Real Madrid

Madridismo cainita: los casillistas maltratan a Keylor para vengarse del mourinhismo

Keylor Navas observa un balón que pego en el poste durante el partido de Champions jugado en Nápoles.o) de Nápoles
Keylor Navas observa un balón que pego en el poste durante el partido de Champions jugado en Nápoles.o) de Nápoles EFE

En mayo se cumplirán cuatro años desde que José Mourinho abandonó el Real Madrid y que el presidente del club, Florentino Pérez, dejó para la historia una sentencia categórica: "El madridismo está más unido que nunca". Era mentira entonces y lo sigue siendo ahora.

Desde 2013, en la grada del Santiago Bernabéu y en las redes sociales los aficionados blancos libran una guerra civil donde las víctimas son, paradójicamente, los que deberían ser animados, incluso idolotarados, por unos y por otros.

El caso más reciente tiene nombre, Keylor, y apellido, Navas. El el portero titular, su rendimiento ha bajado respecto a la excelente temporada que firmó el pasado curso, y cada error o indecisión es utilizada por los fans de Casillas para atizar a los mourinhistas que pitaban a Iker antes de su marcha al Oporto.

Algunos periodistas y medios de comunicación también han tomado partido en esta batalla sin fin: los que defendían a Casillas atacan ahora a Navas, y los que antes atizaban a Iker animan hoy al guardameta costarricense.

Esta sorprendente esquizofrenia del madridismo volvió a quedar patente en las últimas horas, tras el encuentro de Liga entre Real Madrid y Betis, donde Keylor cometió un error garrafal en el gol andaluz, pero evitó el tanto del empate con un paradón en el último suspiro.

Twitter fue, una vez más, testigo de ello:

También es cierto que hay madridistas que intentan poner un punto de sensatez en este agrio debate, pero, la verdad, son los menos. O, quizás, a los que menos se les oye:



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba