Branded Content

¿Qué hacer ante un abdomen abombado tras el parto? El problema de la diástasis de rectos abdominales

Una mujer embarazada
Una mujer embarazada

El abdomen aumenta mucho con el embarazo, aunque también lo hace ante un aumento de peso muy notable. Cuando el bebé nace, o bien se pierden esos kilos de más y de forma muy rápida, surge una marcada separación de los músculos de la zona abdominal, generando a su vez un molesto abombamiento que, de forma natural, no desaparece con el tiempo; causando a la larga no sólo problemas estéticos, sino también trastornos digestivos, dolor de espalda, o de incontinencia urinaria. 

Es lo que se conoce como ‘diástasis de rectos abdominales’, o separación de aquellos músculos situados en el abdomen, encargados de mantener la posición erguida del cuerpo, además de facilitar la flexión del tronco, o de ejercer una función importante durante la respiración, al favorecer la espiración y limitar la inspiración. 

En concreto, las fibras musculares de los rectos abdominales están unidas entre sí en la parte media del cuerpo por una tejido fibroso de colágeno denominado ‘línea alba’. El daño en este tejido conectivo provoca una excesiva separación de los músculos abdominales, causando esta mencionada diástasis de rectos. 

Según explica el doctor Pedro Machado Liendo, cirujano general y del aparato digestivo del Hospital Quirónsalud San José de Madrid, la principal causa de la diástasis de rectos es el embarazo y, generalmente, se manifiesta como una protuberancia en la línea media del abdomen por encima del ombligo.  

Las incisiones son tan pequeñas que son indetectables en el postoperatorio, se trata de una cirugía sin cicatrices; a la vez que al realizarse por vía endoscópica, la invasión quirúrgica es mínima, y el dolor postoperatorio es muy bajo

“Puede estar asociado a la aparición de otras patologías, como pueden ser el dolor de espalda crónico, las hernias umbilicales, u otras hernias de la línea media, además de incontinencia urinaria o de trastornos digestivos”, advierte este especialista que realiza la corrección de la diástasis de rectos abdominales mediante una novedosa técnica introducida por su equipo en España, y que permite unos resultados excelentes y sin apenas dejar cicatriz: la Reparación endoscópica pre-aponeurótica (REPA). 

Según este experto, sus principales beneficios son: “Las incisiones son tan pequeñas que son indetectables en el postoperatorio, se trata de una cirugía sin cicatrices; a la vez que al realizarse por vía endoscópica, la invasión quirúrgica es mínima, y el dolor postoperatorio es muy bajo”.  

Concretamente, la reparación de la diástasis de rectos por cirugía mínimamente invasiva (REPA) representa hoy en día el abordaje quirúrgico más moderno y avanzado para el tratamiento de esta patología, y el equipo del doctor Machado en el Hospital Quirónsalud San José es pionero en la introducción de está técnica en nuestro país.

Técnica REPA

De hecho, este  cirujano  resalta que los pacientes pueden salir del hospital a las 24 horas de haberse realizado la operación, y recuperar una vida “completamente normal” tras 10-14 días de reposo. 

Esta novedosa técnica REPA consiste en 3 pequeñas incisiones menores de un centímetro en la parte inferior del abdomen. “Esto permite no sólo la corrección del defecto estético, sino también la reparación de los posibles defectos asociados de la pared abdominal, sin apenas cicatrices y con una temprana recuperación”, remarca el doctor Machado Liendo. 

En este punto, el Cirujano general y del aparato digestivo advierte de que los resultados de REPA son excelentes siempre y cuando exista una indicación correcta de la intervención: diástasis abdominal mayor de 3 centímetros, y asociado o no a hernia en la línea media del abdomen; deseo gestacional cumplido; y que no exista excesiva flacidez cutánea, puesto que en la intervención no se quita piel. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Volver arriba