Deportes

La Guerra de Francia: neonazis, xenófobos y radicales convierten la Eurocopa en una cruenta batalla campal

La ampliación del número de participantes en la Eurocopa ha abierto las puertas del torneo a un gran número de países del Este con grupos Ultras muy violentos y con demasiadas cuentas pendientes entre sí.

  • En Marsella, los hooligans rusos tenían preparada una emboscada contra los ingleses.
    En Marsella, los hooligans rusos tenían preparada una emboscada contra los ingleses. EFE
  • Rusos y polacos ya protagonizaron una pelea pactada antes de entrar en Francia.
    Rusos y polacos ya protagonizaron una pelea pactada antes de entrar en Francia. EFE
  • Los ultras húngaros viajando hacia la Eurocopa con sus bengalas preparadas.
    Los ultras húngaros viajando hacia la Eurocopa con sus bengalas preparadas. EFE
  • Los hooligans ingleses volvieron a aterrorizar Marsella.
    Los hooligans ingleses volvieron a aterrorizar Marsella. EFE
  • La policía asiste a un aficionado británico herido.
    La policía asiste a un aficionado británico herido. EFE
  • Los brutales entrenamientos de los hooligans rusos entre sí.
    Los brutales entrenamientos de los hooligans rusos entre sí. EFE
  • Uno de los detenidos en Marsella durante el Mundial de 1998.
    Uno de los detenidos en Marsella durante el Mundial de 1998. EFE
  • Eslovacos e ingleses, con muchas cuentas pendientes desde 2004.
    Eslovacos e ingleses, con muchas cuentas pendientes desde 2004. EFE
  • Ya en la Eurocopa de 1984 los hooligans protagonizaron terribles incidentes en París.
    Ya en la Eurocopa de 1984 los hooligans protagonizaron terribles incidentes en París. EFE
  • Los hinchas ingleses queman banderas de Túnez antes del partido que les enfrentaría en 1998.
    Los hinchas ingleses queman banderas de Túnez antes del partido que les enfrentaría en 1998. EFE

Las peleas se organizan a las afueras de la ciudad, habitualmente en descampados, en bosques o a las orillas de alguna carretera. El motivo de alejarse de la civilización es evitar así el control policial y las cámaras de seguridad. Los propios organizadores son los encargados de grabar los combates, para posteriormente encontrar las fortalezas y debilidades de los grupos combatientes. Previamente se fijan una serie de reglas entre las que la más importante es que la lucha sea cuerpo a cuerpo: nada de armas. Una vez que todo está en orden, cientos de hooligans con una estricta preparación física y amplios conocimientos en artes marciales comienzan una verdadera batalla campal, que, bajo la careta del fútbol enmascara profundos motivos políticos. Ni siquiera a David Fincher se le ocurrió someter a tal locura a Brad Pitt, Edward Norton y compañía en su célebre 'El Club de la Lucha'.

Decía George Orwell que el fútbol internacional no tiene nada que ver con el juego limpio. Que más bien está ligado con el odio, los celos, la jactancia y el placer sádico de presenciar la violencia. Es como la guerra pero sin los tiros. La ampliación de la Eurocopa de Francia de 16 a 24 equipos no solo ha tenido el efecto de que algunas selecciones poco potentes han disminuido el nivel futbolístico del torneo, sino que además ha abierto la puerta a una multitud de países del Este poco acostumbrados a estos eventos, muy violentos y, lo que es peor, con muchas cuentas pendientes entre sí.

No había comenzado la Eurocopa, pero los violentos ya estaban dispuestos a arruinarla. Como ya pasase hace 18 años, cuando en Francia lo que se celebró fue el Mundial, los hooligans ingleses aterrizaban en Marsella y desde el inicio comenzaban las hostilidades. Insultos a personas árabes, sillas que volaban y quema de banderas tunecinas. En 1998 los disturbios duraron tres días y dejaron más de 100 detenidos, pero estos nuevo ultras británicos no son como los de hace dos décadas: no están en forma, beben hasta perder el sentido, van armados y, lo más importante, no están acostumbrados a combatir.

Y eso es precisamente lo que más enerva a los hooligans rusos. Consideran que sus hinchas matriz se han desnaturalizado y, en cierto modo, han traicionado a su forma de vida. Por eso los rusos los odian. Cuando éstos llegaron a Marsella llegaron a un pacto de no agresión con los ingleses para combatir unidos contra los hooligans locales, defensores de los árabes. Pero esa alianza pronto se terminó cuando los rusos también comenzaron a golpear a los ingleses, desatando el terror por la ciudad con unos ataques de 300 hombres organizados más bien como un comando militar que como un grupo de aficionados al fútbol. Y las amenazas de la UEFA no les quitan el sueño, ya que ellos, como ellos afirman: "los ingleses siempre dicen que son los únicos hooligans. Hemos venido aquí ha demostrar que son unas niñas".

El grupo B, foco de violencia

Desgraciadamente, el viacrucis de los ingleses no acaba aquí. Ya el pasado jueves, con ocasión del Gales-Inglaterra, los hooligans volvieron a ser atacados por hinchas galeses provocando incidentes de menor categoría. Solo un preludio de lo que les espera. El último partido de este auténtico grupo de la muerte les enfrentará a Eslovaquia, otra selección del Este que se ha visto beneficiada del nuevo formato del torneo y que tiene muchas cuentas pendientes con los hooligans. Concretamente de 2004, cuando durante un choque de eliminatorias para la Eurocopa entre ambas selecciones dos ingleses resultaron muertos en Bratislava después de enfrentamientos físicos entre sendas aficiones. Los Yellow Green Hearts, extremistas eslovacos del Zilina, ya preparan una auténtica "caza del inglés" en Saint-Étienne en la que "el fútbol serásolo una excusa".

Pero no todo se reduce a Inglaterra y sus malas relaciones. De hecho, apenas hemos empezado a tratar la nómina de aficiones ultras que ya están en Francia, o bien están a punto de desembarcar en el torneo.  De Alemania también ha llegado su propia delegación de radicales. Muy jóvenes y con ideologías de extrema derecha, se han paseado por Lille  con esvásticas, brazos en alto en clara alusión al nazismo y cántitos xenófobos e islamófobos. 18 de ellos fueron detenidos en Dresde con banderas del imperio prusiano cuando trataban de cruzar la frontera que separa su país de Francia.

Por su parte, los polacos tampoco se quedan atrás. Ya organizaron una pelea pactada con los rusos antes de entrar en Francia, y posteriormente atacaron a los aficionados de Irlanda del Norte poco antes del debut de ambas selecciones en el torneo. Nacionalismo, antisemitismo y repulsa de las ideologías de izquierdas, sus señas de identidad son muy parecidas a las de los alemanes, pero las evidentes connotaciones históricas hacían del Polonia-Alemania del pasado jueves uno de los partidos más temidos por la organización.

Rusia-Ucrania, el partido más temido

Sin embargo, había un posible partido especialmente temido por la UEFA, un eventual Ucrania-Rusia en Octavos de Final. Tanto temen los organizadores este posible enfrentamiento con tantas y tan recientes cuentas pendientes que ya adulteraron el sorteo original para impedir que estos malos vecinos pudiesen enfrentarse en la primera ronda. Pero algo se les pasó: el azar unió el destino de ambos grupos en la segunda ronda del torneo, que además es eliminatoria, por lo que un enfrentamiento entre rusos y ucranianos era bastante probable. El mal desenvolvimiento de ambos conjuntos ya ha descartado esa posibilidad y, aunque aún podría darse el enfrentamiento en posteriores ronda, es poco probable que ambos superen sus choques previos.

El partido que la UEFA sí que tendrá que afrontar será el Polonia-Ucrania de la tercera jornada de fase de grupos que se disputará en el Vélodrome de Marsella el próximo martes. Los ucranianos han desplazado ultras neofascistas e incluso veteranos de la guerra con Rusia. Ya protagonizaron algunos incidentes con los alemanes en la previa que enfrentó a ambos partidos, y el riesgo de fuertes choques con los radicales polacos es alto.

La prueba de que en todos estos enfrentamientos poco importa el fútbol es la anunciada llegada de nacionalistas serbios, pese a que Serbia no se clasificó para la Eurocopa. El único objetivo sería atacar a los radicales albanos, país con el que les enfrenta un fuerte conflicto político y bélico desde La Guerra de Kosovo, en la que Albania se independizó de la antigua Yugoslavia. Los últimos combatientes de esta especie de guerra callejera son los húngaros. Después de 30 años, Hungría regresa a una Eurocopa, y con ellos llegan sus ultras. Con cánticos en contra de los gitanos de su país vecino Rumanía y a homenajes a generales húngaros de extrema derecha, además los húngaros ya protagonizaron incidentes homófobos en el choque que enfrentó a su selección con la de Austria, y en la que mostraron pancartas ridiculizando a la artista austriaca Conchita Wurst.

Se espera que ataquen a los ultras rumanos en el Rumania-Albania de la tercera jornada de la fase de grupos que se disputará en Lyon. Los rumanos, de hecho, se podría decir que son los ultras más peligrosos del torneo. No por ser especialmente violentos, sino porque sus ideologías y procedencias están tan mezcladas que ya han protagonizado varios altercados y peleas entre ellos mismos, por las que fueron detenidos hasta nueve de sus miembros en París.

Francia, con un largo bagaje de incidentes

Lo cierto es que debido a su gran mezcla racial, Francia es un país acostumbrado a la congregación de hooligans racistas y violentos en sus torneos. En 1984 el país galo ya organizó una Eurocopa que terminó ganando y en la que los aficionados ingleses causaron destrozos innumerables por París. El equipo local eliminó a Inglaterra por dos goles a cero y eso desató la ira de los hooligans, que causaron daños en la capital francesa de más de 200 millones de pesetas. Peleas en las gradas, coches destrozados y decenas de aficionados ingleses detenidos por las autoridades francesas fueron el resultado. Ese mismo año, en la final de la Copa de la UEFA, un aficionado del Tottenham inglés había fallecido de un disparo y más de 200 fueron detenidos. También los radicales alemanes de Alemania Occidental protagonizaron incidentes racistas con los hinchas de Portugal en los momentos previos al partido que les enfrentó a ambos. Los alemanes fueron detenidos y deportados a su país ese mismo día gracias a una ley especial aprobada por el Parlamento francés antes del torneo.

En 1998 Francia volvió a organizar el Mundial de fútbol de la FIFA y de nuevo Marsella volvió a ser el principal foco de violencia por los enfretamientos entre los hooligans ingleses y los aficionados tunecinos en la previa del Inglaterra-Túnez de la fase de grupos, que dejaron un bagaje de más de 100 heridos y 150 detenidos. Nuevamente los alemanes fueron los segundos protagonistas, al provocar fuertes altercados con la policía parisina antes del enfrentamiento de su selección contra Estados Unidos. Un trasfondo de odio, xenofobia y racismo que sigue acompañando a los ultras del fútbol europeo más de 30 años después de los primeros incidentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba