Liga Santander

Conquista con los suplentes lo que (casi) no supiste ganar con los titulares

Nacho, Asensio, Morata, Lucas y James, en plena celebración.
Nacho, Asensio, Morata, Lucas y James, en plena celebración. EFE

No es Boabdil, pero una reinterpretación de la histórica frase que la sultana Aixa pronunció en Granada casa a la perfección con el relato de la segunda unidad merengue, que volvió a desplegarse con éxito. El Real Madrid sigue dependiendo de sí mismo para proclamarse campeón de Liga después de vencer con claridad (0-4) a un alicaído Granada en Los Cármenes y los menos habituales del plantel blanco vuelven a lucir músculo.

Dos goles del colombiano James Rodríguez y otros dos de Álvaro Morata en el primer tiempo dejaron el choque ya sentenciado al descanso. Los visitantes salieron con tanta prisa por cerrar su compromiso y pinchar el globo de los culés que se pegaban mínimamente esperanzados al transistor que la segunda parte, aun con ocasiones de ambos equipos, se jugó por pura inercia.

Zidane aprovechó la visita a un equipo andaluz ya descendido matemáticamente desde la pasada jornada para dar descanso a la mayoría de jugadores que utilizó en la ida de semifinales de la Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid. Sergio Ramos y el brasileño Casemiro fueron los únicos titulares el martes que repitieron este sábado y el equipo voló con los teóricos suplentes.

Tras el descanso, el Real Madrid bajó el pistón ante un Granada romo que contempló algún ensayo de Zidane, como jugar con Morata y el francés Karim Benzema juntos, un dúo Casemiro-Kovacic en la parcela ancha o, incluso, Coentrao correteando (y asistiendo) por la siniestra.

Danilo, Sergio Ramos por partida doble y Lucas Vázquez gozaron de ocasiones claras para marcar, mientras en el bando contrario el colombiano Adrián Ramos obligaba a Kiko Casilla, levemente inquietado también en las postrimerías por el voluntarioso canterano nazarí Entrena.

Terminó el fútbol al pie de Sierra Nevada, a la que no le queda mucha Primera División que contemplar a corto plazo. El grotesco Granada de Adams, un pelele ya en manos de cada rival que enfrenta, fue la piedra más inofensiva en el camino del Real Madrid hacia un más que presumible título de Liga. Titulares y, sobre todo, suplentes se lo están ganando a pulso.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba