruzadas

Luis Suárez tras marcar un gol con el Atleti.
Luis Suárez tras marcar un gol con el Atleti.

Cuando Luis Suárez anunció hace unos meses su fichaje por el Atlético de Madrid, no hacía falta ser un lumbreras para reparar en la paradoja que sufriría el Barça, que dejaba marchar a uno de los mejores delanteros centros de su historia sin siquiera buscarle recambio. Sin embargo, el ya desaparecido Bartomeu, su apuesta para el banquillo, Ronald Koeman, y unos cuantos seguidores culés confiaban en otro jugador que podría ser el revulsivo en el ataque azulgrana: Antoine Griezmann.

Esas esperanzas se han evaporado en solo tres meses y medio. Porque el jugador francés, todo un campeón del mundo que lideró al mejor Atleti y que tanto brillaba con su selección, no da pie con bola. Ni marca goles ni los genera para otros compañeros ni termina de entenderse con Leo Messi. No encuentra su sitio ni como falso nueve ni como extremo ni de manera alguna. Su actitud en el campo es extraña, pero nadie sabe realmente qué le pasa. Transmite una suerte de mezcla entre la anarquía y el desdén. 

Conviene no olvidar que Griezmann costó 135 millones de euros y, por ello, es uno de los fichajes más caros en la historia azulgrana. Pero los números, las sensaciones y la actitud no le acompañan. Los hacedores de su llegada ya no están en el Barça. Y el técnico holandés está demostrando en las últimas semanas que no está dispuesto a pasarle ni una. La realidad sin subterfugios es que el galo está fracasando estrepitosamente en su segunda temporada en el club catalán.

El francés está fracasando estrepitosamente (...) El uruguayo lleva nueve goles, vuelve a sonreír en el terreno de juego y colabora activamente a edificar la cada día más sólida candidatura de los rojiblancos para hacerse con la Liga

Entretanto, Suárez triunfa en el Atleti para desesperación, envidia y melancolía de los culés, que ante la incomparecencia de Griezmann y la perpetua apatía de Dembelé tienen que aferrarse a los goles de un Martin Braithwaite que corre mucho, justo es decirlo, pero que, como tenemos dicho aquí, no está ni entre los mejores 500 jugadores del planeta. El delantero uruguayo lleva nueve goles, vuelve a sonreír en el terreno de juego y colabora activamente a edificar la cada día más sólida candidatura de los rojiblancos para hacerse con la Liga

Griezmann y Suárez viven una suerte de vidas cruzadas. Han intercambiado los colores que defienden y las ciudades donde residen pero con desigual suerte. Lo que está ocurriendo podría calificarse de muchas formas pero en ningún caso resulta sorprendente. Cualquier amante del fútbol sabía que era bastante probable que el francés no encontrase su camino en el tradicional sistema de juego azulgrana, al igual que se barruntaba que el charrúa tenía muchas opciones de reencontrarse y destacar en el club rojiblanco.

Los que cortaban el bacalao en el Barça creyeron lo contrario, claro, pero ya sabemos que en el fútbol actual las decisiones se toman en despachos donde se tienen en cuenta más las posibilidades de vender camisetas que las capacidades o necesidades futbolísticas de los clubes. El cúmulo de errores de Bartomeu y compañía daría para una enciclopedia. La postrera venganza de Suárez en forma de goles solo viene a confirmarlo. Pero no conviene hacer sangre con los caídos.

Vidas cruzadas pero tal vez parecidas. Aunque es obvio que a uno le va mucho mejor que al otro, da la sensación de que ambos serían más felices si estuvieran donde estaban antes. Quizás dos jugadores tan diferentes comparten ese ansia por volver, aferradas sus almas a dulces recuerdos que lloran una y otra vez, a los clubes donde fueron más dichosos. No lo conseguirán. El negocio es así.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba