Con pandemia o sin ella, el tiempo sigue jugando en contra del planeta. La fecha de 2030 está cada vez más cerca y el plazo para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, marcados en su Agenda 2030, se agota. En ese contexto, el paréntesis y cambio de prioridades que ha representado para el mundo la crisis sanitaria de la Covid-19 no puede servir de pretexto para que las naciones sigan dilatando el cumplimiento de sus compromisos medioambientales y sociales.

Al contrario, el cambio de paradigma que ha traído el virus debería ser visto como una oportunidad para pulsar el botón de restart en muchos terrenos, por ejemplo, el industrial y empresarial. Y en esa reconversión en clave de futuro y sostenibilidad, el sector del agua tiene mucho que decir.

El agua es un elemento esencial que contribuye al desarrollo de otros sectores, genera confianza y actúa como motor de empleo de la economía verde. El sector del agua ha trabajado con intensidad durante estos largos meses en la ejecución de proyectos para avanzar en el desarrollo sostenible, además de erigirse en protagonista de la lucha contra la emergencia climática. Como empresa especializada en la gestión del ciclo integral del agua y la salud ambiental, SUEZ España se posiciona como aliada en la defensa del interés general y actor clave en la recuperación tras la pandemia. La compañía da un paso al frente y aboga por poner en marcha proyectos de carácter inmediato que permitan reactivar la economía y generar empleo verde, equitativo y de calidad a nivel local.

Estación Depuradora de Aguas Residuales en Murcia

Pacto Social

Con ese objetivo en el punto de mira, SUEZ impulsa un Pacto Social que asegure una recuperación económica inclusiva y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas. “Urge establecer, territorio a territorio, un pacto social que garantice una reconstrucción económica sostenible, con el papel esencial de la empresa como parte de la solución, dentro del marco de actuación establecido por la Agenda 2030 de Naciones Unidas”, señalan fuentes de la compañía.

Este pacto se apoya en tres ejes fundamentales: la solidaridad, la ocupación de calidad y la reconstrucción verde. Sobre esas bases, SUEZ propone un modelo de gestión del agua y del medio ambiente más eficiente, sostenible, resiliente e inclusivo que preserve el planeta, mejore la calidad de vida y proteja a las personas, especialmente a las más vulnerables. "Este pacto debe servir para mantener el empleo de calidad, ayudar a los que no pueden pagar el recibo y hacer inversiones para el buen funcionamiento de las infraestructuras”, indican desde la empresa.

Un itinerario sostenible

SUEZ ya está tomando medidas en cada uno de los ejes del Pacto Social.

Eje solidaridad. SUEZ aplica de manera transversal los principios de equidad en todas sus acciones para asegurarse de que no deja a nadie atrás. Garantizar acceso al agua a todas las personas y hogares, con especial atención a aquellos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, es uno de los grandes objetivos de este eje. Algo que consigue impulsando y reforzando fondos, tarifas sociales y otras fórmulas de flexibilización del pago de la factura del agua. El otro gran compromiso de este apartado es reducir las desigualdades y promover una sociedad más justa a través de iniciativas sociales o programas de voluntariado corporativo en los que la plantilla de SUEZ vuelca su talento, tiempo y entusiasmo en favor del desarrollo social de las comunidades.

El sector del agua puede aportar mucho a una reconstrucción económica en clave de sostenibilidad

Eje empleo. El objetivo de este eje es contribuir a una sociedad más justa y equitativa por medio de iniciativas que promuevan el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades, la accesibilidad, la inclusión, el desarrollo del talento y la empleabilidad. Un horizonte que se persigue mediante acciones de capacitación y formación que empoderen a las personas y favorezcan su inserción laboral, fundamentalmente entre colectivos en situación de vulnerabilidad, o el diseño de planes de igualdad, equidad retributiva y medidas de conciliación que promuevan la igualdad de género. Además, SUEZ también ha desarrollado planes destinados a poner en valor la diversidad, por ejemplo, a la hora de contratar a personas con discapacidad.

Eje reconstrucción verde. Por último, la compañía contribuye a la construcción de un modelo socioeconómico sostenible, inclusivo y justo, basado en la economía circular, con el fin de combatir el cambio climático y sus efectos en los ecosistemas y la biodiversidad. Impulsar la transición ecológica y el desarrollo de programas educativos y campañas de sensibilización y concienciación medioambiental forman parte de este eje.

Desde SUEZ recuerdan la importancia de la colaboración público-privada para llevar a buen puerto el gran proyecto común de la reconstrucción. “Tenemos que trabajar todos juntos. El sector público debe contar de forma decidida con el sector privado para hacer efectiva la recuperación”, destacan. Un trabajo conjunto que, además, recuerdan, debe alinearse con las acciones de la Unión Europea como los Fondos Europeos “Next Generation” o el Pacto Verde Europeo (‘Green Deal’), el plan estratégico para lograr la neutralidad climática de Europa en 2050.