LIGA DE CAMPEONES

La pegada salva al Madrid ante su naufragio defensivo en Lisboa

Un gol de Varane y otro de Benzema le clasifican para los octavos de Champions en un partido en el que pudo empatar y del que se fueron lesionados Marcelo y Bale.

Pugna por un balón.
Pugna por un balón. EFE

El Real Madrid es una navaja suiza. Tiene mil recursos en ataque, todos útiles. Desde la pegada de Cristiano a la velocidad de Bale, el talento de Isco o el poderío en los balones parados. Este último permitió a los de Zidane adelantarse en Lisboa a la salida de un córner. Uno de los cinco que lanzaron en el primer asalto, en los que alternó centros al área y saques en corto. Todos los que sacó en largo los remató. Y el de francés llegó tras un mal remate de Cristiano, que el central rebañó a la red.

Pero el partido no fue cómodo para los morados. Martin creó muchísimos problemas desde la derecha del ataque del Sporting. Y Keylor salvó al Real Madrid con una magnífica intervención tras un regalo de Sergio Ramos sacando la pelota. Sin estar fino, el equipo dio la sensación de estar cómodo con un Cristiano más lúdico y filigranero de lo habitual. Con más ritmo que área, el primer tiempo terminó con el Real Madrid sacando rentabilidad de su efectividad ofensiva.

La segunda parte comenzó con una noticia alarmante. En una carrera, Marcelo se fue al suelo llevándose la mano a su pierna derecha, en lo que parecía una rotura fibrilar. Finalmente parecía un problema de talón y el brasileño regresó al campo. Pero Jorge Jesús había cargado el juego del equipo por el lateral de Marcelo, donde Martin desequilibraba una y otra vez. El Sporting llegaba mucho y con peligro al área de Keylor. Eran momentos difíciles.

Con Marcelo renqueante, Bale se llevó un golpe en su tobillo que le dejó tocado. La banda izquierda del Madrid era una autopista con los dos tocados. Asensio sustituyó a Bale buscando equilibrar una medular que tenían perdida los de Zizou. La salida oxigenó al equipo, pero el Sporting proponía un partido de ida y vuelta y al Madrid le pesaban aún las piernas por la exigencia del derbi. Un partido abierto.

Coentrao sustituyó a Marcelo en un cambio trascendental porque minutos después el luso cometía un penalti inocente tras una mano. Adrián Silva anotaba el empate a falta de diez minutos. Una igualada justa, a juzgar por los méritos, pero inoportuna por un demérito de un futbolista que dejó de serlo hace mucho.

Y cuando el partido tocaba a su fin, la navaja suiza de Zidane volvió a ofrecer una solución inesperada. Centro de Ramos y remate de Benzema que sentenciaba el partido y sellaba el pase del Real Madrid a octavos. Ahora debe ganar en el Bernabéu al peligroso Dortmund para ser primero.

Ver más ...



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba