Branded Content

Pérdida de pelo: diferencias entre la alopecia femenina y masculina

Pérdida de pelo
Pérdida de pelo Skitterphoto

Cada día se pueden caer hasta 100 cabellos, aunque no nos demos cuenta, y luego estos vuelven a crecer. En concreto, de cada 100 pelos que tenemos, en torno a un 15% siempre se encuentra en fase de recambio, de manera que cada 4 años renovamos nuestra cabellera al completo.

No obstante, algunas personas sufren una caída mayor de pelo, o tienen una disminución en la densidad capilar, clareándose el cuero cabelludo; algo que suele generar bastante ansiedad y malestar entre quienes lo padecen, según lamenta la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

En concreto, existen más de 100 tipos de alopecias, como la originada por un déficit de hierro o por una alteración de las hormonas tiroideas (‘efluvios telogénicos’), las originadas por un problema inmunológico, o bien la ‘alopecia androgenética’ o alopecia común, entre otras muchas. Se trata de un problema que no sólo tiene lugar entre los hombres, sino también en muchas mujeres.

“Es normal que la densidad vaya disminuyendo de forma progresiva. No pretendamos tener a los 50 años el pelo de los 15 años. Normalmente, cada persona tiene alrededor de 100.000 – 150.000 cabellos. En niños se estima que hay unos 1.100 folículos por cm2, a los 25 años se reducen a 600 folículos por cm2, y entre los 30 y 50 años disminuyen a 300 folículos por cm2”, advierte la AEDV.

Así, el remedio del crecepelos universal no existe, según reconoce la dermatóloga especialista de la Unidad de Regeneración Capilar de Ruber Internacional Paseo de la Habana de Madrid, la doctora Alba Gómez, sino que cada pérdida de pelo tiene su causa, y ésta exige un diagnóstico y un tratamiento específicos, de acuerdo con su mecanismo fisiopatológico.

En líneas generales, la experta sostiene que las mujeres consultan más por alopecia, “seguramente por la influencia de la apariencia física y el estigma social”, mientras que cada vez son más los hombres que acuden a la consulta demandando tratamiento.

Cada vez detectamos más casos de mujeres que comienzan con este afinamiento del cabello, conocido a nivel médico como ‘miniaturización’, y a edades más tempranas

En el caso de las mujeres, la caída o pérdida progresiva de la densidad en el cabello representa un problema que suele aparecer muy frecuentemente durante la menopausia, “pero que tiene solución”, según celebra Gómez, ya sea mediante la administración de fármacos, o a través del trasplante capilar que, pese a la creencia popular, “no conlleva necesariamente el rasurado del cabello”, remarca.

En el caso de los hombres, la alopecia suele surgir a edades más tempranas. “Cada vez detectamos más casos de mujeres que comienzan con este afinamiento del cabello, conocido a nivel médico como ‘miniaturización’, y a edades más tempranas”, afirma.

Según precisa, existen dos grandes motivos de preocupación en la salud capilar de las mujeres: la caída de cabello, y la pérdida de densidad o afinamiento progresivo del tallo piloso en algunas áreas del cuero cabelludo. “Esto es, el ‘efluvio telógeno’, y la alopecia androgenética femenina. El efluvio telógeno es, en el 90% de los casos, un tipo de caída autolimitada, que cederá en un periodo de entre 3 y 6 meses, cuando la renovación generalizada del cabello por esta influencia de factores externos en su ciclo vital se haya completado”, señala Gómez. En cambio, la alopecia androgenética se debe a una sensibilidad aumentada de la raíz del folículo piloso a la hormona testosterona circulante en nuestro torrente sanguíneo, puntualiza la tricóloga.

Por otro lado, la alopecia femenina no se manifiesta de igual forma que la masculina. "Se identifican siempre las entradas y la coronilla como las dianas de este tipo de alopecia, ya que es lo que acostumbramos a observar en los varones". Sin embargo, la zona afectada es “mucho más difusa” en el caso de las mujeres, ya que implica toda la zona frontal hasta la coronilla, a ambos lados de la raya si ésta se peina en el centro.

A la hora de realizar el diagnóstico de un posible problema capilar, hay que descartar otras patologías que provoquen la pérdida de densidad mediante la exploración física del cuero cabelludo y los tallos pilosos, según indica la tricóloga.

En el caso de la alopecia androgenética, se realiza una exploración física del cuero cabelludo y de los tallos pilosos, así como de sus raíces, y la facilidad para desprenderse mediante una ‘tricoscopia digitalizada trichoscan’, una tecnología permite analizar el origen real de la pérdida capilar. Aquí, la experta del Ruber Internacional Paseo de la Habana recuerda que “la consulta precoz implicará en todos los casos un tratamiento certero que frene o resuelva el problema”.

No al trasplante capilar low cost 

Una vez diagnosticado el tipo de alopecia, entre otros, existen estos tratamientos:

  • Mesoterapia capilar: Fórmula individualizada. Combina varios fármacos y sustancias regeneradoras testadas científicamente. Se inyecta mediante pequeñas infiltraciones en el cuero cabello sin anestesia, por lo que penetra de forma directa sobre los folículos pilosos.
  • Mesoterapia plaquetar: Destaca por la intensa regeneración celular que genera el plasma. Se extrae de una pequeña muestra de sangre de las pacientes y se inyecta en pequeñas infiltraciones en la dermis del cuero cabelludo, para estimular la regeneración tisular y el crecimiento del folículo piloso.
  • Trasplante Capilar: “El trasplante capilar Non Shaven FUE permite una extracción individual de folículos de diversas áreas sin necesidad de rasurar la zona donante. Esta técnica menos invasiva de las unidades foliculares no requiere sutura y su curación se produce de forma espontánea, sin cicatriz visible posterior", puntualiza Gómez.

Finalmente, desde la AEDV alertan de que en los últimos años han surgido terapias ‘low cost’ que prometen resultados espectaculares a bajo precio y que no siempre ofrecen la seguridad que se garantiza a manos de un experto en dermatología.

Además, la alopecia también puede afectar a las cejas, y son muchas las mujeres que acuden a centros de belleza buscando una solución a este problema sin quedar del todo satisfechas con los resultados de técnicas como el ‘microblading’, y para las que el trasplante de cejas puede ser muy efectivo, mediante la técnica FUE, una intervención que no deja ni sutura, ni cicatriz, según recuerda la experta del Ruber Internacional Paseo de la Habana de Madrid.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad

Últimas noticias



Volver arriba