OPINIÓN

La independencia supondría la ruina económica de los catalanes

El déficit exterior son más de 13.000 millones de euros, es decir el 6,5 % del PIB de Cataluña. Multinacionales de alimentación y farmacia abandonarían la región al perder la oportunidad de abastecer al resto de España.

La independencia supondría la ruina económica de los catalanes.
La independencia supondría la ruina económica de los catalanes. EFE

Febrero de 2016. Carles se encuentra disfrutando de un “tallat” en su recién estrenado despacho como nuevo presidente de la Generalitat. Está leyendo el periódico, en concreto, una noticia que le llama mucho la atención: “el rey encarga a Pedro que intente formar gobierno”. En ese momento, un asistente interrumpe su lectura.

—Señor. El Vicepresidente Oriol solicita verle.

—Hágale pasar, por favor.

Oriol atraviesa la puerta del despacho y en su camino a la mesa, Carles observa sonriente que lleva una carpeta debajo del brazo.

—Bon dia Carles. ¿Has visto lo de Pedro? Esto puede ser positivo para nuestras intenciones.

—Bon dia. No sé que decirte, Oriol. Pedro es un tipo peligroso e imprevisible y sin duda intentará ser presidente, aunque es prácticamente imposible que forme gobierno, ya que necesita el apoyo de Albert y de Pablo, y esos dos se llevan a matar.

—Es cierto. Ya he dado instrucciones a Gabriel y a Joan para que amenicen la sesión de investidura que será movidita.

—Bien. Nosotros a lo nuestro. ¿Has traído los informes sobre las consecuencias económicas de una Cataluña independizada de España?

—Así es. Tengo los dos. El informe “cocinado” para presentarlo a la opinión pública, que ya ha sido revisado por la gente del Cercle Catalá de Negocis, y el informe real.

—Bien. Echemos un vistazo al informe real ¿Qué dice el sobre la relación con la Unión Europea? Aquí la ayuda que recibimos de Soros y sus tentáculos mediáticos está siendo espectacular.

—Parece que no lo suficiente, Carles. Hay varios países que vetarían con toda seguridad nuestro ingreso, que son Italia, Alemania, Bélgica y Hungría. Por lo tanto, se dejarían de aplicar todos los tratados referentes a libre circulación de personas y mercancías, además de salir irremediablemente del euro. Todo ello sin vías de solución a corto o medio plazo.

—¿Qué dice sobre la balanza comercial con el exterior?

— Nuestro déficit exterior son más de 13.000 millones de euros, es decir el 6,5 % del PIB de Cataluña. Multinacionales de alimentación y farmacia abandonarían la región al perder la oportunidad de abastecer al resto de España (su negocio supone entre el 50% y el 80% de sus ventas). A esto se sumaría la industria de la automoción (pieza clave en la región), todas ellas inducidas por estar sometidas a arancel sus exportaciones a la UE. Cataluña perdería unos 8.000 millones de euros sólo de estas tres industrias, y en el resto, siendo muy generosos, podríamos perder una cifra cercana al 3%. En total, la pérdida sería de unos 11.000 millones de euros, o el 5,5% del PIB, lo que conllevaría la destrucción de unos 200.000 empleos equivalentes a tiempo completo.

—Pero, nos queda el negocio con el resto de España…

—Esta balanza, al contrario que la exterior, es fuertemente excedentaria para Cataluña. De los veinte principales mercados de Cataluña, once son regiones españolas. Por ejemplo, Cataluña vende a Aragón más de lo que exporta a Francia o Alemania, y a Andalucía más que a toda Italia. Las “exportaciones” catalanas al resto de España ascienden a unos 61.000 millones de euros, y las “importaciones” a 43.000 millones, lo que representa un superávit enorme de 18.000 millones. No existe ninguna región en el mundo con esta posición tan dominante de un territorio respecto al resto de los componentes del país al que pertenece.

—¿Y que prevé el informe sobre esto?

—El superávit desparecería en gran parte porque no hay nada que produzca Cataluña que no pueda ser producido en el resto de España. La ruptura provocaría el efecto “rechazo” en la mayoría de los bienes salvo en los que gocen de posición dominante, que a largo plazo también verían reducida su venta por la aparición de competencia o productos sustitutivos. Se podrían reducir hasta un 70% de las ventas si la independencia es amistosa, o incluso hasta el 90% si no lo es. Esto significaría perder hasta el 30 % del PIB catalán.

—¿Qué pasaría con la deuda?

—Los acreedores tienen como garantía jurídica el territorio. La deuda grava el territorio del Estado. Compromete al viejo y al nuevo gobierno y es imposible repudiar la responsabilidad de las deudas de Estado. Los acreedores de la deuda pública conservan sus derechos a pesar de las transformaciones territoriales eventuales del estado deudor. Se basa en el hecho de que los territorios del Estado deudor han sacado provecho de los créditos que contrataron. Es el caso de Cataluña.

—¿Y todo eso que quiere decir?

—Pues que si la deuda pública total de España es de 1,54 billones de euros (no confundir con la deuda PDE según protocolo de déficit excesivo que es de 1,1 billones) y Cataluña representa el 18,9% del PIB de España, tendríamos que asumir una deuda de 291.000 millones de euros, a lo que se añaden unos 20.000 millones de deudas locales. Es decir, en total unos 311.000 millones, o el 148% de nuestro PIB.

—Suena escalofriante.

—Este es el problema más grave al que se enfrentaría la nueva Cataluña, ya que si no encontramos financiación por falta de confianza de crédito sin el paraguas del Banco Central Europeo nos llevaría irremediablemente a la suspensión de pagos.

—¿Qué hay de la deuda privada?

—Las empresas catalanas deben 321.000 millones y las familias 102.000 millones. Al salir del euro, nuestra nueva moneda se devaluaría de inmediato al menos un 30% y eso sería desastroso para empresas y familias por la drástica depreciación de sus patrimonios y el mantenimiento de la deuda contraída en euros con las entidades de crédito.

—¿Qué será de nuestros pensionistas?

—Cataluña tiene un gasto en pensiones de más de 23.000 millones anuales. Los ingresos ascienden a 18.195 millones, lo que representa un déficit de unos 5.000 millones de euros. Ahora el déficit se cubre con la emisión de deuda pública gracias a la barra libre del BCE. En una Cataluña independiente eso sería imposible porque ni habría BCE ni los mercados nos prestarían un euro por las razones de riesgo antes expuestas. Por lo tanto, los 1,68 millones de jubilados catalanes perderían como mínimo el 21 % del valor de sus pensiones.

—¿Cuáles son las conclusiones finales del informe?

—Cataluña perdería un 29,7% del PIB por la caída del comercio exterior. La nueva moneda catalana se devaluaría como mínimo un 30% respecto al euro, lo que llevaría la deuda pública al 200% del PIB, provocaría la suspensión de pagos por falta de financiación y llevaría al colapso financiero a las familias y empresas endeudadas en euros. Además, se destruirían más de 200.000 empleos a tiempo completo. Las dificultades de financiación por la imposibilidad de seguir financiando la inversión en Cataluña con el ahorro captado en el resto de España vía CaixaBank y Sabadell, la fuga de depósitos en euros, el cierre de la compra de deuda por parte del BCE y la no captación de fondos de los mercados externos por la dramática situación de endeudamiento, colapsarían aún más la economía catalana en una cifra que necesita un análisis pormenorizado ulterior. Los pensionistas perderían de inmediato más de un 20% de sus pensiones, al igual que los sueldos de los empleados públicos, que obviamente no podrían mantenerse.

—Muchas gracias Oriol. Este informe no debe ver la luz bajo ningún concepto. Dile a los del Cercle que circulen el “cocinado” por los medios afines, que lo envíen a las cancillerías y que avisen a George que el tema de la Unión Europea está estancado. Necesitaremos la ayuda del borrachín de Jean Claude antes del referéndum.

—Muy bien Carles. De Soraya y Cristóbal ya me encargo yo.

PD: Hoy les dedico el tema “Danger Zone” de Kenny Loggins

https://youtu.be/siwpn14IE7E


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba