LIGA SANTANDER

El vértigo de Sampaoli y la redención involuntaria de Ramos (2-1)

Los jugadores del Sevilla celebran uno de los goles.
Los jugadores del Sevilla celebran uno de los goles. EFE

Aguardando la sobreexcitación y sabiendo a Ramos en el punto de mira de la grada de Nervión, cualquiera esperaba un primer tiempo atómico en el tercer capítulo del culebrón entre Sevilla y Real Madrid en menos de dos semanas. Lejos de eso, el espectador se encontró con una partida de ajedrez en el Pizjuán y con dos equipos anestesiados de inicio por las pizarras de sus entrenadores.

Que Casemiro y N'Zonzi fueran, en un duelo de titanes, lo mejor de sus respectivos equipos habló a las claras de un arranque de morro poco fino pero de un despliegue formidable. Dos equipos ultracompetitivos echando un pulso clave para el devenir de la zona noble de la Liga.

La segunda parte prolongó el respeto mutuo en una exhibición defensiva madridista. La tela de araña dispuesta por Zidane provocaba que el Sevilla mostrase su lado más manso, asomándose lo justo por la portería de un Navas que a buen seguro esperaba más marejada.

El empate a nada se rompió con un penalti de Rico, arramplando fuera de sitio con un pillo Carvajal. Cristiano no perdonó su muesca en el revólver y el Sevilla, por obligaciones del guión, se arrancó las cadenas y enfiló la cuesta abajo del partido a esa tumba abierta 'sampaolista' que tantos réditos le ha dado esta temporada en la 'zona Cesarini'.

Un gol en propia puerta de Ramos (paradojas de este santo deporte) terminó de amilanar al Real Madrid. Y los locales, rugiendo, terminaron pegando el zarpazo a la presa que tenían ya arrinconada. Golazo de Jovetic, majestuoso desde que aterrizó en Nervión, y un nuevo vértigo hispalense que revolcaba un marcador. Sin minuto 'noventayramos' mediante en el epílogo, adiós el récord de imbatibilidad merengue y hola a una Liga que se torna apasionante.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba