Branded Content

Jero García (Gowex) relee If de Kypling ante su entrada en prisión

Refugiado en el deporte, que lo ha dejado delgado y fibroso, Jero ha estado escondido de la opinión pública hasta hace pocos días. No desvela nada de sus acuerdos con la Fiscalía pero trata de mostrar una filosofía donde la resiliencia es la clave

Jero García, este pasado lunes en una cafetería de Madrid
Jero García, este pasado lunes en una cafetería de Madrid JAVIER MARTÍNEZ

"Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos a tu alrededor / la han perdido y te culpan a ti / Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti / pero también aceptas que tengan dudas / Si puedes esperar y no cansarte de la espera / o si, siendo engañado, no respondes con engaños / o si, siendo odiado, no incurres en el odio / Y aun así no te las das de bueno ni de sabio".

Así empieza el poema 'If' (Si), del periodista inglés nacido en Bombay Rudyard Kipling. No fue escrito pensando en Jero García sino a principios del siglo XX, y durante décadas se ha convertido en símbolo de resiliencia y firmeza ante la adversidad.

Pero quien fue CEO de Gowex y uno de los hombres más prometedores de las 'tech' españolas entiende este poema como escrito para sí mismo. No en vano lo incluyó en su carta de despedida a los trabajadores de Gowex tras destaparse el fraude. En 2018 sigue inspirándole. Entiende la historia que narra el periodista de principios de siglo XX como la historia de su propia vida.

Jero es en aparencia un hombre impenetrable. Es difícil saber lo que pasa por su cabeza cuando se está frente a él. Habla del escándalo de falsificación de Gowex, que dio con sus huesos en la cárcel de forma preventiva y por el que ahora se enfrenta a una condena de varios años, con total frialdad. Explica lo ocurrido y justifica sus actuaciones. Incluso las aparentemente más reprobables. Incluso el falseamiento contable tenía su motivo -tratar de conseguir financiación- y su momento era la única opción.

De ganar 100.000 euros a vivir de alquiler

La vida ha cambiado mucho, asegura, desde que "trabajaba 100 horas a la semana y viajaba por todo el mundo". En su época gloriosa de Gowex, García ganaba 100.000 euros al año que le servían, según dice, para ahorrar bastante dado su estilo de vida "espartano". Ahora, todo es diferente. Los cinco millones de euros que tenía en Luxemburgo junto a su mujer fueron a parar al juzgado y Jero sobrevive "viviendo de alquiler, yo creo que la compra de vivienda es uno de los grandes engaños".

Según contó a este diario, primero estuvo un tiempo de alquiler en una urbanización "con una piscina cerca que me permitía entrenar". Sin embargo luego tuvo que dejarlo por ser demasiado cara y ahora se encuentra compartiendo piso. Una buena decisión, asegura, porque "me lo paso genial".

Jero se ve a sí mismo como un emprendedor que tal vez en Estados Unidos no hubiera tenido que verse obligado a engañar. También como una persona que siempre tiene que volver a levantarse después de un fracaso. Sufrió un golpe muy duro cuando era joven que afectó a su familia, y Jero pone como ejemplo que después de aquello, no se rindió y consiguió crear una empresa que dio trabajo a cientos de personas.

No solo lee a Kipling, también a Marco Aurelio, Seneca, Calderón, Vicente Ferrer, Ayn Rand, Brech... pero quizá es el británico quien con más fidelidad cuenta la historia con la que se siente identificado: "Si puedes apilar todas tus ganancias / y arriesgarlas a una sola jugada / y perder, y empezar de nuevo desde el principio / y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba