Cataluña

El PSC negocia con JxCat y Colau para repartirse la Diputación de Barcelona

Los socialistas necesitaban cuatro votos de Ciudadanos para conseguir mayoría junto con Barcelona En Comú Podem, pero los 'naranjas' se cierran en banda y no han iniciado ninguna negociación

Jaume Collboni y Laia Bonet en la sede del PSC de Barcelona
Jaume Collboni y Laia Bonet en la sede del PSC de Barcelona

El PSC negocia a dos mesas los principales sillones de la Diputación de Barcelona. Ante la negativa de Ciudadanos de ceder concejales para conseguir la Presidencia de esta institución, los socialistas han abierto ronda de contactos con PdeCat y Barcelona En Comú.

Hasta ahora, la Diputación está en manos de Junts per Catalunya, la formación salida de la extinta Convergencia Democrática de Cataluña. Según apuntan fuentes socialistas e independentistas, hay una negociación abierta, aunque afirman que el PdeCat trata de llegar a un pacto con ERC.

Los números mandan. Los resultados del 26-M arrojaron 16 diputados para el PSC y ERC, respectivamente, otros cinco para lo Comunes de Ada Colau, y 7 para el PdeCat. Ciudadanos, por su parte, se situó con 4 concejales en la Diputación, mientras que el PP consiguió introducir a dos por Badalona, con Xavier García-Albiol al frente, pero sin que su voto a favor de los socialistas pudiera darle el sillón más alto, aunque podría impedir la materialización de un pacto entre separatistas. Fuentes del PPC no confirman las negociaciones con el PSC, pero sí que "está hablando con alguno", sin concretar más detalles.

De esta forma, PSC y BEC suman un total de 21, mientras que el bloque independentista alcanza los 23, al que se podría sumar el concejal de Todos por Tarrasa. La mayoría se sitúa en los 26 concejales y ninguno de los bloques alcanza esta cifra mágica, siempre y cuando Ciudadanos y PP se mantengan firmes de no apoyar al PSC. El PSC intenta abrir la mesa a Ciudadanos y PP, sin obtener por ahora una respuesta positiva.

El PDeCat busca la oportunidad de continuar gobernando la Diputación, aunque fuera con minorías o apoyos puntuales

Ante la falta de unidad entre los constitucionalistas, el PDeCat busca la oportunidad de continuar gobernando la Diputación, aunque fuera con minorías o apoyos puntuales. "Aún continúan las conversaciones con ERC y PSC", afirman desde la formación independentista, sin dar más detalles oficialmente sobre el estado de ambas.

El PDeCat señala que tienen más afinidad programática con ERC, y dejarían al resto de formaciones abocadas a lograr un pacto para evitar la mayoría simple, una situación muy difícil de conseguir dadas las relaciones con Ciudadanos y su oposición a los socialistas. El acuerdo significaría que todas las diputaciones están en manos independentistas, con pactos entre ERC y PDeCat.

De cara a las Diputaciones, los independentistas aún no han mostrado diferencias pese a los pactos puntuales que han dejado sin alcaldías a los de Carles Puigdemont y Quim Torra, como en San Cugat, con una extraña alianza entre socialistas y republicanos.

No se descarta un acuerdo entre PSC, Comunes y PDeCat, pero en ninguna de las mesas se han sentado al mismo tiempo representantes de los tres partidos, según indican fuentes políticas a Vozpópuli. Eso sí, señalan que un acuerdo entre los independentistas y socialistas no pasaría necesariamente por votar a favor. La abstención de PDeCat sería suficiente para que el PSC vuelva a conquistar la Diputación, gobernada desde hace ocho años por los neoconvergentes.

El PSC trata de ganar peso 

En el Ayuntamiento de Barcelona solo hay una negociación en marcha a apenas diez días del pleno del cartapacio -el reparto de carteras y distritos-. Los socialistas de Jaume Collboni han partido de la premisa de un reparto equitativo con los de Ada Colau, pese a tener dos concejales menos.

Colau obtuvo el apoyo de 21 concejales -diez de Barcelona en Comú, junto con los ocho socialistas y tres de Barcelona pel Canvi, liderada por Manuel Valls-. Este pacto supuso la ruptura de los de Valls con los concejales de Ciudadanos.

El hermetismo en las negociaciones hace difícil conocer cómo se repartirán los distritos y las concejalías. Tal es el secretismo en esta mesa que ni los propios agraciados con un asiento lo saben.

Barcelona, dividida por diez distritos, y 73 barrios, se repartiría así al 50%, si se pactan finalmente los términos de máximos del PSC. Es probable que cada formación obtenga el principal asiento donde han ganado con mayoría abultada, como en Nou Barris para el PSC, única zona donde han ganado de forma abrumadora. Por otro lado, las zonas donde ha ganado Colau al PSC son Ciutat Vella, Sant Martí, Gràcia, Horta-Guinardó, Sant Andreu y Sants-Montjuïc. 

Cargo de Jaume Collboni

También se negocia el cargo que ocupará Jaume Collboni en la Alcaldía. Si es la mano derecha de Colau, sería el primer teniente de alcalde, pero el nombre podría cambiar e incluso se podría producir el puesto de vicealcalde, como apuntan algunas fuentes socialistas. El cargo sería de nueva creación y tendría un estatus más elevado.

De momento y a falta de semana y media para el pleno decisivo, "las negociaciones van al ritmo establecido", según han indicado fuentes de ambas formaciones a Vozpópuli. Colau pide un gobierno con una única voz, para evitar enfrentamientos y contradicciones. Con los socialistas se pactan las primeras medidas para ponerlas en marcha los próximos 100 días, un plazo dado por cortesía a todos los Consistorios y entes institucionales para empezar a funcionar de cara a los próximos cuatro años. Tras cerrarse el pacto, las bases de los dos partidos decidirán si lo aceptan. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba