El Buscón

Ábalos 'amarga' un acto en honor a Rubalcaba

Felipe González, Elena Valenciano y Eduardo Madina, este jueves en Madrid.
Felipe González, Elena Valenciano y Eduardo Madina, este jueves en Madrid. Europa Press

Este jueves, en el transcurso de la presentación en Madrid del libro de Antonio Caño sobre Alfredo Pérez Rubalcaba (Plaza y Janés), alguno de los asistentes recordó una célebre secuencia de 'El padrino'. La escena forma parte de la segunda entrega de la saga de Francis Ford Coppola y recoge el sorprendente cambio de versión de Frankie Pentangeli ante un tribunal de Justicia. Pentangeli, jefe de una de las familias de la mafia, había señalado previamente en su declaración policial a Michael Corleone como instigador de un asesinato, pero a la hora de la verdad se desdice. Semejante vuelco tiene que ver con un golpe maestro de Corleone: la presencia en la sala del hermano de Pentangeli, llegado directamente desde Sicilia para recordarle, desde un intimidatorio silencio y una severa mirada, las leyes del honor y la 'omertá'.

La expectación en Madrid este jueves al mediodía era máxima. Por la mañana, el expresidente del Gobierno Felipe González había largado de lo lindo en Onda Cero, mandando incluso un recadito a la número tres del PSOE, Adriana Lastra: "A mí no me van a mandar callar". Eran las 13 horas y una nube de cámaras aguardaba en la entrada del salón donde se iba a presentar la biografía sobre Rubalcaba escrita por el exdirector de 'El País' (por cierto: ausencia absoluta de responsables del Grupo Prisa en el acto a pesar de que Caño ha dirigido ese periódico durante cuatro años y sigue todavía en nómina).

González ya venía caliente, así que los plumillas se frotaban las manos ante la posibilidad de que el sarao, en el que participaban también los exdirigentes socialistas Elena Valenciano y Eduardo Madina, se pudiera convertir en un aquelarre contra el actual líder del PSOE, Pedro Sánchez. Sin embargo, nada más comenzar el acto, una figura emergió del fondo de la sala para ocupar la única silla vacía del auditorio, justo en la primera fila y a escasos dos metros del escenario. Era el ministro de Transportes y actual secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. Su enorme cuerpo era lo primero que veían los tres ponentes si miraban al público.

Ábalos, durante la presentación del libro
Ábalos, durante la presentación del libro Europa Press

Entre ese público apenas había 30 asistentes por exigencias de la covid, pero allí estaba el PSOE de siempre (Javier Solana, Joaquín Almunia, José María Maravall, Ramón Jáuregui). Había interés en escuchar al verdadero líder despotricar contra Sánchez, pero se quedaron con las ganas. La imponente presencia de Ábalos desactivó cualquier intento de hacerlo, e incluso de citar por su nombre al actual presidente.

Todo el mundo en la sala percibió el ejercicio de contención que voluntariamente hicieron los tres protagonistas para no criticar al actual presidente del Gobierno

A lo máximo que llegó González fue a asegurar que él jamás pactaría con un partido como Bildu, cuyo proyecto consiste en destruir España. "Esta generación es muy exigente con el pasado y muy poco con el futuro, echo en falta un proyecto de país", se atrevió a decir Madina en un momento dado. Sin embargo, a continuación matizó: "Pero hablo del resto de partidos, no del mío". Se conoce que miró a Ábalos entre una frase y otra.

En el caso de Valenciano, su referencia más crítica tuvo que ver con el terrorismo: "Se está pasando la página muy rápido". "Les hemos ganado la batalla policial y ahora hay que ganarles el discurso, no pueden ser ellos los que escriban la historia", dijo la exeurodiputada socialista en referencia a una de las últimas obsesiones de Rubalcaba: impedir que ETA acabe ganando la batalla del relato. 

Todo el mundo en la sala pudo percibir el ejercicio de contención que voluntariamente hicieron los tres protagonistas para no criticar al actual presidente del Gobierno. Estuvieron mordiéndose la lengua todo el tiempo e incluso se mostraron esquivos con algunas de las preguntas de la prensa. "¡Cómo se nota que la presencia de Ábalos les ha acojonado!", apuntó asombrado uno de los tótems del socialismo presentes en la sala.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba