La eliminación del castellano hasta en las respuestas directas de la prensa en la Cámara de Comercio de Barcelona, primera institución en hacerlo, ha provocado duras críticas por parte de los partidos constitucionalistas del pleno del Ayuntamiento de la Ciudad Condal.

Los independentistas de Eines de País, vinculados a la Asamblea Nacional Catalana (ANC), han tomado esta decisión, que no pasará al pleno de la Cámara, donde cuentan con mayoría absoluta, en detrimento de su propio reglamento interno.

"La Cámara utilizará el catalán en sus actuaciones y documentaciones internas, así como en la relación con la Generalitat de Cataluña, las administraciones locales y las otras corporaciones públicas de Cataluña, las instituciones y las empresas que dependen de ellas.

También usará normalmente el catalán en su rotulación y en las comunicaciones y notificaciones dirigidas a personas físicas o jurídicas residentes en el ámbito lingüístico catalán", señala el reglamento interno de la Cámara. "Sin perjuicio del derecho de los ciudadanos a recibirlas en castellano, si lo piden", destaca. Así, el uso del catalán queda subordinado a campañas institucionales dentro de Cataluña.

La decisión de Canadell, contraria al Estatuto de Autonomía

Ciudadanos ha presentado un escrito en el Parlamento autonómico donde recuerda que es una corporación de derecho público, y por tanto debe tener unas normas respetuosas con la legalidad vigente, al tiempo que ha recordado que el "español" es la lengua oficial en toda España y cooficial en Cataluña. Además, apela al Estatuto de Autonomía, por el cual todo poder público tiene el deber de disponibilidad lingüística de atender en cualquiera de estas dos lenguas.

Barcelona Pel Canvi ha criticado con dureza este veto a una de las lenguas vehiculares y oficiales de Cataluña

Los dos concejales de Barcelona Pel Canvi han criticado con dureza este veto a una de las lenguas vehiculares y oficiales de Cataluña. "Cuando se tiene una mentalidad pequeña, se empequeñece todo lo que te rodea", ha descrito Eva Parera. "Cataluña no se merece esta clase de gente en puestos de poder", ha aseverado.

Valls emplaza a una acción conjunta de los constitucionalistas

"Eso es el nacionalismo: sectarismo puro y antes de todo racismo, división y decadencia. Cataluña es España y Cataluña es bilingüismo", ha cargado Manuel Valls . "No podemos aceptar esas decisiones. Aquí falta también una respuesta contundente de todos los constitucionalistas", emplazando al resto de formaciones una actuación contundente.

"Barcelona es abierta y plural. Una ciudad bilingüe que debería tener unos representantes con respeto a los derechos lingüísticos del catalán y castellano y que tuviera como objetivo la promoción de sumar más lenguas, como el inglés", ha afirmado Jaume Collboni, líder de los socialistas catalanes.

Lamentable sectarismo de Joan Canadell, "afirmando en un acto público que hablar en castellano es perder el tiempo". "La Cámara de Barcelona debe proteger y ayudar a empresas y economía no ser un apéndice más del separatismo", ha exigido.

Ese odio a todo lo que suene a España lo llevan inculcando muchos años usando la inmersión lingüística como excusa para el adoctrinamiento", asegura un usuario

Duras críticas en las redes

En redes sociales, cientos de comentarios críticos con este veto al castellano se difunden como la pólvora. 

"Ese odio a todo lo que suene a España lo llevan inculcando muchos años usando la inmersión lingüística como excusa para el adoctrinamiento", asegura un usuario. "Como 'mamporrero' del régimen seguro que consigue un buen sustento porque... como empresario no le auguro futuro alguno", señala otro en referencia a Canadell. "Boicot de la prensa verás que pronto se le acaba la estulticia", pide otro. "Bienvenidos a la Cataluña nazional-separatista de Torra", escribe.