Que el Partido Popular prefería su programa al del resto de los partidos era algo que todo el mundo suponía, pero por si acaso se han puesto a hacer una evaluación que han colgado en su página web y en la que, albricias, salen claramente beneficiados.

La opinión en Génova es que sus propuestas son perfectamente viables en todos los casos mientras que sus rivales serían incapaces de implantar cualquiera de sus ideas cuando no directamente son consideradas como dañinas para el país. No hay vida más allá del PP, parece decir el no muy minucioso análisis de la web de los conservadores.

El PP califica las propuestas en seis niveles, entre el 100% viable, reservado enteramente para las propuestas propias –si fueran las notas del colegio, todo sobresalientes, como el empollón de la clase- hasta el imposible que conceden a un par de propuestas de Podemos. Ni que decir tiene que los sobresalientes quedan vetados para cualquier formación política que no tenga una gaviota en su logotipo.

Algún guiño sí que hace a Ciudadanos, como si quisiera dar a entender que hay terreno común entre los de Albert Rivera y ellos. Consiguen tres tímidos “probables”, en economía  digital –uno de los epígrafes de una lista en la que no aparecen por ningún lado educación, cultura o dependencia-, turismo y terrorismo. También UPyD tiene un probable, en este caso en el apartado de pensiones. Cuando el PP tiene que explicar esas notas el planteamiento es sencillo: dicen más o menos lo mismo que su partido. Es decir, son ideas comunes, casi un préstamo que hacen desde Génova. Curiosamente en terrorismo el PP aprueba a Ciudadanos por haber entrado en el pacto anti yihadista y, por el mismo argumento, a UPyD solo les dedican un “poco convincente”. Misterios del sistema.

Hay un limbo en el que caen muchas propuestas, formado por las calificaciones de poco convincente y poco probable. Son ideas que el PP no quiere atacar frontalmente pero que, en el mejor de los casos, las ve ramplonas. El PSOE tiene trece de esas, siete Podemos, ocho Ciudadanos, siete IU y 11 UPyD.

Luego están los suspensos, medidas que, según los populares, son perjudiciales para el buen desarrollo del país, cuestiones que suponen algo a evitar. La palma se la lleva Podemos, con sus nueve “perjudiciales” y sus dos imposibles. Nada les gusta de ellos, como tampoco aceptan casi nada de IU, que tiene 11 perjudiciales. En este apartado, curiosamente, se libran bien el PSOE (5 perjudiciales) y UPyD (6) que quedan mejor valorados que Ciudadanos, que cuenta con 7 medidas lesivas según los análisis del PP. Creen que su reforma laboral es un lastre y aseguran que quieren subir los impuestos de los productos básicos. Es decir, entre mal y muy mal todo lo que hacen menos aquello en lo que están en la sintonía de Génova.

El trabajo, presentado con entusiasmo por Andrea Levy, tiene una buena factura gráfica, un esfuerzo importante… y unos resultados esperables.