OPINIÓN

El Partido Popular vuelve a traicionar a Ciudadanos, ¿hasta cuándo?

Una cosa es fiscalizar al gobierno desde una oposición responsable, y otra muy distinta es consentir las tomaduras de pelo del Partido Popular.

El Partido Popular vuelve a traicionar a Ciudadanos, ¿hasta cuándo?
El Partido Popular vuelve a traicionar a Ciudadanos, ¿hasta cuándo? EFE

El golpe de estado que se está perpetrando en Cataluña, del que Rajoy se “ha dado a la fuga” en otro acto de cobardía patológica, acapara toda la atención mediática, hasta el punto de haber dejado en el más absoluto ostracismo algunos hechos políticos muy relevantes ocurridos en los últimos días, y en los que mi partido ha tenido especial protagonismo, ya que afecta a nuestros pactos de investidura con las dos organizaciones más corruptas de España (junto con los separatistas catalanes). Me estoy refiriendo a los pactos con el Partido Popular madrileño y con el partido socialista andaluz.

El primer teatro de operaciones al que haré mención es Andalucía, donde nos encontramos con una de cal y otra de arena.

Por un lado, los habitantes de la región que hereden o reciban (familiares directos) hasta un millón de euros se librarán del infame, injusto y discriminatorio impuesto de sucesiones y donaciones a partir del 1 de enero de 2018, gracias a la exigencia de Ciudadanos a Susana Diaz a cambio de proporcionarle su apoyo en la aprobación de los presupuestos regionales, así como garantizar cierta estabilidad de gobierno hasta el fin de la legislatura.

La de arena ha sido, una vez más, la total incapacidad para acabar, o al menos reducir considerablemente, la desmesurada industria política socialista que lleva devastando la región

Honestamente, debo reconocer que hechos como este son los que esperan nuestros votantes, ya que esto sí es un cambio relevante que afecta al 95% de los andaluces y puede sentar un precedente para el resto de España. También hay que añadir la consecución de una rebaja de dos puntos en el IRPF.

Lamentablemente, la de arena ha sido, una vez más, la total incapacidad para acabar, o al menos reducir considerablemente, la desmesurada industria política socialista que lleva devastando la región cuarenta años, donde la trama corrupta socialista seguirá campando a sus anchas.

El segundo teatro político dónde han ocurrido hechos relevantes ha sido la Comunidad de Madrid. Desgraciadamente, aquí las toneladas de arena inundan el escenario político.

Los diecisiete diputados de Ciudadanos contemplaban atónitos cómo el Partido Popular votaba en contra de una bajada del tramo autonómico del IRPF

El pasado viernes concluyó el debate del estado de la Región de Madrid. En dicho debate, los diecisiete diputados de Ciudadanos contemplaban atónitos cómo el Partido Popular votaba en contra de una bajada del tramo autonómico del IRPF, y lo que es más grave, votó en contra, con todo descaro, de realizar una reforma del Estatuto de Autonomía para eliminar los aforamientos, punto este, incluido en el pactos de investidura firmado con Ciudadanos.

Nuevamente, el PP traicionaba a Ciudadanos sin ningún pudor. Pero, no contentos con ello, la presidenta Cristina Cifuentes se sacaba de la manga la creación de una nueva consejería dónde colocar a centenares de amigos, familiares y correligionarios en toda nuestra cara.

Finalmente, se ha permitido cesar a varios consejeros y altos cargos perseguidos por la sospecha de la corrupción y la certeza de la incompetencia, cumpliendo el famoso dicho de “cambiar todo para que nada cambie”, ya que les garantiza unos puestos suculentamente remunerados en fundaciones o despachos bien protegidos de la opinión pública.

Estas son algunas frases que los portavoces de Ciudadanos han dirigido a Cifuentes durante el debate: "Así funciona la vieja política. Utilizan las Fundaciones que pagamos entre todos para devolver favores y recolocar a sus amigos sin pudor". “No confunda lealtad con complicidad. Ciudadanos nunca será cómplice de su pasado”. “Cifuentes tendrá que elegir entre bajar IRPF con Cs o pactar Presupuestos con PSOE y Podemos”.

¿Por qué Ciudadanos consiente este comportamiento infame y desleal, que incumple los pactos firmados con grave perjuicio a los ciudadanos, y continúa proporcionando apoyo parlamentario a Cifuentes?

Cualquier persona sensata deduciría que las frases antes mencionadas van encaminadas a desaprobar de forma contundente tanto la gestión como el comportamiento del Partido Popular, lo que podría tener como consecuencia, de no enmendarse esta situación, la consiguiente pérdida de confianza, y, por ende, la retirada del apoyo parlamentario. Sin embargo, ninguna amenaza de este tipo ha sido transmitida por Ciudadanos.

Por lo tanto, es necesario plantearse de forma seria la siguiente pregunta: ¿Por qué Ciudadanos consiente este comportamiento infame y desleal, que incumple los pactos firmados con grave perjuicio a los ciudadanos, y continúa proporcionando apoyo parlamentario a Cifuentes?

Es razonable pensar que esta situación está haciendo un inmenso daño a la credibilidad del partido y del proyecto, y así me lo hacen saber multitud de votantes, afilados y simpatizantes.

Una cosa es fiscalizar al gobierno desde una oposición responsable, y otra muy distinta es consentir las tomaduras de pelo del Partido Popular, con el inmenso coste económico que supone perpetuar en el poder a una de las organizaciones clientelares más corruptas del panorama político español.

A día de hoy, los hechos demuestran que el comportamiento del Partido Popular es intolerable, debido especialmente a los clamorosos incumplimientos del pacto de investidura. Por ello, Ciudadanos debería pensar seriamente en dar un ultimátum al Partido Popular de Madrid no superior a treinta días, y de negarse a revertir su posición, promover una moción de censura con el resto de grupos parlamentarios con la condición de convocar elecciones.

Así, demostraremos a los ciudadanos que somos un equipo sólido en convicciones y que cumple escrupulosamente el mandato de los votantes. En definitiva, que está preparado para gobernar porque cumple con su palabra y dispone de personas preparadas sin lastres que les impidan gestionar la región de forma honesta y eficaz.

A las personas que piensen que esta situación “es el mal menor”, debemos recordarles una certera frase de Platón: “El precio de desentenderse de la política es el ser gobernados por los hombres peores” Dar la responsabilidad a los ciudadanos para elegir quién quiere que les gobierne y demostrar que nosotros somos los mejores, no debe darnos miedo, porque lo somos.

PD: Hoy les dedico el tema “The Power” de Snap

https://youtu.be/nm6DO_7px1I


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba