Branded Content

Impresión 3D: un nuevo aliado contra el cáncer de hígado

La generación de réplicas exactas del órgano ayuda a sortear los riesgos de esta compleja cirugía

Un prototipo en 3D
Un prototipo en 3D

El hígado es una sofisticada maquinaria biológica imprescindible para la vida. Tanto que se han identificado más de 500 funciones vitales para el organismo humano. Interviene en el proceso digestivo, produce proteínas, regula los niveles de aminoácidos en la sangre, procesa la hemoglobina para el uso de su contenido de hierro, regula la coagulación sanguínea… Por ello, todo avance en el tratamiento de sus enfermedades tiene una enorme relevancia para la calidad de vida, y hasta para la vida misma, de los pacientes.

El cáncer es una de las dolencias hepáticas más frecuentes. En España se diagnosticaron en 2017 casi 5.900 nuevos casos, la gran mayoría de ellos (4.285) en hombres, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica. La cirugía suele ser el tratamiento de referencia, especialmente si el cáncer se encuentra solo en una parte del hígado y este funciona bien.

“La impresión en 3D pone en nuestras manos, literalmente, el hígado que debemos operar días o semanas antes de que el paciente esté en quirófano. Podemos decir que nos permite operarle virtualmente antes de hacerlo en la realidad”

La hepatectomía, que así se llama la intervención, consiste en extraer el tumor y parte del tejido circundante. Si bien toda cirugía del cáncer exige una gran precisión, las características anatómicas y las importantes funciones del hígado redoblan esa exigencia para evitar al máximo la reaparición del tumor y, al mismo tiempo, comprometer lo mínimo posible el funcionamiento del órgano.

Modelos virtuales preoperatorios

El desarrollo en los últimos años de la impresión en tres dimensiones (3D) se ha convertido en un gran aliado de la cirugía. Tras su aplicación inicial al ámbito de la traumatología, ha dado el salto a otras especialidades quirúrgicas y también empieza ya a utilizarse para las hepatectomías.

“La impresión en 3D pone en nuestras manos, literalmente, el hígado que debemos operar días o semanas antes de que el paciente esté en quirófano. Podemos decir que nos permite operarle virtualmente antes de hacerlo en la realidad”. El doctor Santos Jiménez de los Galanes, jefe del servicio de cirugía hepatobiliopancreática del Hospital Universitario Infanta Elena de Valdemoro (Madrid), es uno de los cirujanos españoles que ya dispone de esta innovadora tecnología y un decidido defensor de sus beneficios.

La Dra. Ana Isabel Pérez Zapata junto al Dr. Jiménez de los Galanes, del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática del HUIE
La Dra. Ana Isabel Pérez Zapata junto al Dr. Jiménez de los Galanes, del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática del HUIE

Las mismas pruebas diagnósticas por imagen que se realizan de forma convencional (ecografías, escáneres o resonancias magnéticas) sirven ahora para realizar una copia exacta del hígado y del tumor concretos que se van a operar. “Al disponer de modelos físicos tridimensionales que reproducen con exactitud la anatomía del paciente, podemos simular la intervención quirúrgica antes de llevarla a cabo, planificando así de forma precisa cada una de las maniobras quirúrgicas que deberemos realizar”, explica.

Cirugía menos invasiva

Junto a facilitar una mayor precisión y acierto en la intervención, la modelización en 3D facilita además el uso de la cirugía laparoscópica para el cáncer hepático. “Lo habitual es que la hepatectomía se realice mediante cirugía abierta, ya que la complejidad del hígado dificulta la técnica laparoscópica. Ahora, con el mapeo previo del órgano, esta opción quirúrgica ya es factible”, subraya el doctor Santos Jiménez.

El especialista del Hospital Universitario Infanta Elena destaca las ventajas de la cirugía laparoscópica, que es “menos invasiva, genera menos dolor posoperatorio y adherencias, la recuperación del paciente es mucho más rápida, reduce el riesgo de complicaciones potenciales inherentes a toda cirugía y el resultado es más estético, ya que no provoca grandes cicatrices”. Todo ello, recalca, “con los más altos niveles de seguridad para nuestros pacientes”.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad

Últimas noticias



Volver arriba