Cataluña

Tensión y politización entre los Mossos antes del 21-D

Dispositivos de los Mossos d´Esquadra.
Dispositivos de los Mossos d´Esquadra. EFE

Un sector de los Mossosd’Esquadra (Mossos per la Democràcia) han manifestado que se adhieren al acto organizado por Òmnium Cultural "para hacer visible a toda la chulería nacionalista española que a pesar de sus políticas estamos aquí, a disposición de nuestro pueblo para defender que se cumple su voluntad”.

Por su parte, el sindicato mosSOS considera que el Gobierno busca el conflicto social trayendo a Barcelona el consejo de ministros. Consideran que quieren hacer quedar mal a los Mossos. "El gobierno no se saldrá con la suya”, han afirmado.

Y no sólo atacan al Gobierno central, también están quejosos con la Generalitat. Ya no sólo porque les deben horas extras y otras promesas incumplidas. Están en desacuerdo con el viaje de la cúpula del departamento de Interior a Waterloo, para entrevistarse con Puigdemont. Aseguran que “pretenden politizar el cuerpo”. Contrarios a ello siguen pidiendo la dimisión del conseller Miquel Buch y que les dejen trabajar en paz y libertad.

Les molesta que la sociedad piense que no están a la altura, por las circunstancias vividas en otras ocasiones. A pesar de la falta de información. “Todavía no nos han comunicado el dispositivo previsto para el 21-D”. Esta situación les preocupa teniendo en cuenta que ellos serán los responsables de la seguridad de Barcelona.

Puestos en contacto con mossos, uno de sus representantes ha accedido a explicarnos cómo se sienten y que piensan. Eso sí, por miedo a las represalias, prefiere permanecer en el anonimato. Al preguntarle cómo se encuentran psicológicamente, este responde que “desde que se inició el tema del procés, los Mossos han quedado diluidos. Nos han dejado de considerar. No quieren que colaboremos porque les molestamos al ser un cuerpo policial. Saben que actuaremos, porque es nuestra obligación y por eso han intentado politizarnos”.

Desde que se inició el tema del procés, los Mossos han quedado diluidos. Nos han dejado de considerar. No quieren que colaboremos porque les molestamos al ser un cuerpo policial

Esta politización del cuerpo empezó a tomar cuerpo desde la entrada del Mayor Josep Lluis Trapero, en la época del último Govern de ArturMas. “Mire, Trapero nunca ha sido independentista. Lo que ocurre es que para buscarse el galón de Mayor lo ha llevado a donde está ahora. En su momento el conseller Ramón Espadaler lo puso ahí porque no era independentista. Con el tiempo se ha transformado e intentó transformar todo el cuerpo sin conseguirlo”.

Respecto a si los mossos son conscientes de esta realidad afirma que “dentro del cuerpo de mossos la mayoría de la gente no sabe nada. Nos hemos convertido en unos monigotes al servicio de los de arriba, tanto mandos como políticos”. Y que todo se complicó aún más como consecuencia del referéndumilegal del 1-O: “Ese día cada uno hizo lo que le dio la gana, sin obedecer ordenes ni nada. Yo mismo dije que si veía una cosa ilegal detendría a la persona o personas. Y como premio me dejaron dentro de las oficinas y no me dejaron patrullar. Hay muchos cargos medios, intermedios y superiores que están volcados con el procés, pues gracia a él han conseguido galones”.

Teniendo en cuenta estas afirmaciones, nuestro interlocutor es muy crítico con todo el cuerpo del que forma parte. No lo considera que sean independientes, sino una policíapolítica. Al respecto afirma que “el cuerpo de los Mossos no está politizado al 100%. No, lo está al 1.000%. Quien destaca, no piensa igual o molesta es fulminado. Te ponen una etiqueta. Eso sí, cuando el tema ha ido evolucionando y se han dado cuenta que el procés no sólo era difícil, sino imposible que se materializara, los cargos se han radicalizado. Han entrado en una dinámica de defender lo indefendible”.

Consejo de Ministros

Con respecto a lo que puede suceder el 21-D en Barcelona con la celebración del Consejo de Ministros no es demasiado optimista pues “habrán muchas bajas por indisposición, por enfermedad, por cualquier excusa. De esto puede estar seguro. ¿Por qué? Muy sencillo. No quieren ser monigotes al servicio de los políticos. El tema de la violencia, por parte de los Mossos, queda descartado. No hay ganas. Por parte del activista que tenemos y nos gobierna desde la Generalitat, lo intentará. Y es en este punto donde aparecerán las indisposiciones y las bajas”.

Le preguntamos finalmente por el papel de la Policía Nacional y la Guardia Civil, teniendo en cuenta los problemas que hubieron durante el 1-O. Nos contesta que “ellos vendrán, eso está claro. Ahora bien, teniendo en cuenta lo que pasó el 1-O, dirán que nosotros nos pongamos en primera fila y ellos nos cubrirán las espaldas. Dicho de otra manera, si se saltan los cordones de seguridad nos ayudaran, pero no estarán en primera línea. Estaremos, por así decirlo, vendidos”.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba