Michael Jordan, en su adolescencia, con la camiseta de UNC.
Michael Jordan, en su adolescencia, con la camiseta de UNC.

NCAA

El futuro de la NBA llega a su Final Four: los herederos de Jordan, contra tres 'cenicientas'

Como guinda al imponente pastel de la 'Locura de Marzo', llega una de las citas del año para el baloncesto yanqui. La NCAA ya conoce a los cuatro equipos universitarios que van a disputar la Final Four, con el título nacional en juego, y el menú trae a tres casi novatos en estas lides: South Carolina y Gonzaga debutan en estas cotas de campeonato y Oregon no pisa tan lejos desde... ¡1939! La mítica Carolina del Norte fue el único de los 'colleges' con solera que respondió y es, por caché, la favorita número uno al triunfo en Glendale (Arizona).

Las primeras sorpresas se fraguaron cuando Gonzaga y Oregon fueron mejores en las respectivas finales regionales del Oeste y del Medio Oeste. Los Bulldogs llegan a la Final a Cuatro con una marca casi perfecta de 36-1 y no tuvieron ningún problema en arrollar por 83-59 a los Musketeers de Xavier.

Pero la gran machada, quizá, la dieron los Ducks de Oregon que, contra todos los pronósticos, y después de sufrir de forma permanente con resultados ajustados en partidos anteriores, lograron finalmente un histórico triunfo al vencer por 74-60 a los Jayhawks de Kansas, que habían arrasado anteriormente con su juego ofensivo y el talento de Frank Mason.

Precisamente los 'Patos' aterrizarán ante los 73.000 espectadores del University of Phoenix Stadium, hogar habitual de los Cardinals de la NFL, para disputar la segunda semifinal ante los históricos Tar Heels de North Carolina, que el año pasado perdieron en el partido por el título ante una sorprendente Villanova.

Los celestes, conocidos mundialmente por ser el 'alma mater' de todo un Michael Jordan (además de tantos otros ilustres NBA, desde James Worthy a Vince Carter), llegan a su vigésima Final Four y su entrenador Roy Williams, siguiendo los pasos del mítico Dean Smith, estará por octava vez con un equipo universitario en la disputa por el trono.

El héroe inesperado de los de Chapel Hill fue el ala-pívot de segundo año Luke Maye que, con tres décimas por disputarse del duelo ante la potente Kentucky, anotó la canasta de la victoria (75-73) y contrarrestó una anotación anterior que parecía definitiva para los Wildcats.

Por último, queda el conjunto que es convidado de piedra para algunos y lobo con piel de cordero para otros. En el Madison Square Garden de Nueva York, el escolta Sindarius Thornwell aportó 26 puntos y fue el líder de los Gamecocks de Carolina del Sur, que apearon con un 77-70 a los Gators de Florida y se meten en una Final Four donde jamás habían estado y donde, francamente, nadie les esperaba.

Historias como la suya son la salsa de una competición que por estos cuentos de hadas es, precisamente, célebre a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Ninguna otra rompe tantas bancas en las apuestas ni da lugar a tantas histerias colectivas inesperadas. La magia de la Final Four está a punto de vivir su traca final en Arizona.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba