Branded Content

Una solución para el dolor lumbar más rebelde

Dolor en la zona lumbar.
Dolor en la zona lumbar.

Seguro que alguna vez ha sentido un dolor en la zona lumbar después de haber realizado algún esfuerzo físico excesivo, por sedentarismo o una mala postura corporal ó de forma espontánea y sin explicación aparente. En tal caso, forma parte de ese 80 % de la población que también lo sufre en algún momento de su vida, según datos de la Sociedad Española de Reumatología (SER). De hecho, es uno de los motivos más frecuentes de visita al médico.

En ocasiones, ese dolor se hace crónico, lo que es indicativo de que hay algo que no funciona bien más allá de las mencionadas causas del dolor lumbar ocasional. Existen varias razones posibles que explican la lumbalgia crónica, relacionadas generalmente con problemas articulares, musculoesqueléticos o de estructuras nerviosas.

Según diversos estudios, el 15 % de los casos de dolor crónico en la zona baja de la espalda, tiene su origen en alguna lesión de la denominada articulación sacroilíaca. Ese porcentaje sube al 32-43 % en pacientes que se han sometido a alguna cirugía de columna.

Una articulación que no lo parece y se le presta poca atención

La articulación sacroilíaca se encuentra en la cadera y está conformada por el hueso sacro y un hueso amplio y en forma de oreja llamado ilíaco (formando parte de algunos elementos de una articulación tan compleja, como es la unión de nuestra columna vertebral y las caderas). Su función principal, entre otras, es transferir el peso de la parte superior del cuerpo a las extremidades inferiores.

Se da la circunstancia de que la articulación sacroilíaca tiene muy escasa movilidad, de entre 2 y 4 mm en todas las direcciones, razón por la cual la mayoría de las personas ignoramos su existencia.

El doctor Domingo Ventura, anestesiólogo de la Unidad de Tratamiento del Dolor del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla, explica que la lesión sacroilíaca es “una de las de más difícil control” de entre todas las que pueden provocar dolor lumbar. Existen varias posibles terapias farmacológicas o quirúrgicas, para el dolor de espalda, pero no son pocos los pacientes a los que estas terapias no les resultan efectivas o el alivio que le procuran dura poco tiempo.

Cortar la transmisión del dolor

Existe una avanzada técnica que ha demostrado altos niveles de eficacia en la solución de la lumbalgia crónica en estos casos en los que parecía que no había solución y cuyo origen se atribuye a la articulación sacroiliaca. Se denomina ablación por radiofrecuencia de los nervios de la articulación sacroilíaca.

Cuando en cualquier zona del cuerpo se produce una lesión, los nervios son los encargados de transmitir la señal de dolor a nuestro cerebro, que la interpreta y es entonces cuando realmente sentimos el dolor. Esta técnica lo que hace es cortar la transmisión.

Según explica el doctor Domingo Ventura, “a través de un generador de ondas de radiofrecuencia que produce temperaturas de 90 grados centígrados de forma controlada, se generan lesiones en los nervios que recogen la sensibilidad dolorosa de dicha articulación para alterar su función y que dejen de transmitir dolor, todo ello con sedación y anestesia local”.

“Hay que tener presente que son casos de dolor crónico cuya causa no tiene solución quirúrgica y, por tanto, tampoco curación. Con esta técnica se mejora la calidad de vida en muchos pacientes que hasta hace poco sólo podían resignarse a vivir con dolor”

Su experiencia en el mencionado hospital sevillano, donde realiza esta intervención, demuestra que “conseguimos controlar cuadros dolorosos en la región lumbar y sacra que no se controlan ni con el uso de derivados mórficos ni mediante la aplicación de técnicas quirúrgicas”. Como ventajas añadidas subraya que se trata de un método poco invasivo, confortable, indoloro y que permite dar de alta al paciente y que regrese a su domicilio en el mismo día.

Existen varias tecnologías para realizar una ablación por radiofrecuencia, en la articulación sacroiliaca. La elegida por el la Unidad de Tratamiento del Dolor, integrada por los Dres. Herrero, Guerrero y Ventura, del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, se denomina Simplicity, entre cuyas novedades destacan que “permite una ablación de los nervios más completa y, por tanto, con mayor alivio del dolor. Además, requiere un único punto de entrada, lo que la vuelve menos agresiva y más efectiva que otros tratamientos de este tipo”.

“Hay que tener presente que son casos de dolor crónico cuya causa no tiene solución quirúrgica y, por tanto, tampoco curación. Con esta técnica se mejora la calidad de vida en muchos pacientes que hasta hace poco sólo podían resignarse a vivir con dolor”, subraya el doctor Ventura.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad

Últimas noticias



Volver arriba