Deportes

"La oferta personal y económica de la COPE era prácticamente imposible de rechazar"

Julio Maldonado es, en el periodismo, Maldini. También es el pionero del seguimiento del fútbol internacional, una tendencia que hoy se ha convertido en fiebre futbolística y que él recoge en su programa, Fiebre Maldini. Colabora con la COPE después de salir este verano de la SER, escribe en el As y demuestra su pasión por el fútbol en todas sus frases. 

Julio Maldonado.
Julio Maldonado.

Cuando tú empezaste nadie hablaba de fútbol internacional ¿Cómo te dio por ahí?

Siempre he tenido la necesidad de conocer más allá de lo que tenía al alcance y por eso quise conocer el fútbol de fuera. Por el hecho de conocer, no porque me guste más o menos, porque no es real eso, a mí no me gusta más un partido de la liga inglesa que uno bueno de la española, pero sí por el hecho de conocer. Empecé a indagar y a conseguir a través de anuncios de revistas contactos con gente en todo el mundo que me grababa en VHS el partido y me lo mandaba por correo, desde Sudamérica, desde Italia, Portugal, en Londres varios… eso me permitió ver partidos, no en diferido solo, sino en diferido de varias semanas, porque entre que te llegaba el paquete y tal… empecé a conocer más, a comprar revistas como Onze Mundial.

"Yo le mandé una carta a José Ángel de la Casa para pedirle partidos, aquello llegó a Relaño y terminé trabajando en la SER" 

¿Cómo conseguiste vendérselo a los medios?

En el año 90 empieza Canal + y cuando nace querían dar ligas que no fueran la española, compramos la italiana y yo me puse a comentarla. Desde ahí fuimos creciendo en la difusión del fútbol extranjero, primero con Italia y luego empezamos a dar liga inglesa, aunque ya se daban diferidos en los años 80. Empezamos a darlos en directo y a darle más importancia al producto de lo que se daba entonces.

¿Quién te llamó para entrar en el Plus?

Alfredo Relaño. Yo le mandé una carta a José Ángel de la Casa diciéndole que y tenía muchos partidos y preguntándole si me podía conseguir alguno de TVE y él esa carta se la dio a Alfredo Relaño que me llamó, con bastante curiosidad. Yo estaba estudiando la carrera entonces, en el año 86 más o menos, y empecé a trabajar haciendo cosas en la SER y en el año 90, cuando empieza a ser director de deportes de Canal +, ya me lleva para el nacimiento del canal. Con el Mundial de Italia.

¿Has hecho alguna vez algo que no sea fútbol internacional?

Sí, he hecho incluso cosas que no son fútbol. En Seúl 88 hice el atletismo, al que soy muy aficionado, de hecho mi mujer es Mayte Zúñiga, que es una de las atletas más importantes de la historia de España. Ahora lo sigo menos porque no tengo tiempo realmente, pero soy un gran apasionado del atletismo en todos los sentidos. Desde el 90 ya he hecho exclusivamente fútbol.

¿En algún momento has dejado la liga española de lado por tu especialidad?

No, nunca, nunca. Aunque públicamente seguramente sí lo he hecho porque he comentado permanentemente partidos de ligas extranjeras, Champions… yo nunca he perdido la visión del fútbol español, ni de la liga ni de los clubes españoles porque realmente yo mantengo que en España es donde mejor se juega al fútbol, nunca he perdido interés o pasión. Es verdad que a veces no he podido ver tanto fútbol español como me gustaría porque el día tiene 24 horas y tengo que dedicarme a ver partidos de fútbol extranjero porque tenía que comentarlos y tenía que saber más de esos equipos, pero siempre he seguido con interés la liga española.

"Nunca he perdido la visión del fútbol español, porque mantengo que en España es donde mejor se juega al fútbol"

Por algo de eso quería preguntarte ¿de dónde sacas tiempo para ver tanto?

Se saca como se puede. Tengo una pasión por mi trabajo que supera cualquier límite que he conocido, y eso hace que le dedique muchas más horas de las que le podría dedicar una persona normal a este trabajo. Ayer, por ejemplo [la entrevista se realizó el lunes] me acosté a las tres de la mañana porque me puse a ver partidos del Galatasaray y del Shaktar y hoy me he levantado a las ocho para escribir en el diario As de mañana los análisis de los dos equipos. Le dedico muchísimas horas a ver fútbol y cuantas más horas dedico y más veo más me doy cuenta de lo que dejo de ver por falta de tiempo. El famoso solo sé que no sé nada, eso me pasa a mí. Veo al Shaktar y al Galatasaray, pero no me ha dado tiempo de ver el partido del Fenerbahçe, o los de la Copa sudamericana que tengo acumulados para ver y que seguramente ya no veré nunca porque el día a día te come.

¿Hay hoy en día algún partido que tú quieras ver y no puedas por dificultades técnicas?

Eso ya no me pasa. No hay un solo partido medianamente interesante o importante que quiera ver y no pueda hacerlo. Otra cosa es que lo vea por tiempo, pero no, ya no hay ninguno. Con el dispositivo que tengo montado de recepción de satélites y de seguimiento de partidos y con los contactos que tengo fuera de España, que me dan cosas que no llegan aquí por satélite, no hay un partido que no pueda ver.

Tu programa de los lunes, Fiebre Maldini (que se emite en Movistar+), es una delicia para futboleros ¿cómo se te ocurre hacer esas tertulias, con esas mesas tan reposadas?

Yo siempre he querido hacer un programa así. Tengo la certeza, el convencimiento personal, de que el fútbol va mucho más allá del partido que se va a jugar esta noche o mañana en la Champions. El fútbol es historia, es presente es pasado y es futuro también. Yo siempre he querido hacer un programa que fuera una revista de fútbol en la tele. Eso es lo que he querido hacer siempre. Darle tanta importancia a un partido histórico de hace treinta años, a un futbolista retirado, incluso fallecido, como a un jovencito que está despuntando y que va a ser estrella. Todo eso, por supuesto, sin perder la actualidad. Me parece que para conocer cómo juega la Alemania actual es muy importante saber cómo ha jugado Alemania antes, por ejemplo. Me parece fundamental, y creo que no se puede ser un buen analista de fútbol si no se tiene una base histórica de cómo han jugado equipos y jugadores en el pasado. Eso pretende el programa y para ello yo siempre he querido rodearme de los mejores, de gente que conoce bien la historia del fútbol y que sigue el fútbol actual. En ese grupo están Iván Castelló, Filippo Ricci, Carlos Castellanos, Gabi Ruiz, Guille Uzquiano, Felipe Martín… es  ir bastante más allá de la actualidad, eso es Fiebre Maldini.

Desde fuera da envidia vuestro presupuesto para viajar, esa capacidad de estar en los sitios y de ir a hacer entrevistas sin importar mucho la actualidad del personaje o el lugar en el que esté. Estando como están los medios no es fácil.

Yo te digo una cosa, es más la sensación externa que lo que es realmente. Tenemos presupuesto para viajar y viajamos, pero tampoco podemos viajar permanentemente donde queramos, tenemos que hacer encaje de bolillos para traer varios reportajes en cada viaje. Yo me voy a ir a Perú dentro de poco a hacer reportajes con míticos del fútbol peruano e intento cada vez que voy de viaje sacar varias cosas. Es verdad que tenemos la posibilidad de, siempre eligiendo bien, poder hacer más o menos lo que queramos, pero no tenemos un presupuesto ilimitado, ya nos gustaría pero no.

"Con el Asado Reservado con el Cholo creo que hicimos una de las mejores cosas de fútbol que se han hecho en televisión"

Te da la opción de irte a Argentina a tomarte un asado con el Cholo Simeone. Un honor difícil.

Bueno, lo del Cholo realmente fue porque estaba de vacaciones [ríe] no fue pagado. Lo cuento como curiosidad, no fue del presupuesto de Fiebre Maldini. El cámara sí, por supuesto, pero eso fue un viaje con mi familia, con mi mujer y mis hijas a Buenos Aires, a casa de Gustavo López que es uno de mis mejores amigos. Ya que estaba allí el Cholo, y Gustavo es muy amigo suyo, hablamos con el Cholo. Pero no fue del presupuesto de Fiebre Maldini, aunque yo creo que hicimos uno de los mejores cosas de fútbol que se han hecho en televisión. Es algo muy personal ese Asado Reservado.

Hablabas de un gran amigo tuyo, Gustavo López y ahora vuelves a un sitio en el que tienes muchos amigos personales, en la COPE ¿cómo se han dado las cosas para que cambies? Desde el primer día que Paco González confirmó que se iba a la COPE se dijo que te ibas a ir, pero has tardado.

Ha sido una decisión difícil de tomar, un verano muy complicado. Se han juntado varias cosas, por un lado una gran oferta económica, porque al final somos profesionales y eso es una realidad. Tuve una gran oferta económica de la COPE y la SER ha hecho esfuerzos por retenerme, pero ha tenido mucho que ver mi amistad con Paco, que es casi como mi hermano, empezamos juntos en la radio, aunque poca gente se acuerde, él un poco antes. La oferta personal de volver a trabajar con Paco y con toda esa gente me cautivaba mucho. Y ojo, que yo en la SER, de verdad te digo, dejo amigos por todos lados, yo he sido muy feliz en la SER, que nadie pueda interpretar que yo me voy mal, porque al revés, he sido muy feliz y me ha costado mucho dejarlo, ha sido una decisión muy difícil, pero la oferta personal y económica es prácticamente imposible de igualar. Empezaremos el 1 de octubre, pero estoy muy feliz y con muchas ganas de empezar.

Radio, televisión, prensa ¿dónde te encuentras más cómodo?

Sin ninguna duda, la televisión. Yo soy un hombre de tele. Voy a colaborar con la COPE, he colaborado muchos años en el As, llevo mucho tiempo, pero me considero de tele. Los tres medios tienen sus dificultades pero creo, sinceramente, y lo digo honestamente convencido, que hacer buena tele es lo más difícil que hay en el periodismo deportivo. No hacer tele, hacer buena tele. Hacer tele puede ser fácil, pero hacer buena tele es realmente muy complicado. También es cierto que yo empecé en la tele, es donde soy más feliz. Voy a ser muy feliz en la COPE, me encanta escribir en el As, pero la felicidad profesional y personal de presentar Fiebre Maldini es incomparable.

"Creo que lo más difícil en el periodismo es hacer buena televisión; no solo televisión, buena televisión"

Hablas de hacer buena tele, como la que tú haces ¿cómo ves la tele que se hace fuera de los canales de pago, que además está contagiando a todo el periodismo deportivo? Hablo de las tertulias nocturnas fundamentalmente, pero también de programas como Deportes Cuatro donde tú has colaborado.

Esta temporada ya no voy a participar en Los Manolos porque tengo exclusividad absoluta con MoviStar +. Sé a lo que te refieres. Yo respeto mucho las tertulias nocturnas, creo que es una forma de hacer periodismo también que te puede gustar más o menos. A mí no me gusta mucho, porque creo que no profundiza realmente en lo que me interesa del fútbol, pero parto de la base que hay muchos aficionados a los que les gusta el fútbol por puro divertimento, y es divertido también. Yo busco analizarlo más en profundidad, pero yo de vez en cuando llego a casa, pongo alguna un rato y la veo porque al final sí que es entretenimiento, y la tele también es eso. No es un producto para mí, pero entiendo que haya mucha gente que lo consuma, porque es fácil de consumir, no te obliga a mucho.

Comentas muchos partidos, es una de las bases de tu trabajo ¿tienes algún tipo de título de entrenador o director deportivo? Más allá de tu amplio conocimiento del fútbol internacional, que es obvio.

Yo nunca he hecho un curso de estos, aunque he podido ser director deportivo de algunos equipos de primera división, pero no me terminó de interesar. Lo que sí he tenido es un bagaje muy amplio de hablar con entrenadores, con futbolistas… con todo tipo de entrenadores de muchos países. De tanto hablar con ellos creo que al final sí tengo ese bagaje, de saber lo que piensa el entrenador en cada momento. Creo que realmente ser un buen analista, y esta es una pregunta que me han hecho muchas veces, no tiene nada que ver con haber jugado profesionalmente. Eso no quita que, si yo hubiese sido un futbolista de élite, preparándome como me preparo, fuese mejor de lo que soy, pero creo que no es imprescindible para ser comentarista. Otra cosa es que también haya grandes comentaristas que han sido jugadores de élite. Hay que comunicar, no lo olvidemos, somos comunicadores y puedes saber mucho de algo pero no saber comunicarlo. Una vez se tiene eso, hay que tener una base amplia de conocimiento de los jugadores y los equipos que comentas. Y eso se consigue viendo muchos partidos de cada equipo, porque cuando los conoces bien ya rápidamente sabes lo que están haciendo bien, lo que están haciendo mal y te puedes anticipar un poco. Cuando conoces a un jugador de otras etapas de su carrera entiendes por qué ha cambiado de posición o por qué está peor un año que otro… eso no te lo da haber jugado, solo te lo da el conocimiento de los equipos que estás comentando. Eso y saber comunicar.

¿Tienes relaciones con clubes? Te piden cintas, archivos…

Lo de dar cintas hice hace años, cuando no había Internet y no había acceso. Hablaba con clubes, mandaba partidos… Ahora ya no tanto, porque no tengo tanto tiempo para eso y yo creo que en ese sentido los clubes tienen más acceso que antes. Lo que sí hago es hablar con amigos de fútbol, con directores deportivos y entrenadores, que me llaman para preguntarme por jugadores, para recabar una opinión más de las muchas que tienen. Cuando hablas con alguien de fútbol salen nombres y das tu opinión, al final luego lo fichan o no, pero no porque lo diga yo, sino como una opinión más. Eso sí me pasa con frecuencia.

"Hablo con entrenadores y directores deportivos sobre jugadores, me piden una opinión más de las muchas que tienen"

Ahora que te vas ¿Has tenido algún problema con el As, por aquello de que son la misma empresa?

No, la verdad es que no. Lo hablé con Relaño en su momento, que es el director y el que quiere que siga. Hoy me he tirado seis horas escribiendo para el As [ríe]. Relaño, como director que es, piensa en lo mejor para el periódico, y no ha habido problema y estoy convencido de que no lo habrá.

En el Plus estáis en un proceso de cambio, con la llegada de Movistar ¿lo notas?

Ha cambiado en lo que respecta a la redacción porque hay mucha más gente. Como hay más programas han fichado a gente nueva porque se hacen programas nuevos como un informativo de mañana y tarde. Afortunadamente hemos podido dar trabajo a gente muy buena que lamentablemente no lo tenía. En lo que respecta a mí en concreto no ha cambiado gran cosa, solo que este año voy a hacer El Partidazo de primera división con Robin y con Carlos. Eso no es consecuencia de Movistar+, creo. Se ha tomado esa decisión y yo estoy encantado de hacerlo, para mí es un privilegio. Ya hice con ellos el Mundial de 2010 y volver a compartir micro con ellos es una pasada. Lo demás sigue igual.

Hace poco hablaba con Ernest Riveras sobre la fama que tiene el Plus de hacer buena televisión y él decía que, siendo cierto, en los últimos años algo había caído por las estrecheces presupuestarias ¿Puede la entrada de Telefónica dar un empuje y recobrar la calidad de antes?

Sí, estoy convencido de que la llegada de Telefónica va a dar una inyección magnífica. Ya lo estamos viendo y va a mejorar todo, lo más importante, lo que queremos que mejore, es hacer buena tele, que la gente que nos vea lo valore, porque al fin y al cabo somos una televisión de pago y es importante que los abonados paguen con gusto y vean tele bien hecha. Nosotros realmente no competimos en audiencia, nuestra intención es hacer televisión para la gente que paga, que sepan que ese dinero que invierten en vernos está bien pagado. Es como cuando vas a fútbol y pagas por ver a Messi, ha merecido la pena. Nosotros pretendemos devolver lo que pagan por el abono, es lo que hemos hecho muchos años y vamos a seguir haciendo. Hacemos una tele distinta, de mucho nivel, para que el dinero sea bien empleado.

Hay una conversación entre periodistas que se repite mucho, que es la posibilidad de que programas como el tuyo o como Informe Robinson tuviesen cabida en televisiones comerciales. Hay opiniones para todos los gustos ¿tú que crees?

En el caso de Fiebre Maldini tengo claro que sería muy difícil. Nosotros hacemos un programa que no es para el aficionado medio. Es un sector amplio, pero no el más amplio y entiendo que en abierto un partido del Ajax de los ochenta tiene una capacidad didáctica magnífica y es un producto que a mí me gusta mucho, pero al gran público, para las audiencias y la publicidad, sería difícil. En el caso de Informe Robinson yo pienso que sí podría, creo que es el mejor programa que se hace en esta casa sin duda. El nuestro, que es más especialista, costaría más. Sería cuestión de verlo, pero no se va a dar el caso porque lo hacemos encantados aquí y espero que siga así muchos años.

"Sería muy difícil pensar en Fiebre Maldini en abierto; hacemos un producto que no es para el aficionado medio"

Por estas entrevistas ya han pasado Nico Abad y Antoni Daimiel. Ambos fueron compañeros de piso tuyos ¿cómo era esa casa? Todos habéis terminado siendo prominentes en los medios.

Fuemos una buena generación de periodistas la nuestra. Cuando empezó Canal+, gracias a Alfredo Relaño, que tenía un gran talento para educarnos en esto, crecimos en el mismo sitio y en ese sentido nos hicieron crecer. Es verdad que vivimos juntos, en una casa cerca del aeropuerto. Hay muchas anécdotas, recuerdo el Mundial 94, cuando nos juntábamos para ver los partidos, y luego no nos veíamos tanto porque teníamos cada uno nuestras historias, pero claro que hay muchos recuerdos, de las fiestas que montábamos también de vez en cuando. Somos muy amigos, a Nico lo veo menos porque nos ha separado un poco más el trabajo, pero a Antoni, que trabaja en Movistar+, lo veo muchísimo.

También has hecho mucha publicidad, sobre todo de casas de apuestas ¿te ha supuesto un problema en algún momento?

Yo siempre que tengo una oferta miro muy bien qué tipo de publicidad es. El tema de las apuestas, que ahora he vuelto a hacerlo con Betfair, es algo que tiene mucho que ver con el fútbol, de hecho el Madrid ha llevado Bwin en la camiseta. Las apuestas y el fútbol van muy unidas, y creo que en ese sentido podía aportar bastante, dando algunos pronósticos. No he tenido conciencia sobre ese tema. He renunciado a otras publicidades, de cosas que creo que no iba acorde con mi perfil, pero en este caso siempre me he sentido cómodo. Y realmente no he tenido feedback negativo. Es verdad que, por ejemplo, en Twitter, donde tengo más de 700.000 seguidores, siempre hay alguno que te dice, pero ha sido algo muy pequeño y poco significativo.

Hablando de redes sociales ¿cómo te manejas con ellas? ¿para qué te sirven?

Hay que saber utilizarlo muy bien, emplearlo y explotarlo muy bien. Yo gracias a Twitter he conocido a gente muy interesante, grandes aficionados al fútbol no solo en España sino en el mundo. Hablo habitualmente con aficionados de fuera, porque yo tampoco puedo pretender conocer mejor al Alianza de Lima que un hincha del Alianza de Lima que viva en Lima. Eso es imposible. Yo de vez en cuando pregunto a la gente. Eso es la parte bonita. También he conocido a periodistas con los que luego he coincidido en los mundiales o eurocopas. También hay una parte negativa, somos gente conocida, nos exponemos públicamente y la gente utiliza Twitter para insultarnos o para intentar llamar la atención. Eso se combate no haciendo ni caso. He conseguido una cosa que mucha gente dice que es difícil, mi cerebro cuando lee algo de eso no lo toma en cuenta, no me afecta nada, es como oír llover. No afecta en lo más mínimo a mi trabajo. Las críticas hay que saber de quién vienen, yo sé cuando leo un tuit si me interesa o no su crítica, porque sé la intención con la que va o si va a provocar. Mi cerebro las aparta, tengo un cerebro selectivo hacia eso. Por supuesto pongo las opiniones que yo creo con respeto sin importar lo más mínimo. Yo siempre pienso que, con 700.000 seguidores, un tanto por ciento muy pequeño, que es lo que realmente es esa gente, puede ser de 500 personas o así, va a ser así. Si te pones a pensar, no es nada.

"No puede ser que haya chavales que sepan todo del Lekhwiya de Qatar y no conozcan el PSG o la Juve, es una deformación peligrosa"

Tú empezaste con el fútbol internacional, pero ahora hay cientos de jóvenes periodistas cuya primera opción es hacer fútbol internacional ¿no es un poco extraño? ¿te consideras el padre de esta tendencia?

Sí, me considero el pionero, más que el padre, eso es así. También hay que tener en cuenta que cada vez es mucho más accesible el fútbol internacional, hoy vas en el metro y escuchas conversaciones a los chavales sobre la Juventus, o sobre el PSG… antes era impensable. Lo que sí percibo es algo peligroso, entre comillas, con lo que hay que tener cuidado. Hay que intentar que tanta información no afecte a la buena formación. No puede ser que haya un chaval que lo sepa todo sobre la liga belga pero que no conozca a la Juve o que no sepa la historia del Anderlecht, que no sepa que fue un equipo importante en los 70 o quien fue Michel Preud'homme o Ludo Coeck. Tiene que haber primero una formación para poder asimilar tal cantidad de información. No es normal que haya un especialista en la Champions League asiática y que conozca al dedillo al Lekhwiya de Qatar o al Seognam de Corea pero que no conozca al PSG o la Juve. Creo que es una deformación peligrosa que yo sí percibo, una cosa es que seas un apasionado del fútbol internacional y otra es que te interese más la Champions de Asia que la de Europa, no puede ser que tú veas partidos de la Champions de Asia y no la de Europa porque pierdes la perspectiva completamente. Eso es un error muy grave que sí veo.

Has hecho mundiales y eurocopas ¿cuál es el momento profesional que más te ha llenado?

Aunque he tenido el privilegio de comentar en la tele, en el estadio, los tres títulos de España, no hay nada comparable a comentar un Mundial, el de 2006, con Maradona. Nada ni que se acerque, ni el gol de Iniesta ni nada. Comentar para la tele en la que llevas trabajando 20 años el gol que da el título del mundo a España es algo inolvidable, pero no es ni comparable para mí a comentar junto a Maradona. Él era mi referente, yo me enamoré del fútbol por Maradona y ha sido casi como un semidios en todos los sentidos. Y ya no es encontrártelo un día por la calle y pedirle un autógrafo, sino compartir con él durante un mes un trabajo y estar con él y analizar los partidos con él. Es algo que no podía ni imaginar y creo que es imposible de repetir.

¿Cómo es convivir con Maradona? Porque como jugador, enorme, pero personalmente no es sencillo.

Era difícil, no personalmente para mí, porque conecté con él rápido, porque vio en mí lo que soy, un apasionado del fútbol y eso lo vio pronto y me llamaba para hablar de los rivales de España y de fútbol y demás. Yo tenía una relación un poco distinta a lo habitual, pero era muy difícil, porque ser Maradona es muy difícil. Tenía tal cantidad de gente alrededor y de compromisos permanentes que él vive en su mundo. Percibí que el mundo de Maradona era uno imposible de soportar, primero para él. Era muy complicado. Para mí fue algo inolvidable pero, viéndolo en perspectiva, el productor que teníamos dedicado exclusivamente para él, pasó el peor mes de su vida. Eran todo problemas, pero no porque los diera Maradona conscientemente, sino porque los da el personaje Maradona. Todo lo que le rodea a él, no puede ir al campo de fútbol como voy yo, no puede atravesar una grada, no puede ir andando a un estadio porque se produce un problema de orden público. Había que llevarle en coches con cristales tintados hasta la puerta, con el problema añadido de seguridad y de los controles… igual que le pasará a un primer ministro o a un presidente, el problema no es él sino quien es.

"El productor que teníamos exclusivamente para Maradona en 2006 pasó el peor mes de su vida; ser Maradona es muy difícil"

No mucho después de aquello fue seleccionador argentino. Sabiendo bien como es él ¿no te sorprendió mucho que Argentina optase por él para ese puesto?

Cuando me decía en 2006 que iba a ser seleccionador argentino pronto yo no me lo creía. No le decía que no, claro, pero tampoco me lo creía y me sorprendió mucho cuando le nombraron. Yo creo que Argentina buscó en Maradona como seleccionador a la persona que cualquier cosa que diga los jugadores se van a quedar con la boca abierta, por ser él quien es, pero eso al final con jugadores de élite no dura mucho. A mí me ha dado mucha pena que Maradona se haya humanizado de alguna forma, porque al ser entrenador terminas siendo uno más y es un poco decepcionante. Él es un enamorado del fútbol, hablando con él te das cuenta, y es una persona a la que le ha costado mucho dejar el fútbol, porque no puede vivir sin futbol. Quería ser entrenador para seguir unido.

En 25 años analizando fútbol te habrá pasado ¿recuerdas algún fallo de análisis, de jugadores que pensases que eran un bluff y luego saliesen bien o al revés?

Sí, pasa claro. Por ejemplo la primera vez que vi a Falcao con la sub17 de Colombia, que no jugaba de nueve sino más en banda, no me pareció tanto para lo que luego fue. Ese era un caso claro. Porque luego la primera vez que ves a Messi en directo te das cuenta de que es un crack, pero con Falcao si es llamativo. Al revés pasa también, yo recuerdo un colombiano que se llamaba Ciciliano, al que vi en una copa América sub 17 en el 93, que me llegaban los vídeos desde Colombia. Tú fíjate, una copa América sub 17, que aquí no sabía ni que se jugaba eso. Le vi y me encantó, en un torneo que jugaba Ronaldo con Brasil y luego al final no cuajó, no fue la estrella que parecía.

No sé si quieres añadir algo más,

Me considero un privilegiado en la vida, no todo el mundo puede decir lo mismo, pero trabajar en lo que te apasiona, ganarte la vida con esto es un privilegio incomparable. Es una pasada y hace que trabajes casi sin darte cuenta.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba