Branded Content

Lo último en Neurocirugía: la resonancia magnética, un aliado en el quirófano frente a los tumores cerebrales

Momento de una resonancia magnética
Momento de una resonancia magnética

Cualquier persona puede padecer un tumor cerebral. Entre sus síntomas más frecuentes: una cefalea intensa e inusual, vómitos  o náuseas (generalmente por la mañana), cambios en la personalidad y en el comportamiento (irritabilidad), deterioro del nivel de conciencia, somnolencia, o alteraciones de las funciones cardíaca y respiratoria.

Así lo describe la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que aclara que sus síntomas dependen del tamaño del mismo y de su localización aunque, en general, según precisa, a estos pueden añadirse otros secundarios con motivo de la localización del proceso o del aumento de la presión intracraneal que suele generarse en este tipo de casos.  

Partiendo de esta realidad, no suele ser fácil siempre extirpar un tumor esté donde esté. En el caso concreto de los neurocirujanos, uno de los problemas con los que suelen encontrarse a la hora de extirpar un tumor cerebral es extraerlo sin dañar tejido sano del cerebro. Para ello, es vital conocer la ubicación exacta del tumor, ya que muchas veces su localización así lo impide.  

No obstante, destaca la AECC, los adelantos tecnológicos y conceptuales de la neurocirugía son continuos y han permitido diseñar formas más seguras y efectivas de tratamiento, donde se enmarcaría entre otros procesos la cirugía. De hecho, resalta que son pocos los tumores intracraneales que escapan al acceso quirúrgico directo logrado por la actual tecnología neuroquirúrgica.

Lamentablemente, en el caso de los tumores cerebrales, incluso tras el tratamiento más completo, existe riesgo de reaparición de la enfermedad, según avisa la entidad. Por ello, ve súper importante el referir al médico, tanto en las revisiones como en cualquier otro momento, no sólo aquellos cambios relacionados con los tratamientos, sino cualquier otro síntoma como la pérdida de apetito o de peso, la aparición de dolor o de cansancio, por ejemplo.

El doctor Albisua y su equipo.
El doctor Albisua y su equipo.

Desde el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos lamentan en este sentido que es frecuente que recidiven los tumores del Sistema Nervioso Central (SNC), entre los que se encuentran los tumores cerebrales, y a veces muchos años después del primer tumor. Éste puede resurgir en el mismo lugar del primer tumor, o bien en otras partes del SNC.  

Contar con la tecnología de imagen más avanzada del panorama sanitario puede marcar una diferencia vital

Por ello, una de las técnicas cada vez más imprescindibles a la hora de extirpar un tumor cerebral son las resonancias magnéticas en el propio quirófano, que permiten una extracción lo más precisa y completa posible. En concreto, el quirófano con resonancia magnética de alto campo intraoperatoria permite a los neurocirujanos intervenir tumores cerebrales con una mayor capacidad de extirpación completa, a la vez que evitar cirugías secundarias o recidivas. 

En la sanidad pública

Precisamente, a principios de marzo un equipo de profesionales de la Fundación Jiménez Díaz realizó con éxito la primera intervención con su nueva resonancia magnética de alto campo intraoperatoria, la única de estas características de la sanidad pública española, para operar un tumor cerebral recidivado en un paciente, que fue dado de alta 3 días después de la operación, sin rastro de la neoplasia resecada.

Un quirófano
Un quirófano

 Se trataba de un varón con un glioma de bajo grado en el lóbulo frontal previamente operado y que, ante la reproducción del tumor, tenía que volver a ser intervenido. “Contar en estos casos con la tecnología de imagen más avanzada del panorama sanitario, que permite actualizar en tiempo real lo que está sucediendo en el campo quirúrgico, como un quirófano comunicado con resonancia magnética intraoperatoria, puede marcar una diferencia vital en términos de resultado y de perspectiva para el paciente”, celebra en este sentido el doctor Julio Albisua, jefe del Servicio de Neurocirugía del citado hospital madrileño.

Disponer de esta información en tiempo real, durante la operación, supone una mejora crucial

Las 6 ventajas de la resonancia magnética en quirófano 

En concreto, este experto resalta en primer lugar que la resonancia magnética resulta fundamental para esta especialidad, al ser la base sobre la que se planifica una intervención: se definen sobre ella los límites de la extirpación del tumor, y se realiza con ella incluso el control postoperatorio. "Disponer de esta información en tiempo real, durante la operación, supone una mejora crucial", destaca el especialista en extirpación de tumores cerebrales.

Albisua insiste además en que actualizar durante la intervención la resonancia realizada antes de ésta, mejora y “mucho” la capacidad de eliminar completamente la neoplasia, además de facilitar al neurocirujano el acercarse todo lo necesario a las áreas afectadas, optimizando los resultados para el paciente, y siempre respetando al máximo los límites, sin dañar otras áreas que puedan dejar secuelas en el enfermo.

Una segunda resonancia realizada al paciente 24 horas después de la operación confirmó la ausencia total de tumor, por lo que pudo ser dado de alta con la seguridad de haberle aplicado el mejor tratamiento disponible

Es más, subraya que, a corto y medio plazo, este abordaje reduce las complicaciones postoperatorias, los efectos secundarios y, por supuesto, las reintervenciones. De hecho, el neurocirujano recuerda que en el caso del joven, tras una primera fase de la operación, en la que se abordó la resección del tumor, se le realizó una resonancia intraoperatoria que localizó un pequeño resto de glioma, sólo detectable con este tipo de prueba, y que pudo, por tanto, terminar de extirparse en el mismo quirófano, evitando así una posterior reintervención.

"Una segunda resonancia realizada al paciente 24 horas después de la operación confirmó la ausencia total de tumor, por lo que pudo ser dado de alta con la seguridad de haberle aplicado el mejor tratamiento disponible", celebra el jefe del servicio de Neurocirugía de la Fundación Jiménez Díaz.

El nuevo bloque quirúrgico de la Fundación Jiménez Díaz de más de mil metros cuadrados, inaugurado hace unos meses, y que se completará el próximo año con una segunda zona de quirófanos, cuenta con un equipo de resonancia magnética intraoperatoria, e integra también 2 quirófanos híbridos y 4 quirófanos polivalentes, 3 de ellos dedicados prioritariamente a intervenciones de traumatología y uno a las urológicas.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Volver arriba