Deportes

En el nombre de Luis Aragonés: el Atlético se cita con sus fantasmas alemanes para cumplir con su venganza

Charla de Simeone tras el último entrenamiento previo.
Charla de Simeone tras el último entrenamiento previo. EFE

La batalla del Allianz Arena va a tener mucho de fútbol pero también algo de espiritismo. De exorcización de fantasmas pasados. De una ouija en el 74 que liberó una maldición que el Atlético de Madrid quiere ahora enterrar. Para olvidar las pesadillas recurrentes de sus mayores en las noches de tormenta, los del 'Cholo' deberán salir vivos hoy de un combate que se antoja formidable.

Enfrente, el poder ofensivo casi obsceno de un Bayernde Múnich que ya no hace las funciones de espina dorsal de la selección alemana, como en aquella tarde de Heysel, pero que infunde idéntico temor. Un transatlántico deportivo para el que, quizá injustamente, parece un fracaso miserable todo lo que no derive en ser campeón de campeones en Europa.

El feudo bávaro, neumático infernal, será una olla en la que Guardiola intentará cocer a fuego lento al Atleti. Al igual que en la segunda parte de la ida, en la que arrinconaron a los colchoneros, los germanos se esmerarán en tejer una tela de araña con la pelota en la que los madrileños sean incapaces de no caer. A Simeone, astuto, le basta con el empate, pero no quiere correr el riesgo de que sus jugadores se abandonen a noventa minutos aculados contra Oblak. Pretende, si se presenta la ocasión, descerrajar ese zarpazo solitario que tantas veces le ha bastado para ganar la guerra a los puntos.

Con la ventaja del gol primoroso de Saúl Ñíguez en la reserva india, no es descartable que los rojiblancos se abonen al inicio apabullante que tantas veces ha desorientado a sus rivales europeos (y que le podría dar un tanto que sería venenoso para los muniqueses). Como red bajo la cuerda floja tendrá, como siempre, al sistema defensivo mejor calibrado del planeta. Ese en el que los soldados piden el cambio si notan que han flaqueado en una sola carrera hacia atrás.

Ninguno de sus 53 resultados en duelos oficiales de esta temporada eliminaría en Múnich al Atlético

Al plantel español le sonríe la estadística: ha vencido en sus últimos siete encuentros (los seis más recientes sin recibir ningún gol) y computa sólo cinco derrotas en sus 45 últimos partidos de competición. Añadamos, además, un dato abrumador para el optimismo: ninguno de sus 53 resultados en duelos oficiales de esta temporada, con sólo ocho derrotas, todas por sólo un tanto de diferencia, elimina al Atlético.

Simeone ha desplazado a toda su plantilla a Múnich (incluido el portugués Tiago, la única baja del equipo para el choque), donde recuperará a su líder defensivo, el uruguayo Diego Godín (queda saber si como compañero de Giménez o de Savic en la retaguardia), y a uno de sus futbolistas diferentes por desborde, velocidad y regate: el belga Yannick Carrasco. Los dos ya tienen el alta médica y luz verde para complicarle la vida al rival.

El Bayern llega al partido al borde de sentenciar el título de la Bundesliga, pero con algunas dudas con respecto a ciertas lagunas de juego mostradas. Pep Guardiola es consciente de ello, como lo muestra el hecho de que, inmediatamente después de la derrota en el Vicente Calderón, el de Santpedor dijera que las claves de la vuelta serían la solidez defensiva y la paciencia, recordando que sólo les hace falta un gol para forzar la prórroga.

El técnico catalán ya dispone del central Jerome Boateng, que ha regresado al verde (jugó 68 minutos en el empate ante el Borussia Mönchengladbach) y hay en la prensa germana quienes lo ven como titular esta noche. Sin embargo, Guardiola parece dudar, pues el sábado el defensa dejó claro que no tiene la forma necesaria para disputar noventa minutos. Arjen Robben volverá a ser baja (lesión en los abductores), mientras que Franck Ribery es duda por problemas de espalda.

Con respecto a la alineación del partido de ida, el cambio más probable es la inclusión del anárquico y heterodoxo Thomas Müller en el once inicial. El sustituido probablemente sea el francés Kingsley Coman, que sacrificaría así su estilo incisivo para dar paso a un futbolista con mucho gol y muy difícil de sujetar para los centrales rivales.

Más de 3.000 aficionados atléticos poblarán las calles de la capital del Isar invocando a Luis Aragonés. Muchos de ellos, herederos de un relato en el que el ogro Schwarzenbeck acababa con el final feliz del cuento belga. Ellos portarán ahora en las gradas rudas del Allianz Arena, como firmaría el mismísimo Clint Eastwood, las banderas de sus padres.

- Alineaciones probables:

Bayern de Múnich: Neuer, Lahm, Javi Martínez, Alaba, Bernat, Xabi Alonso, Vidal, Thiago, Douglas Costa, Müller y Lewandowski.

Atlético de Madrid: Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Filipe, Saúl, Gabi, Augusto, Koke, Griezmann y Fernando Torres.

Árbitro: Cüneyt Cakir (Turquía).

Estadio: Allianz Arena.

Hora: 20:45.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba