El PSOE madrileño anda cada vez más revuelto y esperando con ansiedad la evolución política de las próximas semanas. El grupo que mantiene el poder es cercano a Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. Pero todos saben que si el actual secretario no logra la presidencia del Gobierno habrá cambios significativos en la organización.

Sara Hernández es la responsable del PSM que caerá, con toda seguridad, si Sánchez no forma Gobierno. Pero además de los oficialistas ya hay hasta tres familias que están tomando posiciones para el próximo congreso regional.

La primera es la que encabeza el ex portavoz del PSOE, Antonio Carmona, que está anunciando en sus visitas a las agrupaciones que se quiere presentar para ser el nuevo secretario general del PSM. Tiene una gran presencia mediática, pero aún está por demostrar el apoyo de la militancia a la que se está trabajando desde que Ferraz le expulsó como portavoz del Ayuntamiento de Madrid.

Tomás Gómez está esperando a Susana Díaz para subirse al carro de los vencedores si aterriza en Madrid

Tomás Gómez encabeza el otro grupo de oposición que ya trabaja ante el próximo congreso. El propio Tomás Gómez sabe que no puede ser de nuevo secretario general, pero buscará un sustituto o apoyará algunas de las alternativas. Gómez estaría esperando acercarse a Susana Díaz para intentar subirse al carro de los vencedores en caso de que la presidenta andaluza se decida a aterrizar en Madrid.

La tercera familia estaría formada por Juan Segovia. Muchos militantes están convencidos de que es el futuro del PSOE en Madrid. Sacó un resultado espectacular para el poco tiempo que tuvo para disputar al aparato el congreso del PSM. Recogería muchos votos de los militantes que apoyaron a Sara Hernández y que han visto en el Gobierno de la alcaldesa de Getafe un PSM sin pulso.