La mañana es el momento de más consumo diario de radio, donde las mayores estrellas tienen sus programas ¿Cómo se lleva la competencia en una franja tan dura?

Nosotros contamos con una ventaja, que es que quien quiere escuchar información deportiva, por lo menos hasta la una de la tarde, solo tiene la opción de Radio Marca. En eso jugamos con cierta ventaja, la gente quiere escuchar lo que está pasando con su equipo, qué están haciendo, aunque cada día se complica más por la poca apertura de los clubes, que cada día te bajan la persiana antes y es cada vez más difícil contar lo que ocurre en un entrenamiento. La gente quiere saber lo que hace su equipo del alma, que ocurre en el mundo del deporte, que alineación va a sacar el equipo en el partido de la Champions de por la noche. Si te gusta el deporte la solución la tienes muy fácil: pones Radio Marca y escuchas Radio Marca.

La pasada semana se te entregó la medalla al mérito deportivo por tu contribución al deporte ¿qué sentiste?

Me llamó Luis Villarejo y me dijo que en el Consejo Superior de Deportes me habían nominado y que lo más probable es que si lo aprobaban fuese medalla de bronce del mérito deportivo. A mí me hizo una ilusión tremenda, porque es una de esas noticias que no te esperas nunca. No es que tú te presentes, sino que te nomina gente del deporte, que es de reseñar. Te sientes muy bien por la gente ve que lo que haces es importante, que tu trabajo sirve para que el deporte del país siga adelante. A mí es una de las cosas que más me han llenado de orgullo en mi vida, cuando me llamaron para decirme que me habían concedido esta medalla, es un privilegio, un honor, porque además estás al lado de gente a la que has admirado. En el acto tuve la oportunidad de hablar con Enrique Ortego, con Pepe Gutiérrez, con el resto de compañeros a los que habían entregado la medalla al mérito deportivo, son gente referencia de siempre y estar a su lado fue un orgullo y una alegría. Además mi padre falleció a los meses de ganar el Mundial España y todo para mi giraba en torno a él, era mi máximo crítico y mi mayor fan, tenía ganas de dedicarle un premio. Mi sueño sería algún día poder dedicarle un Ondas. De momento este se lo dedico a él y a mi madre también. Es un alegrón increíble, sentirte útil para nuestro país en un momento en el que parece que hay que pedir perdón por ser español, y yo me siento más orgulloso que nadie de que el deporte español haya llegado y siga llegando lo más lejos posible.

"La medalla al mérito deportivo es una de las cosas que más me han llenado de orgullo en mi vida; la gente ve que tu trabajo sirve para que el deporte del país siga adelante"

Tu programa tiene como seña de identidad la cercanía con los oyentes, la creación de un ambiente casi familiar.

Yo lo percibo y creo que gran parte de la medalla es de los oyentes. Cuando Paco García Caridad me dice que soy el amigo de los oyentes es cierto, yo me siento como si estuviese en casa haciendo el programa. Entran en antena, charlan con nosotros y hablan con mucho cariño. Como cuando te los encuentran en la calle y te dicen “yo te escucho todas las mañanas, Ortega”. Lo más bonito que me han dicho fue un día en el que una mujer entró en antena y me dijo “Ortega, no te mueras nunca”. No, no tengo ningún interés de morirme, porque hay muchas cosas que contar. Te sientes muy a gusto, estás muy cómodo, como en el salón de tu casa hablando con amigos y considero que cuando nos dan palos tienen más razón que nadie, pero les servimos como compañía. Hay mucha gente sola que necesita de la radio, que es la mejor compañera. Hacer un programa diario en Radio Marca es uno de los mejores regalos que Dios me ha dado.

Directo Marca tiene un tono muy cercano, rehúye la polémica y no tiene casi crispación ¿es un efecto buscado? ¿podría ser de otra manera teniéndote a ti como conductor? 

Lo bueno que tenemos aquí es que como son 24 horas de deporte hay tiempo para todos los gustos y para todos los registros. Yo presento un magazine y aquí caben muchas más cosas a parte, por supuesto, de seguir la actualidad de los equipos. Puedes abrir una ventana al cine, al teatro, hablar con deportistas de cualquier disciplina… eso hace que el programa sea mucho más dinámico. Mi tono es más distendido, de entretenimiento, y luego tenemos programas en los que las tertulias son más incisivas y el tono es diferente, como el de Paco García Caridad. Son 24 horas y lo bueno es que hay para todos los públicos. Tienes a Méndez por la mañana, que es más informativo, a David Sánchez por las noches que es todavía más vacilón, el entretenimiento nuestro o las entrevistas en profundidad de Paco. Hay para todos los gustos y creo que nosotros con nuestro tono hemos acertado, es la mejor manera para entretener en un rato en el que, además, la gente está trabajando, va en el coche en el atasco o lleva a los niños al colegio. Hablamos para mucha gente que va en medio de transporte, creo que esa gente necesita cosas amables, no cosas penosas y que les cabreen. Para eso ya están el resto de emisoras contando que hay muchos parados y que hay guerras. Nosotros vamos a seguir siendo un poco más amables porque yo sigo pensando que hay más gente buena que mala en el mundo, aunque los malos hagan más ruido. Esa es la clave del asunto.

"Creo que la gente necesita cosas amables y no penosas que les cabreen; hay más gente buena que mala en el mundo, aunque los malos hagan más ruido"

Tu programa, que lleva muchos años en antena, ha tenido que evolucionar. Antes coincidía con las ruedas de prensa de los jugadores y había mucha actualidad, pero ahora todo eso es imposible. 

En eso hemos ido para atrás de una forma tremenda y es algo que deberíamos de sopesar todos, desde los clubes a los medios de comunicación. Los clubes deben de entender que el periodista no es un enemigo sino un compañero de viaje. Cuando los compañeros van a un entrenamiento no quieren más que contar lo que hacen los jugadores, sobre todo porque hay mucho oyente, lector y espectador que quiere saber. Cuando un club cierra la ventana le está dando un portazo a sus aficionados que, al final, no pueden escuchar a sus ídolos. Nosotros somos meros intermediarios contadores de cosas, que decía el maestro José María García. Me da mucha pena, deberíamos sentarnos en una mesa y dejar algo claro: la prensa no es la enemiga de los clubes y o esto cambia o solo va a ir a peor. Nosotros nos tenemos que reinventar y seguiremos haciendo entrenamientos, hablando de deportes y contando lo que pasa, pero algo tiene que cambiar si esto quiere seguir hacia delante. Llegará un día en el que la gente se plante y no se vaya a un acto publicitario porque si la marca quiere que se le dé eco está muy bien contar con los protagonistas, pero esa marca solo se hará grande si tiene difusión. Espero que antes de eso haya un acuerdo para volver a contar todo lo que nos gustaría contar.

Esa ausencia de protagonistas ha hecho que Radio Marca sea una radio de tertulias, no hay programa sin tertulia ¿es algo buscado? 

A lo de la tertulia es algo a lo que yo me he ido adaptando. Yo no soy un gran tertuliano ni muchísimo menos, me cuesta mucho y recuerdo la época en la que iba a Marca Televisión a algunas tertulias. A mí me da mucho palo interrumpir al compañero que está hablando. Está bien interrumpir alguna vez porque no estás de acuerdo, en el afán de la batalla, eso es bueno y genera controversia, que muchas veces viene bien. Yo estoy a favor de las tertulias porque así la gente ve que hay opiniones para todos los gustos y eso es bonito, que la gente se forme su propia opinión a partir de la opinión, con información, que tienen muchos periodistas. Lo que no comparto en absoluto es el forofismo, no entiendo que un periodista vaya a un medio de comunicación como aficionado del Barcelona, del Real Madrid o del Atlético de Madrid y que haga informaciones con la camiseta puesta. Tú lo primero que eres es periodista y puedes estar a favor o en contra de lo que hace el equipo de tu alma, que lo será cuando estés en tu casa con tu familia. Cuando te pones delante de un micrófono o de una cámara tienes un compromiso con la verdad, con la objetividad o, por lo menos, con la honestidad. A la gente le pido que sea honesta y yo veo que muchos comentarios se han hecho con la camiseta puesta y eso quita la razón. No soy partidario de esos programas en los que el periodista piensa que todo lo que ha hecho su equipo está bien y que su equipo es el mejor y el presidente es el que mejor lo hace y el entrenador el que mejor lo gestiona. No, no me gusta ese tipo de periodismo.

"Espero que la tertulia televisiva no infecte nunca a la radio, porque es diferente: cuando el oyente escucha ruido se enfada y cambia de emisora"

 Esas tertulias partidistas son tendencia en la televisión ¿crees que puede infectar esa manera de hacer a la radio también?

Yo espero que no infecte nunca a la radio, aunque haya ocasiones en las que pueda parecer que ya lo ha infectada. Creo que no hemos llegado a ese extremo. En la televisión está la imagen y ves la cara de un contertulio, los gestos, como se enzarzan, eso puede vender mucho. En la radio en cuanto hablan dos no se entiende. No hay imagen y en cuanto hay ruido el oyente se enfada y cambia de emisora. Además te lo dicen “oye, si habláis todos a la vez no hay quien os entienda”, porque la mayoría de la gente te escucha mientras va en el coche o está en casa haciendo otra cosa. Si no hay nitidez… puede ser que en un momento haya un conato o que uno le quite la palabra a otro, eso es normal, pero que sea una constante no nos lleva a ninguna parte. Esperemos que ese virus no nos infecte nunca a la radio.

Con tantos años de programa has tenido que hacer cientos de entrevistas a deportistas ¿alguno te deja un especial recuerdo? 

Ha habido muchos, porque entrevistamos a mucha gente cada día. Nosotros tenemos una sección los viernes dedicada al deporte paraolímpico y te da para escuchar unas historias de superación impresionantes. A mí sinceramente si hay una deportista que me ha impactado últimamente es Teresa Perales, la nadadora aragonesa con las mismas medallas olímpicas que Michael Phelps, 22. Charlar con ella es una delicia, es un halo de esperanza, un espejo en el que se tiene que mirar muchísima gente. Oírla hablar después de todo lo que ha pasado, ver cómo trata la vida desde una silla de rueda. Si hubiera muchas teresas perales en nuestro deporte la cosa iría muchísimo mejor.

Otra de las señas de identidad del programa es felicitarle el cumpleaños todos los días a alguien, una manera de hacer entrevistas diferentes, fuera de registro. No sé si te gusta conservar estadísticas de estas cosas ¿tienes contadas cuantas has hecho en todos estos años?

No lo sé, pero es una pregunta absolutamente maravillosa, porque es marca de la casa. La primera vez que entrevistamos a alguien fue a Sergio Segura, que era el portero del Rayo Vallecano en aquella época. Era todavía un programa que se escuchaba en Madrid. Poco tiempo después pudimos entrevistar a Paco Umbral. Tuvimos  la oportunidad de entrevistar a un mitazo como Paco Umbral y que luego al día siguiente en su columna de El Mundo, que se llamaba ‘Los placeres y los días’, titulase “Marca” e hiciese alusión a la entrevista que le habíamos hecho. Imagínate lo que fue para nosotros, no sé cómo no nos subieron el sueldo de aquella. Aquello fue un subidón. Paco Umbral, que luego fue jurado del certamen de literatura deportiva y tuve la oportunidad de conocerle y tener una conversación súper cariñosa con él, yo con un micrófono inalámbrico y él a mi lado hablando. Yo no sé los cumpleaños que hemos podido felicitar, pero poder hablar cada día con gente que de otro modo no podríamos entrevistar es bueno. Además muestran cariño y llegan a decirte que hasta que no les felicitas no es su cumpleaños. Me da muchísima, muchísima alegría poder felicitar el cumpleaños a diario, porque yo les felicito y ellos me hacen muy feliz a mí.

"Felicitamos el cumpleaños a Umbral, que es un mitazo; nos dijo que era muy chauvinista, que le gustaba mucho el fútbol francés que jugaba Platini"

¿Cómo encaras esas entrevistas? Porque muchos días son gente que no tiene relación directa con el deporte.

Lo importante es siempre buscarle el lado deportivo al protagonista y lo cierto es que si miramos en la historia de Marca esto no es nuevo. Al poco tiempo de estar yo en Marca hicimos un suplemento de los 60 años del diario y buscando nos dimos cuenta de que había una sección que se llamaba ‘Los artistas y su deporte’. La gente se volcaba y en su momento dio para entrevistar a gente como Lola Flores o Conchita Bautista, aquellos mitos de la época. Yo he tenido la oportunidad de entrevistar a Carmen Sevilla, a Antonio Gala, a gente absolutamente increíble que son absolutos mitos. Con Sancho Gracia, con Manolo Escobar, que en paz descanse… son gente que siempre tiene un lado deportivo y en cuanto te documentas bien y le hablas un poco de su obra, de sus discos o su trabajo, entran bien. Yo recuerdo haber hablado con Gala, que nos contó que había colaborado con Marca hace muchísimos años. Muchas veces tiene gracia porque de los artistas no te esperas cuál va a ser la respuesta. Con los deportistas en muchas ocasiones sabes por donde van a tirar, pero un literato o una actor, es bárbaro. Me divierte muchísimo. Lo de Paco Umbral marcó un antes y un después, decía que era muy chauvinista, que le gustaba mucho el fútbol francés que jugaba Platini.

Carmen Sevilla, Conchita Bautista, Manolo Escobar… la música en tu programa suele ir por el folclore ¿es por conocimiento de los oyentes o gusto personal?

Yo soy muy especialito en gustos musicales. Uno de los días más grandes de este año, por debajo claro del día de la medalla al mérito deportivo, fue el día que entreviste a Rick Astley, mito de mi juventud, cantante de referencia. Que te diga que es fan de Sergio Ramos, del Manchester United y que por qué no le pregunto por la Fórmula 1 te deja completamente loco. Yo soy especial para la música, pero tengo 44 años y sé que muchos oyentes tienen esa edad. A los que no les gusta la música de aquellos años ya les voy enganchando. Y no tenemos que abandonar nuestras raíces, hay que escuchar música de ayer, de hoy y de siempre. A parte de que yo siento que la música de antes, así entre tú y yo, era mucho mejor que la de ahora. Dónde va a parar.

Los productores de tu programa suelen ser muy jóvenes, muy lejanos a esa época ¿cómo les convences de que entren en ese ritmo?

Ya les tengo engañados absolutamente a todos. Les cuesta entrar, al principio me preguntan “¿y eso quién lo canta?”, pero con el tiempo se hacen. Les vas poniendo vídeos del festival de la canción de aquellas épocas y te miran pensando que ya está el abuelo cebolleta con sus cosas pero luego ven en las redes sociales que eso tiene su eco. No a todo el mundo le gusta, yo entiendo que hay gente que también dice “Ortega cambia un poco”, pero a los compañeros les termino engañando. Tengo a Pipe, Alberto González, productor adjunto total que está completamente engañado. Ya viene y me dice “cumple años no sé quién ¿vamos a por él, no?” y los chavales jóvenes se extrañan al principio. Intento también poner algo más juvenil, sobre todo ellos son los que me engañan para que ponga música actual, pero vamos, donde esté un éxito de los 80 que se quite lo de ahora. Tuve la oportunidad oportunidad hace poco de entrevistar a Modern Talking, a Thomas Anders, y encima en alemán, eso no tiene precio.

Claro, porque en tú programa también dais clases de alemán con Miguel Guriérrez ¿qué tal lleváis eso?

Te tengo que decir una cosa, no hemos aprendido nada. Hemos aprendido que klein es pequeño, por Martina Klein, y poco más. Qué idioma más difícil, pero tener la oportunidad y la suerte de tener un profesional como Miguel Gutiérrez al otro lado te da una cantidad de opciones brutales. Alemán no sé si aprenderemos, pero el rato divertido que pasamos está ahí y además nos da la oportunidad de conocer un país que albergó a muchísimos españoles en los años sesenta y setenta. Además con Guardiola tenemos la excusa perfecta, si Pep Guardiola habla alemán ¿por qué nosotros en Directo Marca no vamos a aprenderlo?

"En el perióidico trabajan a otro ritmo, yo entiendo que para ellos es una faena que salte un tema a las seis de la tarde cuando no podemos aguantarla hasta el día siguiente"

Trabajas en la radio, pero en vuestro grupo también está el diario más leído en España ¿cómo es la relación con Marca?

Somos bastante independientes, porque lo tenemos que ser, pero cada día hay más sinergia. Tiene que haber comunicación entre la radio y el periódico. Ellos trabajan a otro ritmo, y yo entiendo que también para ellos es una faena que salte un tema a las seis de la tarde cuando no podemos aguantarla hasta el día siguiente. Por lo menos en mi programa hay muy buena comunicación, yo llevo 18 años en Marca y tengo muy buena relación con todos, incluso puedo echar mano de ellos y no ponen ningún problema. Tiene que haber todavía más comunicación, porque nosotros no queremos pisarle ninguna noticia, pero a veces la inmediatez puede. Son tiempos diferentes los de la radio y el periódico. A veces ellos tienen una exclusiva y nosotros no decimos nada, como mucho la cebamos porque nuestro objetivo es que se venda mucho el periódico, que se venda mucho Marca. Somos de la misma familia, padre e hijo, el hijo pequeño de Marca.

Da la impresión que con internet y los cambios sociales la radio ha perdido relevancia ¿estás de acuerdo?

La radio debe de reinventarse poco a poco. Cada día hay más competencia y nosotros queremos contar lo que ocurre, a pesar el hermetismo. Hay muchos programas de televisión que han diversificado las audiencias, pero la radio seguirá siempre, no puede acabar nunca a pesar de todas las zancadillas que te quieran poner. Es el medio por antonomasia, la inmediatez que te da la radio no te la da ningún otro medio, ni la televisión ni la prensa. Hay que reinventarse, cambiar algunos códigos, pero es el medio más importante y en el que yo más me divierto.

A pesar del tono amable también has tenido tus enganchones por algún tema de actualidad. Recuerdo una con Juan Carlos Rivero a cuenta de una crítica tuya.

Entiendo que no a todo el mundo le puede gustar lo que dices, pero mi intención nunca es hacer daño a nadie, y menos con Juan Carlos Rivero que es buen amigo de la casa y con el que no tengo ningún problema. A mí me pareció que TVE no había hecho bien despidiendo un partido del Madrid en el que se había liado la mundial y estábamos esperando a la reacción del público. La pitada del Bernabéu se veía venir, las declaraciones de los jugadores estaban al caer y cortaron para irse a una película. Ya no solo como periodista, también como espectador, me pareció que fue un hurto a la información y un error de los programadores, que yo en su casa no me meto, al igual que no me gusta que se metan en la mía. Rápidamente Juan Carlos Rivero, que tiene mucha chispa, dijo que me hicieran programador de TVE. Pues no era un cargo malo y si yo hubiese sido programador hubiese aguantado la señal. Pero vamos, cada uno en su casa y Dios en la de todos. Mi intención no es generar polémica ni dar un palo gratuito a nadie, solo contar lo que me parece bien y lo que me parece mal, sobre todo para que no se vuelva a repetir en un futuro, cuando criticas no es un palo gratuito, no es por gusto.

"Si a uno le gusta el fútbol hoy tiene que ver al Rayo, al Celta y al Villarreal; espero que el Madrid y el Barça espabilen"

¿Cómo ves esta temporada futbolística? Parece que el Madrid y el Barça han empezado un poco amodorrados. 

El Barcelona tiene el handicap de que no ha podido fichar y está esperando a Aleix Vidal y a Arda. Tiene lo que tiene y encima ha tenido una plaga de lesiones, aunque claro, hablando de lesiones también hablamos del Real Madrid, que de momento no ha encontrado ni muchísimo menos el estilo de juego que quiere implantarle Rafa Benítez. Benítez no ha engañado a nadie, no ha dicho que quiera jugar como el Brasil de los 70 ni mucho menos, lo que pasa es que el fútbol del Madrid de momento no está siendo atractivo y el del Barça tiene mucho que mejorar. Ahora mismo al Rayo le ves jugar y le pueden meter cinco, pero da gusto. Si a uno le gusta el fútbol tiene que ver al Rayo, al Celta y al Villarreal. Espero que el Madrid y el Barça espabilen, a ver si les dejan porque el calendario del Madrid es realmente duro. Vamos a ver qué pasa también con el Atlético.

Buena parte de tus oyentes son madridistas y entran con frecuencia en antena ¿les notas capaces de perdonar el mal juego de su equipo si salen los resultados?

Los resultados van a llegar, pero el Madrid ha despedido a entrenadores cuando iban primeros. Recuerdo el momento en el que echaron a Antic siendo líder, no solo vale ganar, hay que jugar bien. Si gana y no convence con su juego… o cambia mucho o no lo tendrá claro, aunque espero que le den tiempo. Es un gran trabajador, conocedor de la estrategia y la táctica. Vamos a ver si le dejan, como la canción de Luis Miguel. Hay mucho oyente madridista en Radio Marca, pero cada día se escuchan más de otros sitios e irán siendo más a medida que nos vayan dando más emisoras.

Una pregunta típica para todos los que sois de la radio ¿tú crees en el EGM?

No es que crea o no crea en el EGM, es la única referencia que hay y por tanto hay que aceptarla. Cuando salen buenos resultados no tenemos que lanzar las campanas al vuelo y viceversa. Creo que nos escucha más gente que la que dicen los estudios, por lo que veo en la calle. Conozco poca gente a la que hayan llamado para preguntarle, y sobre todo si te van a hacer la encuesta donde no hay poste de Radio Marca es poco probable que te escuchen. No es el mejor método para medir, pero es el que hay. Esto son lentejas, si quieres las comes y si no las dejas, pero hay que comerlas. Tenemos que seguir trabajando para subir oyentes en ese sentido.

"Conozco poca gente a la que hayan llamado para preguntarle por el EGM, pero es la medición que hay y por lo tanto tenemos que aceptarla"

Por último ¿hay algo que se nos haya quedado en el tintero y quieras reseñar? 

Solamente me gustaría decirle a los clubes que consideren que los periodistas no somos el enemigo, lo que queremos es contar lo que ocurre. Por favor, que abran de nuevo la mano, suban la persiana y nos dejen trabajar. Vamos en el mismo barco.