Deportes Miguel Cardenal: "¿Juegos en Madrid? No tiene sentido pedirlos, se ha demostrado que no teníamos opciones"

Miguel Cardenal está a dos meses de terminar su mandato como secretario de Estado. Antes de concluir su tiempo como rector del deporte español pasó por Vozpópuli para hacer balance. 

Miguel Cardenal (Bilbao, 1968) ha tenido que dirigir un deporte con pocos recursos y muchos problemas. Antes de su llegada al cargo el Consejo Superior de Deportes tenía casi 200 millones de euros de presupuesto, que con los recortes fruto de la crisis se quedaron en una cuarta parte. El pésimo estado de las finanzas del fútbol y las federaciones ha obligado a Cardenal a hacer encaje de bolillos, mucha psicología y pedagogía y también a algunos sinsabores. La tradición era que el CSD mirase los medalleros pero no los balances económicos, los nuevos tiempos le han dado la vuelta a esa peligrosa tendencia. 

Una de las primeras cosas que hace en su mandato es un plan de saneamiento para el fútbol ¿cómo se dio?

En términos generales creo que el fútbol profesional, que es el deporte más importante de nuestro país, estaba en una situación muy grave, desahuciado por muchos expertos, lo digo por conversaciones que tenía con Gay de Liébana por ejemplo. Ahora mismo es un referente en Europa y el mundo por su manera de gestión. Cuando llegué había más de la mitad de los equipos en concurso de acreedores, un saldo de pérdidas año tras año en los equipos, unas deudas disparadas. A los dos o tres meses de llegar al CSD firmamos un protocolo con la Liga, para resolver la deuda con Hacienda, que no se creía nadie, porque estas cosas siempre se han arreglado con dinero público… El trabajo que ha hecho ha dado resultado, los equipos están saneados, ganan dinero todos los años. Han hecho lo que, en general, ha hecho el país. España estaba en una situación muy complicada en enero de 2012, cuando Rajoy es elegido Presidente, la veían desahuciada, como Portugal o Grecia, pero hemos conseguido escapar y ahora está creciendo bien.

"Nadie se creía que el protocolo con la Liga fuese a solucionar nada porque estaban acostumbrados a que se arreglase con dinero público"

¿Fue igual con las federaciones deportivas?

Con las federaciones deportivas se ha hecho el mismo trabajo de modernización. La crisis económica nos ha afectado, porque nuestro presupuesto ha bajado mucho, pero creo que en estos cuatro años las federaciones han hecho un trabajo importante. Hemos hecho una asociación con todas ellas, hemos trabajado con consultoras externas, ellos me dicen que han aprendido a que tenían que salir a la sociedad, que tenemos que buscar recursos propios y que se puede hacer. Cada semana tenemos un par de presentaciones de patrocinio, que antes ni se les ocurría. Eso es bueno, las federaciones pueden hacer muchísimas cosas buenas para la sociedad.

¿Se ha encontrado agujeros muy grandes en las cuentas de las federaciones?

La mayoría estaban bastante sanas, lo que pasa es que siempre se habla del escándalo. Lo que la sociedad entiende ahora por transparencia y buena gobernanza no tiene nada que ver con lo que pedía hace diez años. Antes había otro tipo de percepciones. El deporte es parte de la sociedad y ha ido haciendo su mismo recorrido, también la mayor parte de la sociedad y la política española estaba sana, pero si hay una porción enferma tiene mucha resonancia. Mucha gente se dedica a la vida pública que hace las cosas bien, pero hay una porción que no y es inadmisible, cualquier porción es inaceptable, tiene que ser cero. En el deporte igual, ha habido casos y los hemos lidiado.

¿Qué le ha quedado por hacer?

Sí que han quedado cosas por hacer, porque muchas veces de lo que se ha tratado es de supervivencia, de vivir el día a día y poder financiar necesidades. El presupuesto del Consejo en 2008 era de casi 200 millones de euros, somos un organismo autónomo, pagamos los sueldos de nuestra gente, la transferencia que recibimos en 2013 fue de 56 millones, y con esa cantidad no daba para lo imprescindible. Son cosas que vienen, no digo que sean buenas o malas. De las quinielas le hemos quitado dinero al fútbol, porque no podíamos hacer otra cosa. Quitamos la subvención al fútbol, porque no lo necesitaba, y eso generó luego alguna aspereza. Hemos ido a ver empresas, a sacar adelante el plan ADO en un momento en el que los patrocinadores no sobraban. Eso nos ha ocupado mucho tiempo. Nos hubiera gustado hacer más cosas de deporte para todos, creo que es el reto para la siguiente legislatura, ese potencial está demasiado encerrado. Al deporte de alto nivel lo que le importa es bajar una centésima, o llegar un milímetro más lejos, pero también tiene una capacidad transformadora de la sociedad que se está desaprovechando en muchos ámbitos. En la crisis las empresas que se dedican al deporte han crecido, los trabajadores del sector han crecido en todos los años de la crisis. En eso estamos peleando, las encuestas dicen que dos millones de personas vienen a España a ver deporte al año, ocho a practicarlo ¿cómo no van a estar ahí las federaciones? Hemos hecho una reforma en la licencia para glutinar ese colectivo, de 3.5 millones de personas. Ahora lo estamos empezando a poder hacer, con acuerdos con Sanidad y Educación.

"Con la reducción de presupuesto los resultados podrían haberse resentido, pero no ha sido así por la gente que ha hecho el pequeño milagro de sacarlo adelante"

¿Qué consecuencias para el deporte ha tenido la reducción de presupuestos?

Yo creo que no las va a tener, las estadísticas que manejamos en el CSD nos dicen que los resultados, que los hemos hecho públicos, se mantienen. Y para el futuro, en campeonatos junior incluso hemos mejorado. Mucho mérito de las federaciones y de la gente. Estos días he estado con el entrenador de Miguel Ángel López, campeón del mundo de marcha, y me contaba que él se encarga de barrer el centro donde entrena en Cieza. No debería ser así, pero hay muchos entrenadores como él con esa pasión por el deporte y clubes que lo sacan adelante gente a pulso, con sus propias fuerzas. Hemos mejorado en eficencia, en el uso de los recursos. Tenemos un plan de acompañamiento para las federaciones porque muchas de ellas estaban en plan de viabilidad, que es difícil de explicar, cuando más dinero había más había en quiebra técnica. Su decalaje entre ingresos y gastos daba la conclusión de que estaban abocadas a la liquidación. El mérito lo tienen ellas, nosotros hemos puesto pautas, ha habido decisiones dolorosas, despidos, ajustes de gastos desproporcionados, pero muchas están saliendo. Los resultados podían haberse resentido, pero por mérito de la gente que ha hecho el pequeño milagro de sacarlo adelante.

La situación del fútbol era muy grave ¿cómo se ha ido mejorando eso?

Nosotros ahora publicamos las auditorías del fútbol profesional. Por ley se entregan en el Consejo desde 1990, pero antes se metían en un cajón. Ahora publicamos el resumen anual de esas encuestas y ahí es donde puede ver ¿cómo se ha llegado a deber a Hacienda 800 millones? sumando de millón en millón ¿Cómo han sumado 4.000 millones de deuda? Sumando de uno en uno. La gente puede ver qué está haciendo el Consejo Superior de Deportes con este problema, cada año puedes ver lo que ha pasado y por lo tanto puedes pedir cuentas. Poner esa información a disposición de la opinión pública es lo que permite que te controlen de verdad y que te exijan, no que busques palmadas en la espalda, que es lo que ha pasado. El deporte es muy amable y a veces ha primado tener buena relación, no meterse en problemas y pensar que el tiempo diría. Habíamos llegado a unas federaciones no viables, una burbuja en el fútbol profesional… eso no hubiese ocurrido si se hubiesen dado cuentas año a año y espero que no vuelva a pasar, porque las bases se han sentado.

"El deporte es muy amable y a veces ha primado tener buena relación, no meterse en problemas y pensar que el tiempo solucionaría todo"

Antes esa fiscalización de cuentas no existía, solo se pedían resultados deportivos ¿le ha supuesto problemas esa nueva manera de hacer?

La fiscalización ha sido la obsesión, pero no la fiscalización por la fiscalización, sino para saber que es lo que pasa y tomar las medidas oportunas. Por ejemplo, en el fútbol en el primer reglamento de trabajo convocamos a todos los equipos, van todas las semanas uno o dos equipos con los técnicos y eso es lo que te permite decirles cuánto pueden gastar o si tienen que vender para sobrevivir. Fruto de ese trabajo tuvimos unas conclusiones y les propusimos trabajar en un reglamento de control económico. Lo aprobaron, pero bastantes equipos de Primera se opusieron, incluso anunciaron su impugnación en los tribunales de justicia ordinaria. Ha habido dificultades, pero ahora todos entienden que es bueno para ellos y lo agradecen, la última vez que fui a la Asamblea de La Liga me lo agradecieron públicamente, porque había que hacer ese trabajo. También puede que las federaciones se hayan sentido molestas, en ocasiones puede incluso que no hayamos tenido el tacto suficiente o la delicadeza para abordar problemas que no eran derivados de la gestión directamente, porque una cosa que yo he escuchado mucho era “yo he hecho lo que aquí me decían que hiciera”. Ellos tampoco tenían la sensación de tener la culpa, y en ocasiones nos ha podido faltar mano izquierda. Pasado el tiempo, fuera de esos roces lógicos en un problema tan grave, la muy amplia mayoría están contentas del trabajo que han hecho porque han mejorado su productividad y su eficacia.

Hay conflictos que a uno le puede apetecer evitarlos, porque a uno le es más sencillo hacerse fotos con campeones que estar peleado en los medios con alguien, pero nuestra obligación es con los ciudadanos y los ciudadanos quieren que si un presidente de federación, por poner un caso que ha salido en la prensa, se ha gastado 60.000 euros para ser rey mago en una cabalgata, con dinero de la federación, no lo demos por bueno. O si pedimos unos papeles de un patrocinio en el que se han aceptado unas condiciones que no son las de mercado que demandemos cuentas. Dentro de las controversias ha habido gente que ha hablado de injerencias, pero creo que hemos hecho lo que tiene que hacer un gobierno, usted es libre y autónomo, pero se le aplican las leyes, desde el código penal a la ley de subvenciones. 

"Si se quiere que vayamos a estos campeonatos nos tiene que asegurar que el país donde se celebra respeta derechos que consideramos básicos, que no nos sentemos sobre asientos que están construidos encima de sangre de obreros"

También ese tipo de problemas se dan en el extranjero, como ha pasado en FIFA.

Si se hubieran tomado en serio los gobiernos el tema lo hubiesen parado antes. Usted puede hacer lo que quiera, dar el Mundial a uno o a otro, cambiar una norma, pero lo que no puede hacer es pagar a gente para que vote en una dirección. Hay una reunión la próxima semana del Consejo de Ministros de Deporte de la UE porque están saliendo estas cosas que nosotros llevamos diciendo hace tiempo. Lo sé por la candidatura de Madrid, cuando pides un gran evento no puedes ir solo, no puede ser que te venga una federación internacional a pedir un canon disparatado. Si usted quiere hacer un campeonato en la UE vamos a mandar solo un candidato y le diremos lo que creemos razonable pagar, no dinero que vaya a financiar no se sabe qué. Si no, no lo haga usted en la Unión Europea, que igual usted es el más interesado en hacerlo dentro de nuestro espacio. Y si usted quiere que vayamos a estos campeonatos nos tiene que asegurar que el país donde se celebra respeta derechos que consideramos básicos y que la gente que está construyendo las infraestructuras lo hace en unas condiciones de salud laboral, que no nos sentemos luego sobre asientos que están construidos encima de sangre de obreros. Esas cosas han venido pasando, son fuertes. Es una iniciativa que está ahí y que yo creo que va a tener recorrido también en la UE, decirle a las autoridades internacionales que tienen su autonomía pero que nosotros tenemos también nuestra identidad, convicciones y valores y llegar a unos acuerdos entre su autonomía y el respeto a esos principios que señalo. Un acontecimiento de estos tiene que servir para mejorar la vida de la gente, para aumentar su nivel deportivo, pero no para legitimar un régimen político. Estas cosas son verdad, las hemos visto ¿dónde se han hecho grandes acontecimientos? ¿Por qué razones? Eso no nos lo consentiríamos en ningún otro ámbito de la vida de nuestros países. Le hacemos además un favor al deporte invitándole a sumarse a estos valores.

El deporte, incluso el español, no ha llegado a eso. En los primeros Juegos Europeos, que han sido en Bakú, en Madrid hubo al menos dos actos con presencia de Azerbaiyán y elogios por parte del COE.

Lo que puedo decir de eso es que ningún representante del gobierno español fue allí, siguiendo la recomendación de la UE, una recomendación que no todos los países siguieron. Que mira que es extraño, que no vaya nadie del CSD, pues no hemos ido porque no estamos de acuerdo con las bases de eso.

¿Hay una manera de educar al deporte español?

Sí, pero creo que esos avances se están dando. La gente está implicada, cumple la ley de transparencia, se cuelgan los salarios… la respuesta de las federaciones a lo que hemos ido proponiendo ha sido muy buena, no ponen pegas. El deporte español tiene cosas que mejorar, pero creo que su evolución es encomiable. La respuesta que han dado a nuestras invitaciones ha sido muy positiva.

"El deporte español tiene cosas que mejorar, pero creo que su evolución es encomiable. La respuesta que han dado a nuestras invitaciones ha sido muy positiva"

¿Esa inercia se ha interiorizado o se puede volver a lo anterior?

Creo que se ha interiorizado, sí. Estoy seguro de que los cambios son irreversible, porque además lo demanda la gente. No puedes volver al pasado porque la sociedad no te lo va a permitir.

¿Qué sensación le queda sobre la candidatura de Madrid? ¿La ve olímpica en un futuro a medio plazo?

Yo lo cogí muy al final, porque ha habido tres candidaturas y yo solo cogí parte de la última. Se hizo un trabajo interesante al final para dejar un legado por si alguien se lo vuelve a plantear en un futuro que sepa qué es lo que ocurrió. Me parece que no tiene sentido volver a pedirlo en mucho tiempo. No iban los tiros por nosotros y seguramente nos hicimos ilusiones, pero las votaciones demostraron que no éramos un candidato con posibilidades.

¿Tenemos peso como país?

El resultado es el resultado, los factores son muy diversos, no dependía solo del lobby sino de otras cosas que nos hacen muy difícil que España sea designada para un evento de esa naturaleza. Cuando lo ganó Barcelona concurrieron muchas circunstancias, entre ellas Juan Antonio Samaranch.

¿Y qué se hace ahora con todas esas infraestructuras?

Hay que saber usarlas y utilizarlas, ponerlas al servicio de la gente. España tiene condiciones para sacarle rentabilidad, por el turismo y hay ciudades que lo hacen muy bien, como Barcelona, que ha organizado muchos grandes eventos y los ha rentabilizado en imagen y atracción. He trabajado con ellos y he visto cómo elegían los acontecimientos, los X-games, el mundial de natación… tienes que trabajarlo con cabeza. En el CSD estamos creando una oficina para eso, primero para mantener una representación permanente ante los organismo internacionales y también para tener orden. Hay cosas inexplicables. En septiembre de 2014, en un mes, hubo en España cuatro campeonatos del mundo de modalidades olímpicas: ciclismo, baloncesto, vela y tiro olímpico. No tiene sentido, un país no tiene capacidad ni patrocinio. Pero si se hace con orden y con sentido empresarial España y Madrid tienen la capacidad de atraer eventos y explotarlos, pero hay que hacerlo con sentido, como ha estado haciendo hasta hace poco, ahora ya no lo sé, Barcelona. Por ejemplo, las cifras que tenemos de la Fórmula 1 en Barcelona dicen que el 70% de los asistentes son extranjeros, eso tiene sentido. Si eso lo trabajas puedes sacarle rendimiento. La mayoría de las infraestructuras se está utilizando bien, queda la Caja Mágica como el elefante blanco.

"Es casi pueril cuando dicen que están a favor de los comedores sociales y en contra de la Fórmula 1; no creo que haya nadie que esté a favor de la Fórmula 1 y en contra de los comedores sociales"

Ahora quieren limitar en Madrid las carreras.

Está bien que las autoridades se interesen y hagan números, pero al mismo tiempo hay que tener en cuenta que son un factor de crecimiento importante. El maratón de Valencia se ha propuesto ser el mejor del mundo, lleva pocos años, trae decena de miles de personas y no cuesta dinero, porque la gente no desgasta el asfalto por correr los domingos. Un poco de dinero organizarlo, pero es una oportunidad. Me parece bien que tomes las cautelas, que busques cosas equitativas y que no dificulten la vida de la gente, pero tener prevención por ser un actividad comercial o económica es una tontería. Y es lo que está pasando, por ejemplo en Barcelona. Con La Fórmula 1 tuvieron que retractarse, con la Ryder Cup… es absurdo que por un prejuicio hagas eso. Es casi pueril cuando dicen que están a favor de los comedores sociales y en contra de la Fórmula 1, vamos a ver, no creo que haya nadie que esté a favor de la Fórmula 1 y en contra de los comedores sociales, es infantil. Igual para tener comedores sociales tienes que generar dinero, mira a ver si la competición es rentable o no y si es rentable apuesta. Hay mucha demagogia. Los grandes eventos son buenos. El fútbol profesional es muy bueno cuando dicen “han pagado 100 millones de euros por un traspaso” bueno, cuando eso ha pasado habrán pagado 21 millones de euros de IVA y el jugador si vive en Cataluña pagará un 56% de IRPF y si vive en Madrid un 52% ¿por qué vas a considerar eso algo negativo? Y si encima te trae turismo, actividad económica… hay que ser menos demagógico. Me alegro de que el ayuntamiento de Barcelona se esté dando cuenta.

"Cuando dicen en que que se han pagado 100 millones de euros por un traspaso es que habrán pagado 21 millones de euros de IVA y el jugador si vive en Cataluña pagará un 56% de IRPF y si vive en Madrid un 52%; hay que ser menos demagógico"

Otro de los puntos calientes en el deporte estos años ha sido la violencia.

Era una cosa instalada, que se consideraba normal. Ibas a campos de fútbol donde se reían de gente a la que habían asesinado, esos eran cánticos habituales, había con frecuencia gritos racistas. Eso es inadmisible en nuestro país, está tan lejos de nuestra convivencia. A veces la gente dice “esto es para que se pueda ir con los niños” no tiene que ver con eso, aunque no haya niños no se puede consentir. Es una de las cosas que me arrepiento no haber sido más taxativo antes, porque era algo tan arraigado que intentamos ir poco a poco. Al poco de llegar mandamos una carta a la Federación y a la Policía, porque esas cosas no se ponían en las actas. En una reunión de Antiviolencia lo dijimos, porque no lo estaban haciendo. Hubo una ligera reacción, pero no fue suficiente. Organizamos una reunión en Canillas con la Policía y se lo volvimos a decir. A los pocos días fue el asesinato de un seguidor y eso actuó de catalizador. La gente veía con normalidad estas cosas, nos decían si no nos íbamos a pasar como si fuera algo bueno que la gente se desahogara. Esto no tiene pase por ningún lado.

Había connivencia entre los clubes y los hinchas violentos.

Por supuesto porque para ellos era un problema, era mejor no hacerse daño. Yo no responsabilizo a los clubes, por supuesto que tienen su culpa, pero la mía es mayor, los que tienen que asegurar que no ocurren hecho ilícitos son los poderes públicos. No puede ser que la imagen que den de España sea esa.

En estos años se ha dado un paso muy importante en el deporte, la venta centralizada de derechos. Tuvieron para ello que hacer un decreto ley ¿no podía el mercado autorregularse?

La Liga es un campeonato oficial, con funciones delegadas y por eso tiene relación con el CSD. Lo ideal, para mí, hubiese sido una autocomposición, soy partidario de eso, pero el paso del tiempo había demostrado que eso no se podía producir. Éramos el único país de Europa, con excepción de Portugal, que no tenía venta centralizada y el sector no solo había demostrado que no podía hacerlo, sino que además se había dirigido al gobierno pidiéndole por favor que lo hiciera. El propio mercado pedía auxilio. En esas condiciones hay que regular.

"Si a la RFEF le parece un atropello que sus equipos ganen 400 millones más será que le importa mucho la Federación y muy poco el fútbol"

En ese desarrollo hay dos patas importantes del fútbol español, la Federación y el sindicato AFE, que se quejan tanto del producto final como del desarrollo de la ley ¿no se podrían haber hecho mejor las cosas?

Seguro que se podrían haber hecho mejor, todo en la vida se puede hacer mejor. Lo que sí creo es que se ha hecho bastante bien, porque los resultados lo demuestran. Pido a cualquier observador imparcial que compare el fútbol de 2012 y el de ahora y su mercado de televisión. Solo en el primer año han tenido una plusvalía del 50%. La Federación y la AFE se han quejado, pero el paso del tiempo da perspectiva. La Federación dijo que esto era un atropello. Si a la RFEF le parece un atropello que sus equipos ganen 400 millones más será que le importa mucho la federación y muy poco el fútbol. Además es un decreto solidario, que le va a permitir tener unos ingresos que antes no tenía. Ahora recibirá un 1%, entre 12 y 15 millones de euros cada año, por abrir la persiana. ¿Qué recibía antes? Cero. Por la Copa del Rey, lo mismo. Soy consciente de que se han quejado, pero solo he oído descalificaciones, no argumentos ¿qué cree la RFEF que se podría haber hecho de otro modo? Comercializarlo ellos, pero eso siempre lo ha hecho la Liga, nadie ha negociado nunca con la federación. En cuanto al sindicato, han subido los sueldos, han desaparecido los impagos. Han anunciado un acuerdo con la Liga, hay que ver el contenido, qué es lo que ha aceptado AFE y qué motivaba esta huelga, porque mi impresión es que la huelga poco tenía que ver con el contenido del real decreto, porque era muy bueno para el fútbol y para los futbolistas. Pero esas explicaciones no las tengo que dar yo sino quien convocó la huelga.

"Me preocuparía que las políticas económicas que se han llevado estos años no continúen y ahora mismo la única garantía de que eso ocurra es que siga gobernando el Partido Popular"

¿Qué balance final hace de estos años de trabajo?

A mí lo que me preocupaba mucho no solo era el deporte, sino en general España y lo que he visto en la comisión de subsecretarios, los retos que ha habido los desafíos, ver como llegaban meses que no se podían pagar las nóminas de los funcionarios, que había riesgo de rescate… me preocuparía que las políticas económicas que se han llevado estos años no continúen y ahora mismo la única garantía de que eso ocurra es que siga gobernando el Partido Popular. Como español espero que el Partido Popular gane las siguientes elecciones.

¿Seguiría en el cargo si se dan las condiciones necesarias?

No me gusta decirlo, porque creo que es condicionar a quien tiene que tomar las decisiones. Si gana Mariano Rajoy decidirá quien tiene que ser el ministro o ministra encargado del deporte y ese ministro tiene todo el derecho del mundo a hacer su equipo. Si yo dijese algo le estaría condicionando. Si me lo ofrecen me lo pensaré, y ya está, pero no lo hago por ocultarme sino por respetar. Wert pudo elegir a quien le dio la gana, Méndez de Vigo, cuando le llamé, le puse mi cargo a sus disposición y tenía derecho si quería a cambiar, como yo he hecho en el Consejo, y no estar condicionado.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba