El decreto de la Generalitat, pactado por el consejero Damià Calvet y los taxistas, "confirma el fin del sector de las VTC en Cataluña. La nefasta consecuencia es la pérdida directa de 3.000 puestos de trabajo, despidos que han sido tramitados por diversas empresas de VTC.

Las VTC han materializado así su advertencia sobre su salida de Cataluña en caso de que se aprobara este decreto, una medida que da la estocada de muerte a este sector y que la Generalitat ha querido desvincular al taxi.

Según ha declarado Unauto Cataluña, la aprobación de la nueva regulación del sector, que entrará en vigor este próximo viernes, "introduce nuevas restricciones a la operativa de las VTC en Catalunya, entre las que destaca un tiempo adicional de precontratación de quince minutos", un tiempo que se prorrogará hasta la hora, según los planes del Área Metropolitana de Barcelona.

La patronal ha criticado que Calvet, "un consejero secuestrado, incapaz de regular en favor del interés general", se haya plegado a las exigencias de quienes "bloquean Barcelona".

"El decreto no regula en favor de unos o en contra de otros, lo que hace es aclarar las reglas del juego para proteger a los usuarios", ha asegurado el Ejecutivo autonómico, mientras que Unauto esgrime los argumentos de la Autoritat Catalana de la Competencia (ACCO), quien ha asegurado que el decreto restringe "artificialmente" la competencia y "perjudica a los usuarios".

Cataluña será el único lugar de Europa que exija un tiempo mínimo de espera para contratar una VTC

Este mismo organismo, que tiene competencia autonómica, ve "injusta y desproporcionada" la medida aprobada este martes por la Generalitat. "Cataluña será el único lugar de Europa que exija un tiempo
mínimo de espera para contratar una VTC", han destacado desde la patronal.

El tiempo de precontratación, estipulado en los quince minutos, "no es una medida para luchar contra la captación ilegal, es una restricción impuesta por el sector del taxi exclusivamente destinada a hacer desaparecer a la VTC de Cataluña", a juicio de Unauto Cataluña.

La patronal ha criticado también el nuevo registro electrónico que ha aprobado el Ejecutivo catalán, una medida que ya fue ideada hace año y medio y es ahora cuando entrará en vigor, sin que sirva como instrumento "para evitar la captación o la actividad de las VTC de otras Comunidades Autónomas, sino que servirá para asegurar que las VTC cumplen con los quince minutos de espera mínima". "¿Qué ha cambiado desde entonces hasta ahora?", se preguntan desde Unauto.