César Alcalávozpopuli autores
César Alcalá

40º aniversario de la Constitución

La Cataluña de 1978 era constitucionalista

Nación y Constitución.
Nación y Constitución. EFE

La Cataluña que conocemos hoy en día, en continuo conflicto y ausente de la realidad que le envuelve, poco o nada tiene que ver con la de la Transición. Es más, si por aquel entonces hubiera existido una inestabilidad como la actual, las cosas serían muy diferentes. Hay que darles las gracias a Adolfo Suárez y Josep Tarradellas por llegar a un entendimiento, sin haberlo tenido en un primer momento. En aquel entonces salieron las cosas adelante porque ambos protagonistas eran estadistas. Como lo definió Churchill, un político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. El problema actual es que no se piensa en las próximas elecciones, pues se vive en una constante precampaña que impide ver o construir el futuro.

Los actuales problemas de Cataluña no son culpa de la Constitución, sino de los políticos.

El pasado 6 y 7 de septiembre de 2017 asistimos en el Parlament de Cataluña a un desafío. De una tacada los partidos independentistas abolieron la Constitución y el Estatut d’Autonomia. Creían que ya no les servían y decidieron dar por buena una ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república catalana. Aparte de la ilegalidad cometida y la indefensión civil a la que incurrieron -pues dejaban a la ciudadanía catalanas sin protección jurídica al ser una ley transitoria-, esos políticos no se dieron cuenta de que pudieron cometer dicha ilegalidad, porque años atrás otras personas dieron el visto bueno a la Constitución y luego el Estatut d’Autonomia. Si eso, la actual Cataluña no existiría. Y, aún así, se consideraron autorizados a derrocar esas dos leyes fundamentales de la estructura jurídica de España.

Referéndum de 1978

En Cataluña parece que no se puede hablar de la Constitución. Es un tabú para los políticos que forman el bloque independentista. Pero esto no es una cosa de hoy. El 6 de diciembre de 2015 el ex-conseller Francesc Homs -inhabilitado para cargo público y condenado por desobediencia al Tribunal Constitucional y prevaricación como consecuencia de la consulta del 9-N- afirmaba que hubo más personas que votaron la independencia que la constitución. Teniendo en cuenta esta afirmación, nos debemos preguntar: ¿esto es cierto?

Los números no engañan. A pesar de que algunos quieran tergiversar la realidad. Tengamos en cuenta una cosa, no son los mismos los llamados a votar la Constitución que los llamados a apoyar una independencia. Es decir, la sociedad catalana había crecido. Pero, aún así, los datos son los siguientes:

En 1978 estaban llamado al voto 2.986.700 catalanes. De estos la votaron afirmativamente 2.701.870

En 1978 estaban llamados al voto 2.986.700 catalanes. De estos, votaron afirmativamente a la Constitución 2.701.870 catalanes.

En el presunto referéndum ilegal que pedía a los catalanes si quería o no la independencia estaban llamados a votar 4.092.349 catalanes. De ellos votaron afirmativamente 1.966.508 catalanes.

La diferencia supera los dos millones de votantes. Con lo cual, la afirmación de Francesc Homs es una falacia, porque, a pesar de los años, estamos hablando de 200.000 a dos millones. Cualquier comparación queda anulada. Pero esto no es todo. Veamos este gráfico:

Grafico votaciones en toda España
Grafico votaciones en toda España

Estatuto de Autonomía

Después de Andalucía, Cataluña fue la segunda Comunidad Autónoma con más votos afirmativos a la Constitución. Si dividimos el voto por provincia, Barcelona fue la que registró más votantes a favor de la Constitución en toda España con 2.095.467. Gerona voto afirmativamente con un 90,43%, Tarragona con un 91,745% y Lérida con el 91,89%. Dicho de otra manera, Cataluña eran constitucionalistas en 1978.

Esa Constitución permitió que se aprobara el Estatut d’Autonomia. En su preámbulo podemos leer:

El pueblo de Cataluña ha mantenido a lo largo de los siglos una vocación constante de autogobierno, encarnada en instituciones propias como la Generalitat que fue creada en 1359 en las Cortes de Cervera y en un ordenamiento jurídico específico recogido, entre otras recopilaciones de normas, en las «Constitucions i altres drets de Catalunya». Después de 1714, han sido varios los intentos de recuperación de las instituciones de autogobierno. En este itinerario histórico constituyen hitos destacados, entre otros, la Mancomunidad de 1914, la recuperación de la Generalitat con el Estatuto de 1932, su restablecimiento en 1977 y el Estatuto de 1979, nacido con la democracia, la Constitución de 1978 y el Estado de las autonomías”.

En aquel momento el censo en Cataluña era un poco superior al de 1978, ascendiendo a 4.421.965 catalanes. De estos votaron 2.327.038 catalanes a favor del Estatut d’Autonomia. Quedó aprobado. Con lo cual se podía llevar a cabo esta parte del preámbulo del Estatut:

El pueblo catalán sigue proclamando hoy como valores superiores de su vida colectiva la libertad, la justicia y la igualdad, y manifiesta su voluntad de avanzar por una vía de progreso que asegure una calidad de vida digna para todos los que viven y trabajan en Cataluña. Los poderes públicos están al servicio del interés general y de los derechos de la ciudadanía, con respeto al principio de subsidiariedad”.

Años posteriores

Por cuestiones política el Estatut de 1979 se consideró obsoleto. Esto pasó durante el tripartito de Pascual Maragall. Era la época de Rodríguez Zapatero. Ambos concretaron en reformularlo y aprobar un nuevo Estatut. Este, que hoy rige en Cataluña -defenestrado por algunos estamentos políticos- también se llevó a votación. Era el año 2006 y el censo ascendía a 5.310.103 catalanes. De ellos sólo votaron a favor 1.899.897 y 533.742 en contra. Como publicó el diario El País el 19 de junio de 2006:

El Estatuto sometido a referéndum sólo cosechó un 20,76% de sufragios en contra, pese a que los partidos que promovían el rechazo (ERC y PP) sumaron más del 28% de votos en las últimas elecciones autonómicas. A pesar de la elevada abstención (50,58%, casi 10 puntos superior al referéndum del Estatuto de 1979), los socialistas destacaron la contundente victoria del sí.

Esta referencia es curiosa y anticipa lo ocurrido los días 6 y 7 de diciembre de 2017. ERC, a pesar de formar parte del tripartito, estaba en contra de la reforma del Estatut. Eso a priori. Cuando tuvieron los datos sobre la mesa su presidente, Josep Lluís Carod-Rovira, afirmó que aceptaba el veredicto del pueblo catalán, pidiendo que se pusiera fin a la crispación introducida por el PP. Es decir, aceptaron el resultado y, en vez de asumir su error al no haberlo apoyado, culpabilizaron al PP de todos los males.

Como curiosidad decir que en las elecciones de 1977 la provincia de Barcelona aportó 33 diputados al Parlament. De ellos 11 eran del PSC-PSOE, 7 del PSUC-PCE y 1 de ERC. En las elecciones de 2017 el resultado fue de 17 para el PSC, 7 Comunes y 18 ERC.

La Constitución de 1978 fue apoyada por personajes que hoy se declaran independentistas, como Jordi Pujol, y redactada por dos catalanes: Jordi Solé Tura y Miquel Roca i Junyent. En aquellos momentos la Constitución fue una oportunidad después de una dictadura. No había nadie que dudara de sus beneficios.

El crecimiento que ha experimentado Cataluña desde hace 40 años es gracias a la aprobación de la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

Han pasado 40 años y la sociedad catalana no ha cambiado. Algunos la han transformado en una comunidad contraria al resto de España. Ha pasado de ser la primera a la última en compromiso con ella. Como decíamos anteriormente, una serie de políticos pudieron llevar a cabo sus propósitos independentistas gracias a que hace 40 años se aprobaron estas dos leyes fundamentales. El crecimiento que ha experimentado Cataluña es gracias a todo esto. Y, sin embargo, algunos están dispuestos a romper ya no solo con el mandato democrático de unas personas que hace 40 años dieron su confianza a la Constitución y al Estatut d’Autonomia, sino con una tradición democrática.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba