Fermín De la Callevozpopuli autores
Fermín De la Calle

Liga Santander

Saber perder cuando se gana, saber ganar cuando se pierde

Luis Enrique saluda a Simeone.
Luis Enrique saluda a Simeone. FCB

Semana de Champions. Más allá del ruido de los resultados, siempre surgen detalles que ofrecen pistas del funcionamiento colectivo de los equipos, la psicología del grupo o la capacidad de liderazgo de sus entrenadores. Esta jornada ha ofrecido una reveladora muestra del comportamiento de Simeone y Luis Enrique a la conclusión de los partidos, con el corazón al galope y la cabeza caliente. Dos entrenadores, dos resultados diferentes y dos reacciones sintomáticas.

Cholo compareció con una seriedad que contrastaba con el ambiente de euforia del Calderón: “Me voy jodido porque tomé malas decisiones”. No sería nada llamativo salvo porque el Atlético ganó el partido al Rostov logrando la clasificación. Pero Simeone es un técnico de personalidad expansiva, muy emocional. Le gusta enviar mensajes cortos a sus jugadores, órdenes concretas que procesen con sencillez. Pese a ser un tipo de carácter, utiliza la convicción en lugar de la imposición. Un motivador. Siempre apuesta por hacer lecturas constructivas, especialmente si pierde. Y el mejor ejemplo es cómo ha utilizado la victoria ante el Rostov para ofrecer una enseñanza digna de una derrota (que no lo fue). Concluyó, eso sí, alabando a sus futbolistas: “Los jugadores resolvieron bien porque tomé malas decisiones”. Demostró saber perder un partido que había ganado.

A esa misma hora el Barcelona encajaba una derrota aristocrática ante el City de Guardiola (3-1). Pep, tras la goleada de ida, propuso un partido descontrolado, sin posesión y con espacios. Rentabilizó las carencias de este Barça menos coral, que presenta serios problemas de funcionamiento colectivo. Luis Enrique ha apostado por verticalizar el tiqui-taca, lo que ha 'degenerado' en una anarquía al servicio de sus delanteros. Llegada la hora del análisis, Lucho utilizó su habitual sorna desafiante, a ratos arrogante: "…Han sido 40 minutos de escándalo…Esto es la vida. No es una máquina que aprietas y sale la Coca-Cola…. Si uno ve los primeros 40 minutos y apaga la tele, le parece increíble que perdamos este partido”. 

Titulares grandilocuentes y poco contenido futbolístico. Su lenguaje verbal (y no verbal) delatan una eterna actitud crispada, siempre a la defensiva. Quizás se sienta incómodo ante la inevitable comparación con Guardiola. No suele enviar Luis Enrique inputs desde los micrófonos a sus jugadores porque está lejos de ser un técnico emocional. No le preocupa empatizar con la grada, ni siquiera, diría uno, con un vestuario en el que vive sometido por la figura de Messi. A diferencia de Simeone ('culpable' incluso en la victoria), Luis Enrique sabe que en el Barcelona los partidos los gana Messi, pero se niega a perderlos él. No supo ganar en la sala de prensa un partido que había perdido en el campo. Y lo que es peor, en la pizarra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba