“Decía Aristóteles que la inteligencia consiste no sólo en el conocimiento sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica”. Esta es la frase introductoria del Curso de Verano de la Complutense que ha organizado el Ministerio de Defensa en San Lorenzo de El Escorial sobre ‘La Inteligencia frente a los riesgos y las amenazas actuales’. 

El curso fue inaugurado por Félix Sanz Roldán, secretario de Estado del Centro Nacional de inteligencia (CNI) que habló sobre el papel de estos servicios de Información en las sociedades democráticas. Si el CNI debatía sobre las amenazas actuales, no muy lejos otro jefe, Pablo Iglesias, disertaba en los mismos cursos de verano sobre ‘Pensar en el futuro’. 

Los dos grupos, espías y podemitas, han trabajado por separado, pero se han encontrado todas las jornadas en el comedor

La introducción de Podemos hablaba de que ”se ha ido disolviendo el proyecto que para Europa representaban las estructuras socialdemócratas”. Esta frase concuerda poco con las declaraciones de fe socialdemócrata que hizo el líder de Podemos en la campaña electoral, pero siempre cabe la disculpa de que los programas de los cursos de verano se hacen con mucho tiempo de antelación.

Este curso fue patrocinado por Podemos y parecía más bien un congreso del partido, pues han tenido intervenciones los grandes líderes de la organización y poca disidencia. Al curso del CNI asisten funcionarios civiles y colaboradores y representantes de todos los ejércitos y de las CIFAS, el servicio de información de las Fuerzas Armadas, así como de la Guardia Civil y la Policía, la élite de la inteligencia española. Era un pequeño congreso de ‘espías’ como el de Podemos.

Los dos grupos, espías y podemitas, han trabajado por separado, pero se han encontrado todas las jornadas en el comedor. Se respetó la intimidad y no se utilizaron las cámaras de los teléfonos ni se espió uno al otro, decía a este buscón uno de los presentes. “Mucho respeto de unos por otros”, afirmaba. Algunos de los asistentes a este curso son personas que quieren tener una mayor formación para acceder a una de las plazas que el centro está creando ante los nuevos retos del terrorismo árabe radical. 

Iglesias intercambió saludos protocolarios con los compañeros universitarios del curso de Defensa y comió con los suyos en un ambiente de gran camaradería

Pablo Iglesias, que quiso ser el jefe del CNI, intercambió saludos protocolarios con los compañeros universitarios del curso de Defensa y comió con los suyos en un ambiente de gran camaradería. Félix Sanz Roldán abandonó la Universidad en dirección a Madrid para seguir con sus tareas en defensa del Estado, mientras los asistentes al curso, algunos de uniforme, compartían comida con Iglesias y los suyos.

Ninguno de los dos dijo cosas extraordinarias en sus disertaciones. El director del CNI elogió el trabajo del personal de la casa “por su lealtad“. Mientras, Pablo Iglesias también hablaba de lealtad cuando dijo que “nunca me he sentido tan apoyado en Podemos como ahora”. No coincidieron físicamente, por lo que no hubo foto con morbo de los dos dándose la mano.