Cataluña

Los independentistas ocultan el pinchazo en Madrid con 'L'Estaca' en Cibeles

Los independentistas muestran en vídeos e imágenes largas hileras de autobuses en Madrid, aunque en varios de ellos no llegan ni a la treintena. El miembro del secretariado detenido ha acaparado una mayor atención

Manifestación independentista en Cibeles.
Manifestación independentista en Cibeles. EFE

Unos 18.000 independentistas se congregaron en la madrileña plaza de Cibeles el pasado sábado. Esta vez no hubo helicóptero de TV3 ni planos desde puntos elevados para mostrar la "fuerza" del independentismo en el "corazón de Madrid". 

Los independentistas muestran planos cortos con manifestantes muy pegados para evitar mostrar el sonoro fracaso. Los líderes separatistas no han entrado a valorar las cifras de manifestantes, sino que se han centrado en el mensaje: "La autodeterminación no es delito".

La manifestación arrancó en Atocha y se desarrolló con total normalidad. Incluso un grupo de jóvenes con banderas españolas intentó hacer acto de presencia, pero los agentes de la Policía Nacional evitaron su entrada al Paseo del Prado.

La guerra de cifras y exageración independentista

El estrepitoso fracaso de los independentistas se puede medir en números. La plaza de Cibeles, eliminando los elementos ornamentales y zonas imposibles para los peatones -como farolas, bancos de piedra, árboles, setos...- deja una superficie total de 4.019 metros cuadrados. El cálculo, estirando un poco la zona, alcanza los 4.500 metros cuadrados, dejando los 18.000 presentes, según los cálculos de la Delegación del Gobierno.

Algunos independentistas afirman que llegaron a ser más de 92.000 personas, es decir, una superficie de 23.000 metros cuadrados, es decir, de Cibeles a Neptuno, incluyendo setos, pasos muy estrechos, árboles y todo tipo de elementos ornamentales. 

Ni una sola imagen muestra la conexión entre ambas fuentes emblemáticas de la capital. Ni un solo vídeo que recorra ambas fuentes sin cortes de cámara, en definitiva, ni una sola prueba que corrobore esta exageración.

Los cálculos realizados por Vozpópuli, utilizando dos webs especializadas en medición de áreas, muestran que como máximo fueron 18.000 independentistas, a pesar de la gran cantidad de autobuses, más de 520, según la ANC. Según fuentes consultadas, numerosos autobuses eran en realidad "microbuses", con capacidad para unas 15 personas, incluyendo el conductor, y no las 60 habituales que caben en el interior de estos vehículos. Según la propia Delegación del Gobierno, por carretera entraron cerca de 15.000 personas.

La ANC también exageró en sus cifras al asegurar que habían llenado quince AVE. La web de Renfe reducía en un 60% esta cifra, a un total de seis, pero cabe recordar que no todos los pasajeros participaron en esta manifestación. Dando esta información, tomando como buena la teoría independentista, como máximo llegaron en AVE cerca de 7.200 personas, sumadas a las 15.000 anteriores, los propios cálculos dan como resultado unas 22.000. Pero medios separatistas casi quintuplican esta cantidad, elevándola a un total de 92.000 personas, es decir, llegaron a Madrid cerca de 1.415 autobuses de 60 pasajeros por vehículo, una cifra que habría supuesto un verdadero quebradero de cabeza para estacionarlos todos.

Ni un solo incidente en la manifestación

Ni un solo incidente salvo unas horas antes del inicio de la manifestación con la detención de uno de los miembros del secretariado de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Alemany. El arresto y posterior puesta en libertad de Alemany, que no ha protagonizado ningún acto delictivo en Madrid, se debe a su incomparecencia en los juzgados de Gerona. Al no presentarse el pasado 7 de marzo, se había activado una orden de detención en España contra él. Alemany habría participado en un grupo de CDR que cortó las vías del tren en Gerona el pasado 1-O. Entre otros, se ordenó el arresto de 16 personas y se investigaba a 21, entre las que se encuentra el miembro del secretariado de la ANC.

L'Estaca de Lluis Llach tapa toda cifra

Uno de los momentos más simbólicos de la manifestación fue el canto de "L'estaca" de Lluís Llach. Ocurrió justo al final, después de los habituales parlamentos. El propio exdiputado independentista hizo acto de presencia para entonar a los presentes. 

La imagen más viral entre los foros separatistas es justo ese momento, con los flashes de los móviles emulando antorchas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba